Vuelve el circo: un viaje por su historia

0
260
Artistas en escena en la obra Las 7 Maravillas. Foto cortesía Muro de Espuma

Un esfuerzo por el fortalecimiento de la cultura, la historia y las artes escénicas

Édgar Rey Montañez

En una tarde fría de domingo bogotano y con la expectativa de los asistentes por el regreso del circo, se llevó a cabo el 20 de marzo en el teatro Jorge Eliecer Gaitán la presentación de la obra Las 7 Maravillas.

La puesta en escena de este trabajo se dio con ocasión del 20º Festival Internacional de Circo, realizado en la primera quincena del presente mes. Además, por iniciativa de Ideartes y el Teatro Jorge Eliecer Gaitán, dieron el premió al grupo Muro de Espuma, ganador de una de las convocatorias al mejor circo de la temporada.

La obra fue el producto de un trabajo investigativo de años, por lo que representa un esfuerzo por contribuir al fortalecimiento de la cultura y de las artes escénicas.

Para comprender el alcance de esta creación y lo que representa el circo en los actuales momentos, VOZ entrevistó a dos de sus integrantes quienes nos contaron detalles de este proceso y lo que vienen haciendo por desarrollar el arte: Andrea Ruiz, de la Asociación Muro de Espuma Circo Teatro y Leonardo forero, uno de sus protagonistas.

Andrea Ruiz

– Cuéntenos, ¿en qué consiste la obra?
Decidimos crear las 7 Maravillas del Circo y el origen de la técnica como un trabajo que parte de una preocupación sobre la escasa lectura que hay entorno a la historia del circo y la falta de reconocimiento que tiene el arte existente.

En el marco de la pandemia dijimos, “Bueno, cuál es el lenguaje nuevo que tenemos que hacer en el marco de la virtualidad”, y empezamos a hacer una investigación. Pusimos una serie web a partir de una investigación que tuvimos durante tres meses.

Esa investigación nos llevó a encontrar un montón de documentación sobre la historia del origen; técnica por técnica, entonces trabajamos el payaso, el equilibrismo, el malabarismo, el mundo friki, la doma de animales, técnicas absolutamente interesantes y en ellas encontramos una documentación maravillosa.

– ¿Qué hicieron con esa información?
– A partir de ahí, nos dimos a la tarea de hacerle un capítulo de esa serie web, por técnicas, siete capítulos en total y después de haberla desarrollado, nos dimos cuenta que era muy interesante, que después de ese pequeño corto, de 6 a 8 minutos, insignificantes para toda esa cantidad de información que tenemos a través de la obra y de pequeños conversatorios; podíamos generar una apropiación por parte del público del arte circense.

Para nosotros es muy importante porque es un arte milenario, podemos decir que es un arte más antiguo que el desarrollo del teatro, en términos de que encontramos ya pruebas del desarrollo acrobático en la cueva de Addaura.

De la investigación a la escena

– ¿Cuántas funciones han hecho después de la pandemia?
Yo creo que hemos hecho alrededor de unas 30 o 40 funciones en el marco de la pandemia y nos dedicamos un poco más al trabajo de investigación y revisión, pero este es como nuestro primer momento de creación pos pandemia.

– ¿Cómo ha sido la aprobación del público?
Bien, maravillosa, estamos contentísimos porque hay recordación de información. Hay gente que lleva dictando clases mucho tiempo en circo o en el tema de preparación física y dice, “yo no conocía ese dato, no conocía esa información, que cosa tan interésate”, y de ahí empiezan a surgir una especie de debates y conversatorios en relación con la escuela.

– ¿Cuánto tiempo tardaron entre la investigación y la implementación?
El trabajo teórico más o menos unos tres meses y conceptualizar la posesión de la obra fueron más o menos unos cinco meses adicionales. Eso fue muy lento porque el mayor problema que teníamos era decir cómo condensar semejante cantidad de información en un lenguaje que tiene que ver más con lo físico.

Eso era como un reto para decir “cómo llevamos esto para que no sea un ladrillo”, porque algunos nos disfrutábamos las crónicas y las historias largas, pero cuando es para niños o para la gente más joven, digamos el contenido debe ser muy rápido y porque la nueva tecnología nos obliga a hacerlo.

– ¿Cuántos artistas intervienen en escena?
Somos 16 personas.

– ¿Cómo se financian?
– Este es un apoyo que ha hecho el teatro Jorge Eliécer Gaitán e Ideartes, abriendo las puertas para estas funciones, compran una serie de funciones para que el circo organizado también se desarrolle y nosotros participamos en convocatorias a nivel distrital Ideartes y en una de esas ganamos este premio de creación.

Leonardo Forero

– Leonardo, queremos saber ¿Qué función cumple en el circo? y ¿Cuáles son las particularidades de los artistas y las particularidades de la obra?
– Yo soy payaso, tengo el gusto de trabajar en Muro de Espuma desde hace 10 años. Las 7 Maravillas del Circo, es el resultado de una cantidad de cosas que se han venido trabajando en el teatro con el grupo, yo conocí el circo relativamente tarde, hace como 12 años, ya tengo como 43, soy diseñador gráfico, pero me atrapó el circo y me quedé aquí.

Gracias a Muro de Espuma he empezado a entender muchas cosas del circo, ver lo arduo que es hacer esto, lo complicado que es hacerlo y de alguna manera uno ya con esta edad lograr entrar, porque muchos de los que están aquí comenzaron hace 10 años, 12 años, yo comencé casi a los 30. Entonces comencé tarde y obviamente hay cosas que ya no logro hacer, pero conocer la historia del circo me da bases para mejorar mi trabajo y obviamente disfrutar con los demás actores que ya llevan mucho más tiempo y compartir un escenario como el del Jorge Eliecer Gaitán.

– ¿Qué representa el circo en estos momentos?
Creo que el circo es una de las puerticas que hay para que la gente cambie todo lo que ha venido viviendo, el circo es como una llave que permite descansar y abrirse a nuevos mundos y a nuevas posibilidades de pasar un rato agradable.

Afuera uno sabe que la cotidianidad y las noticias no es que sean muy alentadoras, todo es un problema, pero el circo ofrece para el que lo quiera, un momento para pasarla bien, para reír de las cosas buenas y de las malas también, aun de las crueles.

Sin animales

– ¿Cómo es el circo sin animales?
Bueno, aquí el único animal soy yo (Risas). En Muro de Espuma llevamos bastante tiempo trabajando el tema de los circos sin animales, y fue uno de los estandartes en el circo que dio la pelea para que se pudiera firmar esa Ley de los circos sin animales. Por ende, hay muchos colegas que no están muy contentos, porque sintieron que se les quitó una parte, aunque no todos los maltrataban, pero la gran mayoría sí, porque obviamente tener animales, empezando por sacarlos de su estado natural, de su entorno, de su hábitat, pues es algo chocante, si no se hace lo que yo quiero.

– Hubo una representación de un caballo, de por sí muy amena, muy alegre ¿Cómo lo lograron?
Porque no desconocemos en ningún momento esa parte de la tradición del circo que viene con animales y que eran espectáculos bellísimos. Tampoco uno puede negar esa parte que puede ser increíble, ver 30 animales, como en el Rinder Brothers, caballos, focas, porque solo uno los ve por Discovery, pero verlos en escena, debe ser alucinante, claro, no estamos de acuerdo en eso.

No negamos la historia aquí, pero si la tratamos de hacerla jocosa, ahí sí como dicen, el animal somos nosotros mismos, entonces representamos ese animal, que es bellísimo y que fue uno de los que empezó con la historia de Aglis, en la representación de los circos, en los anfiteatros.