“Hay que replantear la fórmula tarifaria”

0
145
Trabajadores de Enel en Bogotá. Foto J.C.H.

Un gran reto tiene el Gobierno nacional para bajar las tarifas de la energía que están golpeando a miles de familias. Según el vicepresidente de Sintraelecol, Wilson López, cambiar la fórmula que establece los costos es la salida

Juan Carlos Hurtado Fonseca
@aurelianolatino

Desde hace unas semanas, varias regiones del país han tenido manifestaciones de inconformidad ciudadana por los altos precios en las facturas de energía eléctrica. El Gobierno nacional y algunos departamentales y municipales han reaccionado exigiendo soluciones al problema, que solo evidencia contrariedades de fondo.

VOZ habló con Wilson López, vicepresidente de Sintraelecol nacional, quien entrega algunas respuestas desde el punto de vista de los trabajadores del sector eléctrico.

– ¿Por qué a miles de familias les están llegando altas tarifas en el cobro de la energía?
– El primer problema es que persisten en el sector muchas empresas que son ineficientes. Y cuando una empresa es ineficiente tiene problemas como por ejemplo de infraestructura, que producen muchas interrupciones. Y, a eso se le suma la fórmula, que está compuesta por seis elementos.

Por eso, tampoco se controlan las pérdidas y hay un porcentaje de pérdidas grande. El valor que más está afectando la tarifa es la necesidad de un replanteamiento de la fórmula, por eso hay que revisarla porque está hecha con un elemento que se llama el IPP o Índice de Precios al Productor, que tiene mucho que ver con la inflación, que ahora está alta.

– ¿Qué elementos componen la fórmula y quién decide cuánto debe subir?
La fórmula la decide la Comisión de Regulación de Energía y Gas, CREG, con todos los actores como Gobierno y empresas. Básicamente son seis elementos: los costos de generación de la energía, el costo de transmitirla, el costo de distribución, las pérdidas técnicas y las pérdidas negras, los incrementos por Índices de Precios del Consumidor y el IPP.

Pandemia e incrementos

– ¿A qué se refiere con pérdidas negras?
– Lo que pasa es que hay robos de energía y las empresas no hacen la suficiente gestión para impedirlo. Y otras se producen en el proceso, como cuando se sobrecalienta un transformador, o cuando en el transporte se pierde energía porque últimamente las redes no son buenas transportadoras.

– ¿Qué piensa que se debe cambiar en la fórmula?
– Se debe prever una para cuando lleguen estos momentos de inflación. Porque es una fórmula de una tarifa que la CREG, la Unidad de Planeación Minero Energética, UPME, y el Ministerio de Minas y Energía tienen que replantear, especialmente el componente de generación, ya que es claro que en Colombia no existe un costo de combustible alto como pasa en Europa; el agua vale lo mismo, el carbón sí está por arriba y pese a que somos productores lo venden a precio como si fuera a ser exportado. Hay que establecer el precio del carbón para la generación de energía.

– ¿Qué otros elementos están intercediendo para tener unas tarifas altas?
– Lo otro es que a propósito de la pandemia esas empresas dejaron de indexar la fórmula, que es como el Salario Mínimo, como el salario de todos, eso no se puede quedar en el tiempo sino que tiene que incrementarse. Por condiciones obvias, ellos durante la pandemia no hicieron los incrementos que tenían que hacer y el Gobierno debió entrar a hacer una política tarifaria y decir, “Venga, aquí no está produciendo nadie, vamos a replantear esta fórmula para que ustedes mañana no me la vayan a cobrar”.

Entonces, básicamente los cobros altos obedecen a que a ellos les dejaron las tarifas tal cual y no habían hecho los incrementos de 2020 y 2021 con el crecimiento que debería ser. A esa situación se suma que por ejemplo en la Costa las pérdidas son enormes y que allá la gente consume mucha energía, no se ha racionalizado la energía, y la voracidad de los empresarios que quieren ganar o ganar.

Debe haber una intervención urgente del Gobierno para sentarse a replantear la fórmula, porque sí, efectivamente la inflación subió y los trabajadores vamos a pedir mejor salario, pero eso no se compadece con los incrementos que ha habido en las tarifas.

Wilson López

Doble aumento

– ¿Cómo creen ustedes desde la organización sindical que se puede modificar la fórmula?
– Lo primero, es que hay que revisar los costos de generación, en atención a que Colombia es un país que la genera y que los productos para eso son el carbón y el agua, y los tenemos. Y, el agua literalmente no tiene costo.

Lo segundo, es que el Gobierno debe lograr que las empresas sean más eficientes, que haya una intervención de la Superintendencia para que se haga la gestión de las pérdidas, tanto técnicas como negras. Especialmente en la Costa porque en regiones y ciudades como Bogotá no estamos acostumbrados a la calefacción ni al aire acondicionado, allá sí lo necesitan, hay que revisar por qué se pierde por fallas técnicas.

– Al revisar los costos de generación y el Índice de Precios al Productor las empresas alegarían ser golpeadas en sus utilidades.
– Sí. Pero es absurdo que en la fórmula estén los costos de generación, y que cuando haya inflación también se aumente la tarifa, porque la inflación aumenta a la vez los costos de generación, entonces, se está haciendo un doble aumento.

Ineficiencia empresarial

– Usted mencionó la ineficiencia de las empresas, ¿a qué se refiere?
– La clase política permitió que se robaran Electricaribe y Electrocosta y ahora EPM tiene que terminar haciendo inversiones… prácticamente toda la red de la Costa hay que volverla a hacer. Eso conlleva a que hay una culpabilidad del Gobierno, pero no solamente en las empresas de la Costa, sino también las electrificadoras del Caquetá, Huila, Meta y Putumayo, donde tienen injerencia los departamentos o la Nación, porque se las están robando y son ineficientes. Y, al serlo no tienen para hacer las inversiones que se requieren para tener un sistema de óptima calidad, en el que no se pierda la energía.

Hay unas que son muy eficientes como EPM, Celsia y Enel. Pero están en su agosto porque están remunerando ya que la fórmula los favorece y no tienen la autocrítica de decir, “Espere un momentico porque estamos ganando más de la cuenta producto de la inflación, y nosotros vamos a procesar el cambio de la fórmula”.

Eso tiene que nacer del Gobierno y creo que este Gobierno apuntala solución a donde es, con lo que ha planteado la ministra de Minas y Energía y la viceministra, en el sentido de que hay que revisar la fórmula tarifaria.

Corrupción

– Usted menciona la ineficiencia de las empresas, ¿el problema puede ser que el negocio esté en manos de privados?
– No necesariamente. Lo ideal sería una empresa pública, pero las empresas que le mencioné tienen mayor participación el Gobierno nacional o los departamentales y son altamente ineficientes. La situación es que sean públicas pero como el Grupo de Energía de Bogotá, como EPM que son muy eficientes.

El problema es por los anteriores gobiernos que eran altamente corruptos y permitían corrupción, no es si se es privado o público porque Electricaribe y Electrocosta eran privadas, españolas, y eran las peores en gestión.

– Finalmente, ¿Qué viene para el Gobierno para solucionar este problema?
– La ministra se va a enfrentar a un tema de corrupción muy grande y a una CREG en la que Duque dejó a todos los comisionados, y ellos son la autoridad. Va a ser muy difícil. Vamos a necesitar mucha paciencia porque vamos a tener una transición donde tanto la CREG como la Superintendencia y la UPME tienen unos comisionados que dejaron y va a ser muy complicado que los saquen. Esto es algo que hay que acompañar con los usuarios y con la prensa. El primer escalón es reformular la tarifa cambiando la fórmula.