Petro: “Es la hora de la Humanidad, no de los mercados”

0
416
El presidente Gustavo Petro interviene en la COP27. Foto Presidencia de la República

En su decálogo de propuestas, el jefe de Estado afirmó que la crisis que vive el planeta se soluciona si se deja atrás la economía del carbón y el petróleo. Además, aseguró que las Conferencias de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático ya no dan las respuestas necesarias

Redacción Internacional

Un decálogo de propuestas de acción expuso el presidente Gustavo Petro durante su intervención oficial en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2022, COP 27, cumbre medio ambiental que se lleva a cabo en la ciudad de Sharm El-Sheik, Egipto, y que se extenderá hasta el próximo 18 de noviembre.

El jefe de Estado ratificó que la crisis climática que vive el planeta “se soluciona si el mundo deja atrás al petróleo y al carbón (…) Las conferencias globales de gobiernos deben poner la política al mando para generar el plan global de desconexión de los hidrocarburos de manera inmediata. La descarbonización es un cambio real y profundo del sistema económico que domina. Es la hora de la humanidad y no de los mercados”, afirmó el mandatario, al reconocer que las cumbres COP ya no están dando las respuestas que necesita la humanidad, además de identificar que el tiempo se está agotando.

Sin petróleo, sin carbón

El presidente de la República de Colombia reiteró que la crisis climática es producto de los mercados y de la acumulación de capital, y remarcó que solo podrá ser superada “si se deja de consumir hidrocarburos”.

“Es hora de desvalorizar la economía de los hidrocarburos con fechas definidas para su final y valorizar las ramas de la economía descarbonizada. La solución es un mundo sin petróleo y sin carbón”, aseguró Petro en el primer día de la COP27.

Otro de los puntos centrales del decálogo presentado por el jefe de Estado es su nuevo llamado al mundo para rescatar la selva amazónica, como uno de los pilares medioambientales planetarios, y anunció que Colombia aportará recursos durante dos décadas con este propósito.

“Hay que salvar los pilares del clima del planeta, antes que nada. La selva amazónica es uno. Colombia otorgará 200 millones de dólares anualmente durante 20 años para salvar la selva amazónica. Esperamos el aporte mundial”, aseveró.

Corregir el rumbo

Para avanzar en la descarbonización de la economía, el presidente Petro propuso que la banca privada y multilateral también dejen de financiar al sector de los hidrocarburos, y que el Fondo Monetario Internacional, FMI, avance en el canje de deuda de los países en desarrollo, por inversión en la adaptación y mitigación del cambio climático. “Las políticas de bloqueo económico hoy no favorecen la democracia y van en contra de los tiempos de la humanidad para actuar contra la crisis”, declaró.

Abogó por una movilización de la humanidad para corregir el rumbo climático, que no será solucionado por los que llamó “tecnócratas influenciados, muchos, por los intereses de las empresas del carbón, del petróleo y del gas”.

Dijo que serán las Naciones Unidas, las encargadas de la planificación pública, global y multilateral, para hacer la transición del mundo energético de las combustibles fósiles a las energías alternativas.

El decálogo

La redacción internacional del semanario VOZ reproduce el decálogo presentado por el presidente Gustavo Petro a la COP27:

  1. La humanidad debe saber que si la política mundial no supera la crisis climática se extinguirá. Los tiempos de la extinción que vivimos deben empujarnos a actuar ya y globalmente como seres humanos con o sin permiso de los gobiernos. Es la hora de la movilización de toda la humanidad.
  2. El mercado no es el mecanismo principal para superar la crisis climática. Es el mercado y la acumulación de capital quien la produjo y no serán jamás su remedio.
  3. Solo será la planificación pública y global, multilateral, la que permita pasar a una economía descarbonizada mundial. La ONU debe ser el escenario de dicha planificación.
  4. Es la política mundial, es decir la movilización de la humanidad la que corregirá el rumbo y no el acuerdo de tecnócratas influidos, muchos, por los intereses de las empresas del carbón, del petróleo y del gas.
  5. Hay que salvar los pilares del clima del planeta, antes que nada. La selva amazónica es uno de cuatro existentes. Colombia otorgará USD 200 millones anualmente durante 20 años para salvar la selva amazónica. Esperamos el aporte mundial.
  6. La crisis climática solo se supera si dejamos de consumir hidrocarburos. Es hora de desvalorizar la economía de los hidrocarburos con fechas definidas para su final y valorizar las ramas de la economía descarbonizada. La solución es un mundo sin petróleo y sin carbón.
  7. Los tratados constitutivos de la Organización Mundial del Comercio, OMC, y el FMI van en contra de la solución de la crisis climática y por tanto se deben supeditar y reformar a los acuerdos de la COP y no al revés. Mientras mantengamos el actual tratado de la OMC no avanzaremos, retrocederemos en la solución de la crisis climática y nos acercaremos cada vez más al final.
  8. El FMI debe iniciar el programa de cambio de deuda por inversión en la adaptación y mitigación del cambio climático en todos los países en desarrollo del mundo. Las políticas de bloqueo económico hoy no favorecen la democracia y van en contra de los tiempos de la humanidad para actuar contra la crisis.
  9. La banca privada y multilateral del mundo deben dejar de financiar la economía de los hidrocarburos.

10. De inmediato hay que iniciar las negociaciones de la paz. La guerra quita el tiempo vital de la humanidad para evitar su extinción.