miércoles, julio 17, 2024
InicioVisiónCulturalLos asesinos de la luna

Los asesinos de la luna

La nueva película del aclamado director Martín Scorsese muestra el auge del petróleo en los Estados Unidos, el aniquilamiento de la nación Osage y el nacimiento del FBI. Una pieza fundamental de la historia es la violencia de género. Advertencia: este artículo contiene spoilers

Gloria Estella Lara

Basado en el libro de no ficción Los Asesinos de la Luna (2017) de David Grann, escritor y periodista estadounidense, Martin Scorsese dirigió su más reciente película.

La trama transcurre en los años veinte durante el auge del petróleo en Estados Unidos y relata los crímenes en la Nación Osage y el nacimiento del FBI sobre los asesinatos en esa comunidad.

En esa década la comunidad india de los Osage, ubicados en Oklahoma, era la población de mayor renta per cápita del mundo y se colocan entre las personas más ricas del planeta de la noche en la mañana gracias al descubrimiento del petróleo que yacía bajo sus propiedades y que los convirtió en millonarios. Gracias a esto construyeron grandes mansiones, tenían automóviles con conductores privados y enviaban a sus hijos a estudiar a Europa.

La Nación Osage

Su repentina riqueza atrajo al instante a otras personas y un espiral de violencia asoló esta comunidad, cuando sus miembros empezaron a morir y a desaparecer en extrañas circunstancias. La llegada de “gente blanca” trajo consigo una ola de manipulación, extorsión y robo a la gente de la Nación Osage para poder quedarse con sus riquezas.

A los Osage se les consideró personas ingenuas, primitivas y que necesitaban de la supervisión de los hombres blancos para no desperdiciar su dinero, situación que fue aprovechada por autoridades federales, quienes establecieron leyes diseñadas para su protección cuando en realidad pretendían evitar que se empoderasen.

Sin embargo, estas leyes no protegían sus intereses y en realidad solo servían para que colonos blancos se apropiaran de sus tierras ancestrales, ejerciendo control sobre los pueblos nativos. A medida que el petróleo generaba más y más dinero, cada indígena Osage tenía derecho a más riqueza, lo que atraía el interés de los habitantes de Oklahoma y alrededores que no eran de los pueblos nativos americanos.

Poco a poco, se crearon leyes que cercaron las libertades de los Osage y los colonos blancos se apropiaron de su riqueza de manera legítimamente.

Un reinado del terror

La avaricia terminó desembocando en crímenes violentos de género, ya que eran las mujeres pertenecientes a la comunidad étnica de los Osage las principales víctimas. Fue el caso de la familia de una mujer, Mollie Burkhart, quien se convirtió en un objetivo principal para desheredarla. Sus tres hermanas (Anna, Rita y Minni) fueron asesinadas, una envenenada, otra murió a tiros y la tercera falleció en una explosión provocada para generar mayor miedo en el territorio.

Mollie Kyle protagonizada magistralmente por Lily Gladstone, se enamora y se casa con un veterano de guerra Ernest Burkhart, representado por Leonardo DiCaprio.

La película muestra cómo la familia Kyle, conformada por mujeres, eran las únicas herederas de las tierras y riquezas de su madre. Pronto empezaron a salir a la luz una serie de crímenes y los brutales sucesos llevan hasta allí al FBI dirigido por J. Edgar Hoover para encontrar a los responsables.

Se estableció un “reinado de terror” y la gran herencia de la familia Kyle fue heredada por los únicos sobrevivientes de las masacres: Mollie y su esposo blanco Ernest Burkhard.

Los asesinatos en extrañas circunstancias de la Nación Osage, entre 1921 y 1926, acabaron señalando a William K. Hale (interpretado por Robert de Niro) como el principal culpable y cabeza de toda la operación. Hale era conocido por sus tratos financieros con el pueblo de Osage, tenía su confianza y era una gran influencia en el condado.

Al día de hoy, se cree que los asesinatos de la nación Osage ayudaron a la creación del FBI, aunque los crímenes tuvieron lugar hace más un siglo, siguen recordándose y forman parte de un pueblo históricamente relegado y oprimido, como parte de la historia de los Estados Unidos de violencia, codicia, racismo, discriminación y tragedia que ha ejercido sobre las naciones y pueblos.

En la película Los Asesinos de la Luna vemos como su director Martin Scorsese, se centra en una parte de la historia real de los Estados Unidos, donde se maltrata a las tribus indígenas y en el que mujeres son las más afectadas pues sufrieron violencia y muerte, les vulneraron sus derechos, costumbres y creencias a las Osage.

También describe el proceso de aniquilación de los indios embriagándose con whisky clandestino que los mataba y que plasma la maldad, la hipocresía y el ansia de riquezas y la ausencia de los principios morales.

Mujeres indígenas

La violencia de género es una forma de extracción de beneficios, económicos, políticos y sociales que favorece el sistema de injusticias contra las mujeres, y un sector de ellas, las mujeres indígenas. Esta se legítima y se construye socialmente como aceptable, normal y necesaria.

Las mujeres indígenas tienen un rol clave dentro de sus comunidades, en transmisión intergeneracional de sus tradiciones espirituales, lengua, vestidos, gastronomía, la historia de sus pueblos, su filosofía y en la defensa de la tierra, el territorio y los recursos naturales.

Su patrimonio cultural, incluyendo el conocimiento de la medicina tradicional, las propiedades de las plantas, semillas y hierbas medicinales; la vida animal, las tradiciones orales, los diseños que se aplican en las artes, las cerámicas y textiles que incluyen símbolos ancestrales, todo esto se ha conservado gracias al esfuerzo de las mujeres indígenas.

Las mujeres indígenas mantienen la conservación del patrimonio cultural, las costumbres, tradiciones y elementos simbólicos identitarios, son las agentes activas de la transformación de su cultura, de las influencias que se reciben por las migraciones, de los contactos con otras civilizaciones, de los intercambios y la globalización.

Las mujeres indígenas son quienes protegen la cultura y los valores de sus pueblos, por ello los atropellos a sus derechos ocasionan violencia espiritual en contra de sus territorios, comunidades, autonomía y a su vida.

Los Asesinos de la Luna es la cinta protagonizada por Leonardo DiCaprio, Lily Gladstone y Robert De Niro es una de las candidatas a nominación de los Premios Oscar del próximo año como mejor película, Di Caprio como mejor actor y Scorsese como mejor director.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

Rodrigo Carvajal en Elefantes blancos en Coyaima
Rodrigo Carvajal en No Más Olé
Rodrigo Carvajal en ¡A hundir el acelerador!
Rodrigo Carvajal en Semana contra el fascismo
Rodrigo Carvajal en Ucrania, ¿Otro Vietnam?
Rodrigo Carvajal en ¿Quién es Claudia Sheinbaum?
Rodrigo Carvajal en Odio y desinformación
Rodrigo Carvajal en La inflación y sus demonios
Rodrigo Carvajal en No cesa la brutalidad sionista
Rodrigo Carvajal en Putin gobernará hasta el 2030
Rodrigo Carvajal en De Bolsonaro a Lula