Corrupción devora la salud

0
249

El futuro laboral de 30 mil trabajadores permanece en vilo, aunque solamente quedan unos 400 por definir a dónde pasarán. Supuestamente cambiarán de empresa, pero en la nueva no les espera nada seguro.

Yesid-Camacho-Anthoc-pag-6

Yesid Camacho

De esta manera, los administradores de Saludcoop se escapa de su responsabilidad, lo cual era en realidad una sustitución patronal y de negocios. No solo en este tema, también les entregaron el negocio a las clínicas, hoy hay más de 50 operadoras derivadas de Saludcoop.

“Lo peor de la corrupción es que los señores liquidan a Saludcoop pero le entregan el negocio a una empresa que forma parte del holding de Saludcoop, Cafesalud. De manera que nos encontramos frente a un acto de corrupción grandísimo, auspiciado, propiciado y desarrollado desde el gobierno nacional y, en particular, de la Superintendencia Nacional de Salud”, dice Yesid Camacho, fiscal de Anthoc nacional.

Sentencia con una frase contundente: “El problema no es quién es el intermediario; la intermediación de por sí es corrupta porque es innecesaria. Hay que eliminar la intermediación, que le cuesta al sistema en promedio 10 billones de pesos al año. Y hay que reconstruir el sistema basado en los beneficiarios”.

En todo este maremágnum, con un gobierno del lado del bolsillo privado, parece no haber quien salve a los pacientes. El directivo sindical denuncia un “foco de corruptela que se está manejando desde la Superintendencia de Salud”, por lo cual, la entidad no “es el vigilante para garantizar el derecho a la salud de la población, sino en el garante de que siga el negocio”. La inspección, vigilancia y control, la están haciendo a través de entidades privadas que sacan del mercado a entidades públicas para beneficiar a los privados