El zoológico marica de la vida cotidiana

0
190

Manuel Antonio Velandia Mora

La Real Academia Española define camaleón como “Persona que tiene habilidad para cambiar de actitud y conducta, adoptando en cada caso la más ventajosa”. A los homosexuales a quienes inicialmente la ley consideró enfermos, posteriormente delincuentes y, por último, sujetos de derechos, la vida los obligó a ser camaleones. Una manera de protegerse de los atropellos de la policía y de asumir las riendas de su propia libertad.

Luis Daniel Castro Arce, director y dramaturgo, unido a los actores y actrices Felipe Oyola, Daniel Gómez, Santiago Amaya, Santiago Erazo y Daniel Castro hicieron la creación colectiva de la obra teatral “La noche de los camaleones”, ejercicio teatral que a su vez es el trabajo de puesta en escena de grado creación y dirección Escénica de Castro en la Universidad del Valle.

Con una muy interesante escenografía de Juan Pablo Ramírez, el diseño coreográfico de Rafael Acero, Vestuario y maquillaje de Cristina Flórez – Casa Tercer Acto – Yaky Roca e iluminación creada por Alexander Corredor y Ángel Ramos, la obra recurre a la idea de que “El hombre no es masculino o femenino; es humano y como tal siente deseos, amores, odios y dolores. En el día se viste de gris y amarra sus zapatos, apunta su camisa y ciñe su pantalón para camuflarse en una ciudad que lo determina por ello, en la noche muda su piel como los camaleones y puede salir con sus ropas de colores a gritarle al mundo quien es, no obstante…”.

Ese “no obstante…” plantea diversos interrogantes que pretendemos descubrir en un diálogo con uno de los actores de Corporación Cultural Tercer Acto.

– Daniel Gómez ¿Qué es para usted “La noche de los camaleones”?

– Más que teatro es vida, historia, lucha y creatividad. Parte del gusto de un grupo y de una terquedad colectiva por hacer una obra que hable del movimiento homosexual, que ya prácticamente está extinto, porque ahora es el proceso de muchos sectores sociales sexuales.

Nos motivó la historia de Manuel Velandia y de León Zuleta; el primero, un activista que aun trabaja por los derechos de los sectores LGBTIQ+… y, el segundo, asesinado en un país que no soportó tanta beligerancia.

– ¿Lo que usted afirma es que se basaron en testimonios para la construcción del guion?

– Escuchar los testimonios de vida de Velandia y la lucha que emprendió junto a otros quijotes por el respeto hacia los maricas no movió el piso. Decimos que nos desestabilizó porque ni siquiera los homosexuales “confesos” nos hemos detenido a pensar en las soledades, batallas y derroteros que enfrenta un marica en un mundo tan raro como el que vivimos. Sí. Es un mundo raro en el que hay un sinnúmero de críticas, convenciones, apariencias, homofobias internalizadas y modas a las que hay que sumarse para no ser tildado de extraño, de peligroso.

– ¿Cómo se aproximaron al pensamiento de León Zuleta?

– Vimos algunos de sus textos, un video… Él afirmaba en los noventa que estábamos saliendo de un oscurantismo en la conexión del sentido de la vida, no como un hecho personal, sino en la relación con el otro… aún estamos saliendo.

La obra se presenta en Casa Tercer acto, este viernes 11 de noviembre, en funciones de 3:00 y 7:00 PM, con estrada libre y hasta agotar entradas. Dirección: Calle 3 # 1a 72, Bogotá. Barrio Lourdes centro.

Los datos de contacto son:

Correo corporacionterceracto@gmail.com

Teléfono: 3002414942