jueves, abril 18, 2024
InicioOpiniónEditorialSi hay caminos para la Paz Total

Si hay caminos para la Paz Total

Editorial VOZ 3175

Desde la muerte de Simón Bolívar, se sabe que los partidos tradicionales, Liberal y Conservador son los responsables de las 22 guerras civiles que azotaron a la nación en el siglo XIX y los inicios del siglo XX. Además, a partir de la década de los años cuarenta del siglo pasado, la colectividad azul desató la llamada Violencia que enlutó a miles de familias en el país.

El Partido Conservador desde el recinto del Congreso llamó a la guerra fratricida entre colombianos cuando Juan Montalvo, siendo ministro de Gobierno de Mariano Ospina Pérez (1946-1950), lanzó al país por la senda de la barbarie al lanzar su consigna de “A sangre y fuego”. Hoy sus herederos se oponen a la propuesta de reconciliación y convivencia expresada en la política de Paz Total.

Los partidos y sectas que derivan beneficios económicos y prebendas de la guerra, de la destrucción y el aniquilamiento de inocentes, son los más recalcitrantes enemigos de la Paz Total.

Si hay caminos y acciones que pueden derrotar a los guerreristas. Lo primero es reconocer en el pueblo el primer aliado de la paz. El llamado insistente del presidente Gustavo Petro a la movilización popular, no es solo por el apoyo a las reformas en curso, sino, en especial para detener la guerra, hacer que la paz avance y que los cambios encuentren un cauce propicio para desarrollar su potencia transformadora y creadora.

El II Pleno del Comité Central del Partido Comunista convocó “a avanzar en la movilización permanente, la unidad y el poder popular. (…) No se trata de marchas continúas. Es el llamado al respaldo social, consciente, organizado, preparado y en alerta, con iniciativas de masas unitarias que puedan rodear el proceso de cambios en todo el territorio nacional, rural y urbano. A ello debe corresponder un enfoque novedoso y eficaz de la información de Gobierno y un contundente respaldo a los procesos de comunicación popular para contrarrestar la estrategia mediática de la extrema derecha”.

Los aliados para construir la paz van más allá de la izquierda y el progresismo. Es necesario renovar la convocatoria al trabajo conjunto con la Iglesia Católica, que en los últimos lustros ha hecho de su accionar por la paz y la reconciliación su ethos fundamental y su objetivo prioritario, para que la gente de a pie, la clase media, la clase trabajadora urbana y el campesinado hagan suya la bandera de la paz.

Capítulo aparte es el de los pastores representantes más reaccionarios del pentecostalismo que orientaron a su feligresía por los caminos anticristianos y alejados de las enseñanzas de la Biblia que clama por la paz, para recibir dádivas politiqueras. Recordemos como condujeron a su fieles a votar en contra del plebiscito por la paz en 2016. Es hora que desanden el sendereo equivocado y que vuelvan a los caminos de reconciliación que ordenan los textos sagrados.

La Paz Total necesita hoy de diversos actores y protagonistas. Es pertinente el diálogo y acercamiento con una parte de las élites y gremios económicos que saben y están convencidos que la guerra es un mal negocio. La búsqueda de ambientes propicios para la inversión, para el emprendimiento y la llegada a Colombia de grandes plataformas, cadenas y empresas, puede ser un punto coincidente para producir alianzas.

Las organizaciones sociales, de la sociedad civil, las ONG, los centros de pensamiento e investigación sobre la paz, el movimiento amplio y diverso por la paz son un actor heterogéneo de mucha experiencia al que se debe mirar e incluir con mayor relevancia. Procesos y convergencias como Defendamos la Paz, la Asamblea de la Sociedad Civil por la Paz, JustaPaz, la Comisión Interclesial de Justicia y Paz y otras iniciativas tienen mucho que aportar a la Paz Total.

Proceso fundamental son las experiencias resilientes territoriales, comunidades locales y organizaciones que, desde experimentos concretos, resisten, construyen paz y que hoy enfrentan a “nuevas viejas guerras” y “nuevos viejos actores armados”, sometidos a regímenes de coerción, confinamiento y violaciones permanente de los derechos humanos. Comunidades que aplican nuevas resistencias con altos costos humanitarios. Su articulación y el rol de legitimización social que pueden jugar, es clave para la Paz Total en la llamada Colombia profunda.

Los Gobierno locales y departamentales, son hoy un eslabón perdido de la Paz Total. Hay que recuperar y asignar roles en ese propósito a los alcaldes y gobernadores, a diputados y concejales.

Es necesario que el presidente, los gobernadores y alcaldes convoquen, consulten y acuerden acciones de construcción de paz, con espacios y escenarios institucionales y de ley como el Consejo Nacional de Paz, los Consejos Territoriales de Paz, los Consejos Territoriales de Planeación, los Consejos Territoriales de Desarrollo Rural, las Comisión de Paz del Senado y Cámara y las Cámaras de Comercio.

Hagamos realidad y llenemos de contenido la política que impulsa el Gobierno nacional y las fuerzas democráticas por una paz democrática en sintonía con las reformas sociales.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments