domingo, julio 14, 2024
InicioEdición impresaLa Guajira. Nada detiene la muerte de niños

La Guajira. Nada detiene la muerte de niños

La Guajira, un departamento colombiano que parece haber sido hecho con todo en su contra, sigue siendo el escenario de sufrimiento de su niñez desvalida casi toda perteneciente a la etnia wayuu, ya que en las últimas 72 horas murieron tres niños como consecuencia de la falta de alimentación oportuna.

Niño-guajiro-pagina-6(2)

Niño de La Guajira. Foto Milton Ramírez

Libardo Muñoz

La Guajira no tiene agua potable, sus dirigentes, dedicados a repartirse las utilidades del carbón del Cerrejón, no han podido sacar tiempo para proyectar acueductos y buscar fuentes subterráneas que existen de acuerdo con estudios geológicos.

La sequía domina el paisaje duro y difícil de la alta Guajira, la medicina no llega a quienes las necesitan, la crisis fronteriza creó en los últimos sesenta días un desabastecimiento desesperante en los pequeños comercios, sólo van quedando los puntos del rebusque, donde se vende gasolina venezolana, que es la única fuente de ingresos en las rancherías y en las orillas de las carreteras desoladas, donde la temperatura es infernal.

En las últimas 72 horas se produjeron tres muertes de niños wayuu, como consecuencia del hambre y los efectos de una desnutrición crónica. Dos de las niñas fallecidas vivían en Caletamana y Kachuana, zona rural de Manaure, tenían 5 y 15 meses de nacidas, una de ellas fue llevada a Maicao pero ya no había nada qué hacer.

Las denuncias sobre este triste legado del modelo neoliberal con que se gobierna en Colombia, son sostenidas en La Guajira por Javier Rojas, representante de la Asociación de Autoridades Tradicionales Wayuu Shipia Wayuu. Rojas no está en la Guajira, debió abandonar casa y familia por amenazas de muerte, pero desde su refugio declaró: “El ICBF quiere silenciar a las familias de las niñas muertas dándoles mercaditos”.

La mortandad de niños guajiros especialmente wayuus, puede ser de mayores proporciones pues muchos fallecimientos ni siquiera son registrados debido a las difíciles y remotas distancias, donde los sepultan sin llenar actas de defunción y cumplir otros requisitos legales.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

Rodrigo Carvajal en Elefantes blancos en Coyaima
Rodrigo Carvajal en No Más Olé
Rodrigo Carvajal en ¡A hundir el acelerador!
Rodrigo Carvajal en Semana contra el fascismo
Rodrigo Carvajal en Ucrania, ¿Otro Vietnam?
Rodrigo Carvajal en ¿Quién es Claudia Sheinbaum?
Rodrigo Carvajal en Odio y desinformación
Rodrigo Carvajal en La inflación y sus demonios
Rodrigo Carvajal en No cesa la brutalidad sionista
Rodrigo Carvajal en Putin gobernará hasta el 2030
Rodrigo Carvajal en De Bolsonaro a Lula