La fruta extraña y la trompeta de Newton

0
288
Billie Holiday y Frankie Newton

La canción Strange fruit fue inspirada por el linchamiento de dos jóvenes afroamericanos al inicio de la década de los treinta en los Estados Unidos. La interpretación desgarradora de Billie Holiday y la escalofriante trompeta de Frankie Newton la convirtieron en una pieza universal de protesta

Óscar Sotelo Ortiz
@oscarsopos

Nadie aplaudió. Las 200 personas que asistieron esa noche al Café Society en Nueva York quedaron estupefactas ante la voz áspera, sensual e insoportable de Billie Holiday. “Aroma de magnolias, dulce y fresco / Entonces el repentino olor a carne quemada”, fue el estribillo que se combinó con la trompeta escalofriante de Frankie Newton. Es la primavera de 1939 y la humanidad está al borde de la guerra. Por primera vez, Lady Day interpreta en vivo Strange fruit.

Una vez se apagaron las luces del escenario, Billie Holiday desaparece de la escena. Está vomitando en el pasillo. La desgarradora interpretación de tres minutos la ha destruido. Mientras tanto, Frankie Newton sabe que ha nacido la primera canción antirracista en el mundo, pero también es consciente que los Estados Unidos, en especial el sur segregado, no están preparados. La fruta que cae del árbol no solo es extraña, sino que está prohibida.

El poema

Abel Meeropol fue quien escribió el poema que dio vida a la canción. Paradójicamente era blanco. También era judío, militante del Partido Comunista de los Estados Unidos y profesor. Criado en el Bronx neoyorquino, escribía bajo el seudónimo de Lewis Allan en el periódico del sindicato de profesores.

Strange fruit fue inspirada por una fotografía. El 7 de agosto de 1930 en Marion, Indiana, fueron linchados y colgados Thomas Shipp y Abram Smith, dos afroamericanos acusados injustamente de robo y violación de una mujer blanca. La multitud enardecía acudió a la cárcel donde se encontraban, los golpearon brutalmente con mazos y luego los colgaron en la plaza principal.

El fotógrafo Lawrence Beitler registró para la historia el lamentable momento. “Cuerpos negros balanceándose en la brisa / Extraña fruta colgando de los álamos”, dice el poema. Años después, la mujer agredida dijo que todo era una mentira.

Meeropol no solo escribió, también le dio una escueta melodía a su indignación. Su esposa la cantaba en reuniones partidarias y familiares. Ocho años pasaron para que saliera parcialmente del anonimato. En 1938, la cantante negra Laura Duncan, la cantó en el Madison Square Garden. El público blanco la ignoró.

La grabación

Una noche cualquiera a principios de 1939, Abel Meeropol llegó al Café Society junto con Robert Gordon, trabajador del emblemático lugar, con Strange fruit bajo la manga buscando un mejor destino para su poema de protesta.

Inicialmente la mediocre melodía hizo que fuera subestimada. John Hammond, el famoso promotor de la escena jazz en Nueva York, odió desde el primer momento la canción, no por su contenido sino porque arruinaría la carrera de la persona que la interpretara. Lo mismo pensó la joven y prometedora estrella de 23 años, Billie Holiday.

Sin embargo, Lady Day la incluyó inexplicablemente en su repertorio. La razón no verificada por la historia, es que Frankie Newton, su trompetista y director de orquesta, era también un ferviente comunista. Según el talentoso y comprometido músico, el jazz era el camino cultural más potente para hacer una efectiva protesta social. Y esa influencia, a pesar de los conflictos personales entre Newton y Holiday, al parecer fue determinante.

Columbia Récords se negó a grabar la canción en su estudio, pero ante el temor de perder el contrato con la prometedora artista, permitió que se capturaran los sonidos en la sala de grabación del sello Commodore.

La sesión tuvo lugar el 20 de abril de 1939. Junto a Holiday y Newton, estuvo la Café Society Orchesta. La canción era corta y la naturaleza dramática de su letra exigía una toma única. Y así se grabó. El solo de Newton y del pianista Sonny White es el prefacio a la voz de Lady Day quien inicia un minuto después con una voz que susurra y que obliga automáticamente a prestar atención al mensaje del poema. La pieza avanza al tiempo que aumenta la potencia en la voz de Holiday. La melodía estremece y todo concluye con sorpresa.

Strange fruit no es la primera canción protesta en la historia, pues ya existían himnos, algunos universales, que narraban las huelgas, derrotas y victorias de la clase obrera. Pero sin duda, el poema de Meeropol, la voz de Holiday y la trompeta de Newton sí es la primera pieza musical que invoca la sensibilidad de un pueblo maltratado por el racismo teniendo un alto impacto en la escena de la cultura popular, conquistada en ese momento por el jazz.

Versión de Strange fruit grabada en los estudios Commodore

“Sigo siendo negra”

John Hammond tenía razón. La persona que interpretará Strange fruit arruinaría su carrera. La misma Billie Holiday confesó en sus memorias que cantarla la dejaba sin fuerzas. Las interpretaciones se hacían cada vez más agudas. Muchos promotores de la artista, pedían que no la cantara por el impacto emocional que le producía. No obstante, Lady Day jamás la dejó.

Billie Holiday murió a los 44 años de cirrosis. Era adicta al amor ingrato, al alcohol y a la heroína. Durante toda su carrera fue perseguida por negra y drogadicta. Fueron múltiples sus arrestos y en el momento más importante de su carrera se le prohibió cantar en los clubes de Nueva York. “¿Qué estás haciendo con tu vida Lady Day?”, le preguntó un fanático del jazz al verla deambulando por las calles de La Gran Manzana. “Bien, ¿sabes?, aún sigo siendo una negra”, le contestó.

Similar fue la suerte de Newton. Negro, comunista y músico de jazz, fue excluido del circuito artístico en momentos en que la Segunda Guerra Mundial, la victoria de los aliados y la Guerra Fría impusieron la agenda en todos los niveles de la vida cotidiana, traducida en los Estados Unidos por un fuerte racismo y anticomunismo. Intentó regresar, pero murió de una gastritis aguda en 1954.

Sin embargo, Strange fruit sobrevivió a la historia, se le considera un himno y el comienzo del movimiento por los derechos civiles de la población afroamericana.

Referencias

Cinneffe, Thomas (2019); Frankie Newton: The Forgotten Trumpeter; USA; Jazz History Online; URL: https://jazzhistoryonline.com/frankie-newton-2a (Consultada el 13 de septiembre de 2022)

Hobsbawm, Eric (1999); Gente poco corriente: Resistencia, rebelión y jazz; Editorial Crítica; Barcelona, España. URL: https://es.scribd.com/doc/294856278/HOBSBAWM-Eric-Gente-poco-corriente-Resistencia-rebelion-y-jazz-pdf

Marcos, Carlos (2014); Canciones que cambiaron el mundo: ‘Strange fruit’, por Billie Holiday; España; El País; URL: https://elpais.com/elpais/2014/02/25/planeta_futuro/1393340323_163321.html (Consultada el 13 de septiembre de 2022)