Un intelectual íntegro de cavilar profundo

0
282

Homenaje a Carlos Sánchez

Carlos Sanchez en su homenaje-2 Visión

José Ramón Llanos

En una época que se destaca por los numerosos intelectuales que emprenden alocadas y vertiginosas carreras para cambiar de organización política como se cambia de vestido hasta terminar acunados en los efluvios tósigos de la extrema derecha, renunciando a sus antiguas banderías de la revolución y tratando inútilmente de enlodar sus antiguas organizaciones y camaradas, el Partido Comunista Colombiano tiene en su membresía a lo largo y ancho de la patria longevos combatientes revolucionarios que desde sus inicios primaverales se comprometieron con el pueblo y sus luchas oteando el luminoso porvenir socialista, acompañados del tafetán rojo que anida la hoz y el martillo.

Esta noche, como homenaje a todos esos indomables revolucionarios, exaltamos al intelectual íntegro de cavilar profundo y de cálamo fértil con el cual teje la urdimbre elegante y certera de su prosa esclarecedora y conceptualmente dialéctica. Por supuesto este reconocimiento lo hacemos al responsable durante muchos años de la sección de Teoría y Crítica del semanario VOZ, Carlos Sánchez.

Cuando los Estados Unidos, por temor a que los Andes se convirtieran en la Sierra Maestra de América Latina, le impusieron a las burguesías del continente hacer atropelladamente reformas agrarias, ante la embestida de latifundistas y empresarios para frenar el tímido reparto de tierras a través del Incora, Carlos Sánchez en primera fila inició la lucha para desbaratar los planes anti-reforma agraria. Y, en su calidad de empleado de esa organización, potenció su accionar contribuyendo a la formación del sindicato en el Incora. Allí dejó la huella de su trabajo gremial.

El PCC, para utilizar toda su capacidad de trabajo, lo nombró secretario político del regional. Igualmente hizo aportes valiosos al departamento de educación.

Consecuente con su formación ideológica y su gran acervo académico, se vinculó a la Universidad Pedagógica, donde contribuyó para que muchos jóvenes estrenaran pasos marchando con las huestes promisorias de la Juco, porque las enseñanzas del autor del libro “Contribución al debate ideológico” rompieron las nebulosas del ideario reaccionario que deja en los jóvenes colombianos la escuela confesional.

Algunos de sus discípulos, hoy profesionales, integran la cauda de ciudadanos que bregan por lograr implantar la democracia y el rescate de la dignidad, y sembrar de equidad la sociedad colombiana. También profesores y estudiantes de la Universidad Distrital y la Universidad Autónoma se nutrieron del ejemplo y la sapiencia del camarada Sánchez.

Cátedra sin paredes ni fronteras

Durante más de 20 años, de brazo con la tecnología contemporánea, Carlos Sánchez, el camarada sin par, convirtió a VOZ en una cátedra sin paredes ni fronteras, en la sección Teoría y Práctica en donde, con una elegancia estilística y precisión conceptual, orientó a los lectores de allende y aquende los mares que abrevaban en sus textos. La mención de algunos de sus ensayos muestra la importancia pedagógica –ideológica de la labor incansable y formadora del camarada que esta noche exaltamos como paradigma para jóvenes y no tan jóvenes como quien ahora diserta.

He aquí los títulos de su extensa ensayística: El humanismo ecuménico de Adam Schaff, Lenin y el principio de la crítica; Interés de clase y pensamiento; Cultura, Humanismo y educación, el Marxismo occidental, Jean Paul Sartre; Fenomenología del tener. Estos son algunos de los ensayos. Si mencionara la mitad de lo que ha escrito, aquí nos sorprendería el clarín de los gallos madrugadores que anuncian el alba.

Con toda la importancia del quehacer intelectual y político al que he hecho referencia hasta ahora, no es lo más significativo de la labor de Carlos Sánchez, porque en un mundo de seudovalores humanos como los ha impuesto el capitalismo globalizado en donde todo se vende y se compra, la reciedumbre ética, la valentía revolucionaria y la lealtad a su pueblo y a su partido campean como ejemplos dignos de imitar. Permítanme citar al patriota puertorriqueño Pedro Albizu: “el revolucionario impone su clase con la palabra y con su vida”. Esto ha hecho Carlos Sánchez, y esa es la justificación del homenaje que nuestro partido le ofrenda esta noche.