Palestina en las canchas del mundo

0
228
A pesar de las sanciones de la FIFA, la hinchada del Celtic Glasgow se solidarizó con la causa del pueblo palestino. Foto Belfast Telegraph

El genocidio del pueblo palestino ha sido rechazado a nivel internacional. El fútbol como escenario de disputa no se ha quedado atrás, tanto hinchas como jugadores se han pronunciado a través de su posición mediática o en las tribunas

Redacción Deportes

La ocupación de Israel en la tierra Palestina ocurrió hace 75 años y durante este tiempo han surgido diversas manifestaciones en apoyo a la paz. Con la aparición y consolidación de las barras de fútbol, bien sean de carácter nacional o de clubes, hemos visto cómo el pueblo ha defendido la causa palestina en los estadios alrededor del mundo, desde el simple uso de la bandera hasta el canto de barras que hacen referencia al genocidio que comete Israel.

El último mes se ha visto atravesado por el recrudecimiento de la masacre contra el pueblo palestino y, así mismo, se ha manifestado el rechazo por parte de hinchas y jugadores de diferentes equipos igual que las sanciones y prohibiciones por parte de los estamentos que rigen este deporte, que es el más practicado y seguido del mundo.

Fútbol y política

En la cancha no solo compiten veintidós hombres o mujeres. Las camisetas que los identifican son, en el caso de las competencias de seleccionados nacionales, la representación de un conjunto de narrativas asimiladas a la legitimidad nacional, conglomeran el sentimiento nacionalista. Podría, incluso, decirse que en el caso de los clubes existen similitudes con respecto a la legitimidad y pertenencia de la afición con respecto a los valores que representa cada equipo.

Por lo tanto, se extrapola el sentido político a la competencia deportiva. Así lo menciona Francesco Screti en su artículo Fútbol, nación y política: “permite a una nación existir en un contexto de competición entre naciones y sobre todo –en este sentido– permite la expresión de su identidad nacional y de su agresividad nacional y nacionalista; por ejemplo, permite desahogar sus tensiones internas y externas. Además, el deporte es un excelente modo de desviar la atención de los ciudadanos de problemas sociales y/o económicos de un país”.

Históricamente el fútbol ha sido explotado para fines nacionalistas. Screti menciona algunos ejemplos: “la Italia de Mussolini, el Real Madrid de Franco, la Argentina de la dictadura de 1978, pero también el Barça, la Francia de 1998, la Alemania de 2006 y finalmente la España campeona del mundo en 2010.”

Apoyo a Palestina

La hinchada del Celtic de Glasgow, a pesar de las prohibiciones de la FIFA, desplegó la bandera palestina en el partido de la Champions League que disputó contra el Atlético de Madrid. Si bien la directiva del club sugirió a los hinchas apoyar únicamente al equipo, respetó la decisión de sus aficionados, quienes son reconocidos a nivel mundial por ser antifascistas, llegando a ser criticados por “politizar” el fútbol.

Por otro lado, el futbolista egipcio Mohammed Salah publicó en sus redes sociales un vídeo con el siguiente mensaje: “No siempre es fácil hablar en un tiempo así. Ha habido demasiada violencia y demasiada brutalidad desgarradora. Es insoportable presenciar las escaladas de las últimas semanas. Todas las vidas son sagradas y deben ser protegidas. Las masacres deben parar. Las familias están siendo destrozadas. Lo que está claro ahora es que se debe permitir de inmediato la ayuda humanitaria a Gaza. La gente allí está en condiciones terribles. Las escenas del hospital fueron horribles. El pueblo de Gaza necesita con urgencia alimentos, agua y suministros médicos. Hago un llamamiento a los líderes mundiales para que se unan para evitar una mayor matanza de almas inocentes. La humanidad debe prevalecer”.