Serán derrotados

0
239
Rodolfo Hernández y Federico Gutiérrez, candidatos presidenciales de la derecha

A medida que nos acercamos a la fecha de la elección presidencial, el candidato continuista, y todas las fuerzas oscuras y reaccionarias que le apoyan, utilizan las tretas propias de los malandrines y tahúres para tratar de impedir el triunfo de Gustavo Petro. Y aunque es deshonesto, es lógico, ya que a lo largo de la campaña electoral Fico ha mostrado su incompetencia y su jerga, todas vacuas en los debates.

Ante la situación crítica del país que exige un diagnóstico sesudo y propuestas coherentes para superar los graves problemas que afectan a la nación, es evidente que las frases vacías y los ataques ramplones del candidato del uribismo no motivan ni atraen ni a sus copartidarios. Por tanto, se ven obligados a apelar al tráfico de votos y al ofrecimiento de canonjías a tutiplén.

Estas triquiñuelas y jugarretas propias de los bajos fondos son rechazadas por el pueblo que ya está cansado de estas viejas jugarretas que siempre ha utilizado la politiquería para mantener en el poder a la deshonesta burguesía colombiana. Para simular grandes manifestaciones han acudido al Photoshop y otras truculencias tecnológicas.

Los mentores de Fico están deprimidos, desesperados porque ni siquiera las amenazas de los alcaldes y gobernadores a los trabajadores oficiales que no acudan a las manifestaciones de Fico han logrado que estas concentraciones copen al menos el 30 por ciento de los espacios donde son convocadas.

Y algunos empresarios con falencias éticas también utilizan estas maniobras. Algunas firmas constructoras se han puesto al servicio de la propaganda, presionando a sus trabajadores para que aporten de formas diversas a la propaganda de Fico. Mientras tanto, se ha revelado que una de las compañías más importantes en la producción de lácteos en el país, Colanta, promueve el terror entre sus proveedores de leche para orientar su voto en favor del tantas veces mencionado Fico.

Aunque en el comunicado escrito la empresa no llega a utilizar nombres propios, alude a las propuestas de Gustavo Petro como riesgosas, a la vez que insiste en no elegir un “mal llamado cambio”. El comunicado termina señalando que de no darse una victoria “del desarrollo” y la “libertad de empresa” el 29 de mayo en las urnas, podría estar en riesgo el modo de vida de quienes venden leche a la empresa.

Y en Ecopetrol, el sindicato denuncia que el presidente de la empresa, Felipe Bayón, ha hecho en diversos momentos declaraciones públicas con las que busca incidir no solo entre los trabajadores, sino en todo el electorado, para que voten por Gutiérrez.

Este último caso es especialmente llamativo, pues hasta ahora el señor Bayón sigue participando en política impunemente, no obstante, la prohibición constitucional que lo limita a él por ser es un funcionario público con cargo de dirección administrativa. Lógicamente, él en este caso hace lo mismo que el Presidente, el General del Ejército y otros 800 alcaldes que desvergonzadamente han expresado su apoyo a Fico y en contra de Petro.

Entre tanto, los entes de control permanecen ciegos y sordos y realizan su labor de manera selectiva. Mientras guardan silencio con aquellos funcionarios que usan sus cargos para hacer proselitismo a favor del continuismo, sancionan al alcalde de Medellín por utilizar un juego de palabras aparentemente para apoyar la candidatura del Pacto Histórico.

Lo absurdo del asunto es que la procuradora general Cabello, al suspender a Daniel Quintero por un “cambio en primera”, termina reconociendo que la única alternativa electoral que representa el cambio es la dupla Márquez-Petro, para superar la inequidad y las eternas masacres a que nos ha condenado Iván Duque quien con su inoperancia ha elevado la inseguridad de este país a niveles nunca antes vistos.

Infortunadamente todas las triquiñuelas y trampas propias de las personas con bajo o inexistente nivel ético no son una novedad en la historia del país. La llamada “democracia” que se instauró en el país desde que empezó la supuesta vida republicana, ha estado marcada por la exclusión, el fraude y la violencia política, que han sido ejercidas desde el Estado y los círculos de poder socioeconómico, con el fin de apoderarse de las tierras de los indígenas, explotar de manera inmisericorde a los trabajadores y utilizar la violencia para impedir ser sustituidos por el pueblo y por dirigentes honestos y con propuestas para imponer una verdadera democracia.

Por otra parte, la gran burguesía, sometida a los intereses de los capitales trasnacionales, al imperialismo norteamericano y las fuerzas sociales ligadas al latifundio, el narcotráfico y la corrupción, intentan manipular el proceso electoral, para evitar el ascenso popular personificado en Gustavo Petro, Francia Márquez y el Pacto Histórico

El empresariado honesto, con vocación democrática y con real interés en que se dignifique la política y se imponga en el país la inclusión, la soberanía, las reformas para evitar el cambio climático, para ser consecuentes deben apoyar el programa del Pacto Histórico y a su candidato Gustavo Petro, en esa forma contribuirán a que superemos esta mala hora del país, se imponga la paz y se inicie una era de real democracia, convivencia y prosperidad para todos.