Fútbol independentista

0
363
Hinchas del Celtic mostraron avisos a favor del voto por el Sí. Foto Rob Casey.

El balompié ha cumplido un papel significativo en la lucha por la independencia de pueblos como el escocés, el catalán y el vasco

Camilo Rueda Navarro

Clubes, hinchadas, jugadores y hasta entrenadores de fútbol se han convertido en protagonistas de las luchas por la independencia de algunos pueblos como el escocés.

Los estadios se han convertido en espacio de debate de temas como el referendo independentista del 18 de septiembre, en el que los escoceses responderán si desean separarse del Reino Unido.

Figuras del deporte más popular del mundo han tomado partido abiertamente frente a reivindicaciones como la independencia catalana y se han convertido en líderes de opinión en el debate político.

El referendo escocés

Escocia irá a las urnas para decidir si desea la independencia del Reino Unido y las campañas se han transpolado al clásico de Glasgow. En esa ciudad, el Celtic y el Rangers protagonizan una de las mayores rivalidades futbolísticas del mundo, con más de un siglo de historia.

El Rangers es un club protestante y representa a los unionistas y a sectores aristocráticos, mientras que el Celtic es el equipo de los católicos, los migrantes irlandeses y los republicanos.

El derbi de Glasgow, conocido como “Old Firm” porque supuestamente los clubes sacan provecho económico de la animadversión de sus hinchadas, también enfrenta ahora a los seguidores del Sí y del No.

“En los partidos del Rangers se han desplegado pancartas a favor del No y la mayoría de sus fanáticos va a votar contra la independencia”, dijo Alan Bissett, autor de un libro sobre el vínculo entre ese equipo y Gran Bretaña.

“El Rangers es tan británico como el té por la tarde. Su símbolo es la Union Jack (la bandera británica). Incluso un retrato de la reina Isabel II se cuelga en el vestuario de su estadio”, explica Bisset.

Por su parte, en las tribunas del Celtic se han desplegado pancartas a favor del “Yes”. Y buena parte de su hinchada se identifica con el movimiento republicano irlandés y se opone al reino británico.

En un reciente partido de liga, un grupo de unos mil aficionados del Celtic levantó pancartas con el Sí en el minuto 18 de juego, un guiño simbólico a la fecha de la votación, el 18 de septiembre.

“El Celtic tiene una gran cantidad de personas antisistema y que nunca han estado a gusto con la identidad británica. Para nosotros es un terreno fértil, con un montón de gente que está madura para ser proindependentista”, dijo Tony Kenny, de la campaña por el Sí.

En los últimos días, la campaña rival contraatacó: 16 renombradas figuras del fútbol escocés, entre ellas David Moyes, declararon su apoyo a la campaña por el No en una declaración pública en la que invitaron a “mantener el lugar de Escocia en el Reino Unido”.

Además, Alex Ferguson, exentrenador del Manchester United y una de las figuras deportivas más reconocidas de Escocia, hizo público su apoyo a la unión y donó dinero a la campaña por el voto negativo.

Guardiola independentista

En el caso catalán se destaca el papel que ha desempeñado el exjugador y entrenador Josep Guardiola, a quien se le reconoce por su apoyo público al movimiento independentista.

“Sólo queremos votar. No entiendo por qué no es posible. Es la máxima expresión de la democracia”, dijo desde Munich a la prensa sobre el referendo independentista programado para el 9 de noviembre próximo.

La convocatoria es impulsada por el gobierno catalán pero ha sido desautorizada por las autoridades españolas.

El entrenador destacó las movilizaciones a favor de la independencia que desde hace tres años se celebran en las ciudades catalanas el 11 de septiembre, día nacional. “He visto las imágenes. Fue fantástico”, dijo el actual técnico del Bayern sobre las marchas que aglutinaron a cientos de miles de personas.

El Fútbol Club Barcelona también ha jugado un rol protagónico. Autores como Manuel Vázquez Montalbán lo han considerado como un “símbolo de la catalanidad”.

El 13 de septiembre pasado usó en su estadio su uniforme alterno, con los colores de la señera, la bandera catalana. Ese día se enfrentaron al Athletic Club, que también vistió prendas independentistas, pues usaron los colores de la ikurriña, la bandera vasca. Y ambos equipos han protagonizado diversos incidentes contra las autoridades y símbolos españoles, como el saboteo del himno.

También el fútbol vasco

Equipos como el Athletic Club y la Real Sociedad han sido también protagonistas de reivindicaciones nacionalistas, en este caso del pueblo vasco.

El Athletic de Bilbao es todo un símbolo político y cultural. A sus hinchas se les reconoce por sus posturas antifascistas y han impulsado causas como la solidaridad con Palestina y la lucha contra el racismo. En sus tribunas se ven habitualmente banderas pidiendo la repatriación de los presos políticos vascos.

Además, utiliza un modelo deportivo único en el mundo. Desde hace décadas tiene la política de sólo vincular a jugadores de su cantera o surgidos en los equipos vascos. Todo un reto ante los grandes clubes de la liga española, que cada seis meses compiten por comprar a las estrellas del momento por astronómicas cifras.