lunes, junio 17, 2024
InicioEconomíaEl problema de la gasolina y los subsidios en el país

El problema de la gasolina y los subsidios en el país

Desde hace más de 30 años, la burguesía no ha sido capaz de encontrar una fórmula para proveer al país de combustibles sin inequidades económicas

José Ramón Llanos

Toda vez que el gobierno de turno afronta la necesidad de elevar el precio de los combustibles, especialmente gasolina y ACPM, se presenta el mismo debate. Los consumidores, grandes empresarios, transportadores, propietarios de buses, motos, expresan su descontento en múltiples formas. La que más afecta a la población y a la economía es el paro de los medios de transporte.

El gobierno siempre alega lo mismo, son aumentos necesarios para sanear la economía. También sale a bailar la Regla Fiscal. Pero en realidad, ¿cuál es el problema? Es que el país no tiene capacidad de auto abastecimiento de gasolina y ACPM, por tanto, tiene que importar parte del combustible necesario para que funcione la economía y las actividades cotidianas.

Otro factor que incide en el problema es la tasa de cambio. Cada vez que se devalúa la moneda colombiana frente al dólar, aumenta el precio de la gasolina, porque hay que dar más pesos por la misma cantidad de combustible.

No obstante, los incrementos en el precio de la gasolina de los últimos tres meses, Colombia se cuenta entre los países de Sudamérica con los más bajos precios de ese combustible: Venezuela es el país con el precio más bajo con 0,016 dólares por galón de gasolina; Bolivia 2,50; Ecuador 2,40; Colombia 3,30; Paraguay 3,86; Puerto Rico 4,16; Brasil 4,3; Panamá 4,4; Perú 4,5; y Honduras 4,5.

El Fondo de Estabilización de los Precios de los Combustibles

El Fondo de Estabilización de los Precios de los Combustibles, Fepc, se fundamenta en la Ley 1151 del 2007 y fue reglamentado por el Decreto 4839 de 2008 el cual dispuso como operaría.

Mediante el decreto se determinó que, “los precios diarios de los combustibles gasolina regular y ACPM observados durante el mes expresado en pesos” tendría como referencia el precio del Golfo de los Estados Unidos, aplicando los artículos 5°, 6° y 7° de la resolución 181496 de septiembre 8 de 2008, emitida por el Ministerio de Minas y Energía.

El precio de referencia es el definido por el Ministerio de Minas y Energía de acuerdo con las resoluciones 82.438 y 82.439 de 1998 que dice que dicho precio se fijará mensualmente.

Justificación del subsidio

Desde el año 2007 para evitar que el consumidor colombiano tuviera que pagar el precio altísimo de los combustibles, determinado por el mercado internacional, el gobierno decidió venderlos a un precio menor subsidiado. Pero el diferencial tendría que pagarlo alguien. Entonces se decidió que lo hiciera el Fondo de Estabilización de Precio de los Combustibles.

Se suponía que una de las fuentes de financiación de ese fondo provendría del ahorro de cuando la coyuntura determinara que el precio internacional de los combustibles resultara más barato que el precio interno. Pero esto no ha sucedido con mucha frecuencia.

Por tanto, lo que ha sucedido es que en promedio la gasolina está subsidiada con un 57 por ciento de su precio y el ACPM un 70 por ciento. Si no se hubiera incrementado el precio de la gasolina en esto meses la deuda del gobierno con el Fepc sería superior a los 30 billones de pesos.

Téngase en cuenta que los dineros que el ejecutivo paga al Fondo salen del Presupuesto General de la Nación, en consecuencia, son dineros que disminuyen la financiación de otras necesidades más apremiantes.

La necesidad de eliminar el subsidio

Para entender cabalmente el problema del subsidio de los combustibles y la necesidad de eliminarlo o por lo menos, en el caso del actual Gobierno, de reducir la deuda que tiene con ese fondo y por tanto la necesidad de aumentar mensualmente el precio de la gasolina, es necesario tener en cuenta la situación real de Colombia con un alto porcentaje de personas en condiciones de pobreza y de extrema pobreza.

Según el Dane, en 2022 las personas en condición de pobreza extrema representaban el 12,9 por ciento de la población. Si aceptamos que la población colombiana es de 50 millones, eso significa algo más seis millones de personas en pobreza extrema. Pero téngase en cuenta que en el Caribe y en el Pacifico la población en extrema pobreza es de 21,4 y 22,7 respectivamente.

Mantener el subsidio a la gasolina prolonga esta situación de pobreza y extrema pobreza durante muchos años. Si eliminamos el subsidio a la gasolina teniendo en cuenta que en el año 2022 la deuda del gobierno con este fondo era de 36,7 billones eso significa prolongar durante mucho tiempo esta situación inhumana y expresión de máxima insensibilidad. Si eliminamos ese Fondo pudiéramos socorrer a estos compatriotas para que prontamente salgan de esa situación oprobiosa.

El mejoramiento de la condición social de ese sector de la población además estimula el crecimiento de la economía y, por tanto, se incrementa la empleabilidad.

Los beneficiarios del subsidio

Si mantenemos ese subsidio estamos beneficiando, en primera instancia, a los superricos que seguirían comprando barata la gasolina para movilizar los carros de su familia, en donde en algunos casos se trata de más de un automóvil per cápita, que además tienen un alto consumo de combustible por el cilindraje de esos automóviles. Se benefician también con el bajo precio de la electricidad que consumen en alta cantidad debido al tamaño de sus viviendas y la cantidad de aparatos electrónicos que utilizan.

Son beneficiarios también los propietarios de los medios de transporte de carga y pasajeros que al obtener el combustible a bajo precio aumentan sus utilidades. Otros beneficiarios son los ciudadanos de clase media que tienen para comprar motos de alto cilindraje y automóviles comunes.

Por lo tanto, de eliminarse se debe diseñar otra política de subsidio del que utilizan las personas que se movilizan en motocicletas, porque son de todos los que utilizan automóviles los que tienen menores ingresos y que generalmente utilizan estos vehículos en actividades que les procuran sus ingresos. Tal es el caso de los cientos de colombianos que se dedican a la distribución de mercancías y aún al transporte de personas que necesitan ese servicio.

La Regla Fiscal

Por otra parte, debemos tener en cuenta que la política optima para resolver el problema de la gasolina cara, pasa por acelerar el transito hacia los combustibles no fósiles que evitan dañar la flora, la fauna y el cambio climático

Eso explica porque es necesaria y justa la política propuesta por el Gobierno de Gustavo Petro de eliminar los subsidios a la gasolina y posteriormente al ACPM. Lógicamente, la mayor disponibilidad de recursos que así obtendrá el ejecutivo necesariamente debe destinarse a financiar los rubros de salud, educación y vivienda.

Como si estos argumentos no justificaran plenamente la eliminación de esos subsidios, existe otra razón poderosa. Este gobierno se ha comprometido a respetar la Regla Fiscal, por esa razón el ministro de Hacienda, Rodrigo Bonilla, en la Convención Bancaria dijo: “Tenemos una inflación que llegó en marzo al nivel más alto, pero mientras baja la inflación de alimentos sube el precio de la gasolina. ¿La podemos dejar de subir? No, porque tenemos que cerrar el déficit. Es el mayor reto para mantener la Regla Fiscal”.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

Rodrigo Carvajal en Elefantes blancos en Coyaima
Rodrigo Carvajal en No Más Olé
Rodrigo Carvajal en ¡A hundir el acelerador!
Rodrigo Carvajal en Semana contra el fascismo
Rodrigo Carvajal en Ucrania, ¿Otro Vietnam?
Rodrigo Carvajal en ¿Quién es Claudia Sheinbaum?
Rodrigo Carvajal en Odio y desinformación
Rodrigo Carvajal en La inflación y sus demonios
Rodrigo Carvajal en No cesa la brutalidad sionista
Rodrigo Carvajal en Putin gobernará hasta el 2030
Rodrigo Carvajal en De Bolsonaro a Lula