Nuestra voz, con Palestina

1
425

Gloria Flórez (*)

Han transcurrido casi cinco meses desde cuando se inició el bombardeo sistemático por parte de Israel contra la población de Gaza, como represalia al ataque de Hamás el pasado 7 de octubre, que dejó un saldo de 1.200 israelíes muertos y más de doscientos rehenes.

Desde ese entonces, el gobierno de extrema derecha de Israel ha desatado un genocidio, que fue anunciado por su perpetrador, Benjamín Netanyahu, y ha sido transmitido en vivo y en directo para el mundo entero. Han sido asesinadas más de 30.000 personas, aparte de los miles que quedaron bajo los escombros. El 70 por ciento son mujeres, niños y niñas y personas mayores.

En este momento, la mayor tensión se centra en el sur, en la ciudad de Rafah, en la frontera entre Gaza y Egipto, a donde fueron obligadas a refugiarse más de un millón quinientas mil personas, desalojadas del norte por los bombardeos y ataques de Israel, convertidas en refugiados.  El 28 de febrero, las fuerzas de seguridad de Israel mataron a más de ciento cincuenta palestinos que buscaban desesperados calmar el hambre, recurriendo a uno de los camiones de ayuda.

En medio de semejante crisis, Netanyahu ha emprendido un ataque sistemático contra las agencias humanitarias, calificándolas de cómplices de Hamás. La Agencia de Naciones Unidas para la población refugiada de Palestina en Oriente Próximo, UNRWA, que proporciona asistencia humanitaria a 5,9 millones de personas en Palestina y otros países vecinos, no tiene recursos para cumplir sus funciones a partir de este mes de marzo, por cuanto varios de los países le suspendieron la ayuda.

Los bombardeos israelís sobre Rafah se intensifican. Adicionalmente, Netanyahu ha anunciado que en cualquier momento se iniciará una operación terrestre a gran escala para sacar a los gazatíes del territorio y obligarlos a convertirse en refugiados en territorio egipcio y en el Sinaí. Este ha sido el propósito del gobierno sionista desde el comienzo.

El principal obstáculo para que se concrete la tregua sigue siendo el gobierno de Israel, que ha anunciado que continuará sus ataques hasta acabar con Hamás. Mientras tanto, Estados Unidos clama por moderación a Netanyahu, pero incrementa su ayuda militar a Israel. Ha ejercido su poder de veto en tres ocasiones ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para impedir el cese al fuego.

La agudización de este conflicto ha mostrado una marcada polarización internacional. La mayoría de los países y pueblos del mundo claman por el fin al genocidio y el reconocimiento del derecho de los palestinos a tener un Estado independiente y libre de la ocupación sionista.

Apelando a la humanidad de cada colombiano y colombiana, es urgente rechazar la ocupación israelí que se convertirá en una catástrofe humanitaria. La decisión de nuestro presidente Gustavo Petro de suspender la compra de armas a Israel, luego del ataque a cientos de personas que buscaban ayuda humanitaria, es un acto coherente con este llamado enérgico a la paz en el mundo y al cese del genocidio palestino. El discurso y las acciones van de la mano, ¡Que cese ya la barbarie!

(*) Senadora de la República, Pacto Histórico

1 COMENTARIO

  1. La complicidad de estados unidos con el sionismo esdescarada y perversa mientras tanto sus complices de la union europea manejan un doble rasero, ataques a rusia y apoyos a israel. Que verguenza .

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí