VOZ: 65 años con el pueblo

0
450
Foto Bibiana Ramírez - APR.

Hace 65 años surgió el semanario VOZ en medio de la lucha por la apertura democrática que libraba Colombia por ese entonces. La primera etapa del conflicto armado, conocida como La Violencia, cumplía ya una década. Durante este periodo, el estado y los terratenientes desataron una terrible agresión contra el campesinado y la clase obrera organizada, cobrándose la vida de varios cientos de miles de personas.

Además, regía en el país un régimen dictatorial presidido por los presidentes conservadores Mariano Ospina y Laureano Gómez, que se radicalizó tras el golpe de estado del general Gustavo Rojas Pinilla.

En este contexto, el Partido Comunista se convirtió en uno de los objetivos de la represión. Tras el asesinato de Gaitán, en 1948, la organización fue ilegalizada en la práctica, y desde 1954, la persecución se formalizó cuando Rojas prohibió el comunismo en el país. Pero los comunistas no se doblegaron ni se acobardaron ante a la violencia, y mantuvieron viva su causa revolucionaria organizados y actuando en la clandestinidad.

Por eso, en un acto que desafiaba a la dictadura Álvaro Vásquez, Gilberto Vieira y Juan Francisco Mújica concibieron dos publicaciones para hablarle no solo al Partido, sino a todo el pueblo colombiano y organizar las acciones para derribar ese régimen antidemocrático y de agresiva violencia contra los comunistas y contra todos los sectores populares y especialmente contra los trabajadores y el campesinado: la revista Documentos Políticos, publicada por primera vez en diciembre de 1956, y el periódico Voz de la Democracia.

VOZ se circuló por primera vez el 20 de julio de 1957. Un par de meses antes, un gran paro nacional forzó a Rojas a dimitir, dejando encargados del poder a una Junta Militar que por la presión del pueblo y con decidida participación de los comunistas y otras organizaciones progresistas, tuvieron que acelerar el retorno a la institucionalidad.

Sin embargo, la caída de Rojas no implicaba un regreso a la democracia total, régimen que hasta ahora no ha habido en Colombia a plenitud. Las élites políticas institucionalizaron el bipartidismo y con los acuerdos de Sitges y Benidorm crearon el Frente Nacional, una dictadura embozada que impedía el libre juego de otros partidos que no fueran el Liberal y el Conservador.

Los comunistas, conscientes de las limitaciones y los riesgos que imponía el trabajo clandestino, aceptaron con críticas la legalidad que otorgaba el Frente Nacional. Sin embargo, inmediatamente iniciaron la convocatoria al pueblo, a la academia y a los intelectuales progresistas para organizar la oposición a esta democracia de apariencia y con total restricción a la acción política real.

El bipartidismo de los liberales y una parte del Partido Conservador gobernaron con la espada de Damocles del permanente estado de sitio. Aún en estas condiciones el Partido Comunista hacía circular la VOZ como un instrumento fundamental en la disputa por alcanzar una democracia auténtica.

Tan contundente y efectiva era la labor de la VOZ que en 1964 el conservador Guillermo León Valencia, cerró el semanario. Sin embargo, el Partido burló ese acto violador de la libertad de expresión obteniendo una licencia para otro periódico, la Voz Proletaria. La cual, por la disciplina y audacia de los militantes orientados por sus directores, entre otros Manuel Cepeda, la ponían en circulación en todo el país. Ni la persecución de la policía y paramilitares, incluido un atentado con bombas impedía que el periódico llegara a sus lectores.

Los distintos gobiernos burgueses han utilizado las fuerzas policiacas para cobrarle a VOZ su compromiso con la paz y su acción en pro de la democracia. Desde que en la década de 1980 se divisara por primera vez la posibilidad de una salida negociada al conflicto armado, el periódico se convirtió en un vocero del diálogo: La Uribe, Tlaxcala, Caracas, El Caguán y La Habana fueron destacados por el periódico como en ningún otro medio.

Asimismo, VOZ se ha constituido en una plataforma para lograr la unidad de las izquierdas y las fuerzas democráticas. En sus páginas se destacaron las alianzas con el Movimiento Revolucionario Liberal, la Unión Nacional de Oposición, la Unión Patriótica, el Polo Democrático y, ahora, el Pacto Histórico, todas estas alianzas en cuya concreción participaron activamente los comunistas.

Tras 65 años de trayectoria, VOZ sigue hablándole a un país que todavía se mantiene en la brega por la paz y por la construcción de una verdadera democracia. No obstante, hoy se avizora un futuro distinto por cuenta de las conquistas populares que se han dado en las calles y en las disputas electorales. Pero más allá del optimismo que esta situación despierta, lo cierto es que también hay muchas incertidumbres, pues Colombia ha sido azotada cruelmente duramente todos los años en que el uribismo impuso los estragos de los falsos positivos, inundó de luto al país y saqueó los recursos públicos y ñeñizó la Presidencia de la República.

El firme compromiso de los comunistas por la democracia, el socialismo y la paz, garantizarán la circulación de la VOZ en cualquier circunstancia política en que se halle el país, dictadura o democracia. VOZ estará siempre en el ámbito periodístico de Colombia ahora con la gesta del Pacto Histórico.