La óptica del arte: Cosificación de símbolos, cuerpos y culturas

0
650
Pieza de la exposición ‘La gorda incomoda’, de la artista Nataly Ortegón

En la idea de deconstruir los paradigmas de la estética hegemónica, se vienen realizando exposiciones artísticas que convocan a pensar y reinventar no solo las prácticas, sino también las distintas miradas sobre el arte

Beatriz Hernández

Miremos por un instante el arte: los cuerpos y la fuerza de la cultura a través de la economía y el consumo, de conceptos, de ideas, de estéticas, de estereotipos. El movimiento constante de la sociedad usando como bienes parte de esos símbolos y estéticas que están dentro de las diversas formas en que las mujeres nos representamos, bien sea desde el territorio, la cultura, la comunidad, su autorreconocimiento o su percepción personal. Este fenómeno hoy hace parte de la circulación de bienes dentro del consumismo.

Y aunque esos mismos bienes son representativos de luchas muy particulares y específicas, vemos cómo poco a poco dentro de industrias como la moda esas formas representativas divergentes de las mujeres y las comunidades diversas son cooptadas por prácticas de apropiación, para luego ser transformadas en bienes de consumo.

Es así que identificamos diseños de símbolos, materiales de uso común y artesanal por comunidades étnicas, diversas, campesinas, entre muchos otros códigos de resistencia ante un modelo imperante de poder. Lo vemos en la apropiación de las culturas étnicas, lo vemos en la cosificación del cuerpo de las mujeres, siempre miradas culturalmente como bien y no como personas sujetas de derechos.

Esto ha forzado a que grandes en la industria del consumo desarrollen otro tipo de campañas y estrategias que buscan representar esos códigos de resistencia, pero que no con ello logran recoger la esencia de estos bienes símbolos de la tradición, lo alternativo, lo diferente. Por otro lado, hay apuestas escénicas, lejos de la gran industria hegemónica, que intentan controvertir, creando genuinos espacios de resistencia y simbología.

Deconstruir paradigmas

Vemos en exposiciones de mujeres diversas una intención de transgredir esos estereotipos y controvertir lo normalizado, para mostrar que lo anterior no existe más allá que como producto creado. Mucho de lo que vemos es por intervenciones que buscan fabricar un modelo de verdad, belleza y cultura.

Es en esa apuesta por deconstruir esos paradigmas, que se hace necesaria la reflexión sobre estos asuntos. Por ello cobra importancia acciones como la exposición de muestras artísticas, documentos audiovisuales y estrategias de la agenda social, cultural, artística, política y popular que se atreven a ser incomodas, convocando a pensar y reinventar nuestra prácticas y miradas.

Una de esas mujeres diversas es Nataly Ortegón, artista y creadora de la exposición “La gorda incomoda”, a quien tuve la oportunidad de conocer a través de su exposición realizada en Santa Marta en el marco de la jornada del 25 de noviembre del 2022 en el teatro Santa Marta. La exposición es una presentación itinerante de una muestra artística en la que ella misma expone su cuerpo y nos obliga a mirar la diversidad misma de nuestros cuerpos.

Esta muestra se ha expuesto en diferentes lugares del país, uno de ellos fue en la Universidad del Tolima acompañando el lanzamiento de CoLaboratorio Feminista de Investigación donde ella dijo respecto a su obra: “A través de estas fotografías cuenta el proceso, que hay detrás de habitar un cuerpo no hegemónico y que pretende mostrar al mundo un referente de corporalidad con cuerpos de realidades diversas”.