Ciencia en Cuba: Un camino para el desarrollo social

0
406

Isaura Diez Millán

La ciencia cubana debe ser un instrumento que impulse el desarrollo y parte activa de la actualización del modelo económico en la isla, expresó el doctor Fidel Castro Díaz-Balart, Asesor Científico del Consejo de Estado de Cuba.

ciencia-cuba

Aseguró que el país vive hoy un reordenamiento de las instituciones científicas que llevará a ese acercamiento entre ciencia, aplicación y sociedad, muy necesario en el contexto actual de transformaciones económicas que experimenta la nación.

Cerca del 0,64% del Producto Interno Bruto se dedica a gastos vinculados al desarrollo de la ciencia en el país y se ha aumentado en la eficacia del empleo de ese financiamiento, aseveró.

Explicó la importancia de continuar el desarrollo en Cuba de las ciencias básicas y naturales, las fuentes de energía renovable, la producción de equipos de avanzada, así como los servicios científicos y tecnológicos de alto valor agregado.

Por otro lado, señaló que se deben perfeccionar los mecanismos de gestión y dirección en política científica, una realidad que es común para muchas naciones que constituyen líderes en el sector.

Asimismo, que es preciso mantener el potencial científico logrado, así como sostener y profundizar la integración de la comunidad científica y tecnológica cubana al entorno internacional.

En conferencia magistral en el marco de la 23 Feria Internacional del Libro, en La Habana, el especialista comentó los adelantos del país en cuanto a la fusión del Polo Científico-Quimefa y citó los logros del Grupo Empresarial BioCubafarma, ubicado en el segundo escalón de importancia para la economía nacional.

La entidad produce medicamentos, equipos y servicios de alta tecnología a partir del desarrollo científico técnico. BioCubafarma tiene registradas las patentes de reconocidos medicamentos a nivel internacional como son el Heberprot-P, utilizado para tratar la úlcera del pie diabético y Vaxira racotumomab, fármaco que se emplea en la segunda etapa del cáncer avanzado de pulmón.

De hecho, la empresa cuenta con más de mil patentes en todo el mundo, comercializa con más de 50 países y prestigiosas revistas especializadas, como Nature, han reconocido el desarrollo de la biotecnología en la Isla.

Entre las líneas de investigación de BioCubafarma se encuentran la elaboración de vacunas profilácticas y terapéuticas, así como el desarrollo de la nanotecnología, la medicina natural y tradicional, la neurociencias y las neurotecnologías.

Por otro lado, Castro Díaz-Balart mencionó la transferencia de tecnologías y plantas en el extranjero que realiza Cuba en Brasil, China y el País Vasco. De igual forma, explicó la importancia que se concede a la futura creación de parques científicos y tecnológicos.

El experto realizó un breve recorrido por los principales avances científicos del siglo XX entre los que destacó la denominada revolución cuántica.

En un mundo cada vez más mediado por los problemas de salud, pobreza, contaminación y cambio climático, la ciencia está llamada a desempeñar un rol fundamental.

En ese sentido, el experto mencionó la enorme brecha digital que propicia, por ejemplo, que de las dos millones de publicaciones realizadas el año pasado, más del 85% sean de países desarrollados.

Asimismo, de las más de un millón de patentes registradas, el 90% pertenecen a los países más ricos.

Además, se visualiza una realidad donde las nuevas industrias tecnológicas están basadas en el conocimiento y donde ha ocurrido una convergencia entre nanotecnología, biotecnología y las tecnologías de la información.

Cuba no se encuentra ajena a esta tendencia. Recientemente el viceministro de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma), José Fidel Santana Núñez, declaró que nuestro país cerró el año pasado con más de 12 mil doctores en ciencia, de los cuales el 53% son mujeres.

El viceministro destacó la integración de todos los ministerios en la implementación práctica de los resultados científicos y sostuvo que el desarrollo alcanzado, de alto reconocimiento internacional, se debe a la voluntad política del líder de la Revolución, Fidel Castro Ruz.

Durante el 2013 el Citma aprobó diez programas entre los que destacan los vinculados a la producción de alimentos, energía, el perfeccionamiento de la salud, las neurotecnologías, la educación y los estudios de cambio climático.

Los especialistas sostienen que la innovación realizada en equipos médicos ha permitido la sustitución de importaciones y en algunos casos, la exportación de los mismos.

No obstante, los expertos coinciden en que la innovación debe fortalecerse en 2014, junto al desarrollo de próximos proyectos asociados al software, la energía renovable y su uso eficiente y el rescate de paquetes tecnológicos que no encontraron en el pasado una implementación práctica.

Aunque actualmente se dialoga sobre varios conceptos indispensables para el desarrollo de la ciencia cubana, entre las prioridades de los especialistas para este año se encuentra abogar porque el vínculo entre el sector científico y productivo se consolide aún más.

Prensa Latina