Un cambio para vivir sabroso

0
360
Presentación pública de Francia Márquez como fórmula vicepresidencial de Gustavo Petro. Foto Mónica Miranda

El Pacto Histórico, coalición victoriosa en las elecciones parlamentarias, eligió a Gustavo Petro y a Francia Márquez para triunfar el 29 de mayo. ¿Quién es y qué representa Francia Márquez?

Violeta Forero
@Violeta_Forero

Días después de su nombramiento como fórmula vicepresidencial del Pacto Histórico, Francia Márquez ha dado de qué hablar. Se han destapado los comentarios más clasistas, racistas y xenofóbicos emitidos por los representantes del Establecimiento político, económico y comunicativo.

Todo esto indica que Francia es la persona perfecta para ocupar un alto cargo del Estado como la vicepresidencia, teniendo en cuenta el momento político, social, económico y cultural que estamos viviendo pues logra despertar diferentes representaciones a lo largo y ancho del país.

La abogada, ambientalista, negra, feminista, defensora de derechos humanos, dirigente política y lideresa del movimiento Soy porque Somos nació en Suárez, Cauca hace 39 años. En 2018 recibió el Premio Medioambiental Goldman, conocido como el Nobel Verde, por su lucha en contra de la minería ilegal y en defensa de las múltiples comunidades afectadas por las prácticas extractivistas. En palabras nuestras, podríamos decir que es un súper cuadro que dignifica la política.

Agenda nueva

En la actual contienda electoral, lanzó su precandidatura presidencial al interior del Pacto Histórico respaldada por distintos movimientos sociales y por el partido Polo Democrático Alternativo. Con los resultados de la consulta del 13 de marzo, se convirtió en el fenómeno electoral de la jornada, pues fueron cerca de 790 mil votos los que le adjudicaron la tercera mejor votación en las tres consultas.

A los buenos resultados en las parlamentarias y la cohesión política que ha demostrado la convergencia, por ejemplo, al momento de asumir retos como el escrutinio electoral, se le agrega la decisión vicepresidencial que posiciona la coherencia programática del Pacto Histórico. También, es un reconocimiento al liderazgo de una dirigente popular que ha logrado conquistar a un segmento importante de la población que nunca ha sido representada. Francia es un símbolo de la resistencia, pero también es un potente referente de alternativa política.

A diferencia de las coaliciones Equipo por Colombia y Centro Esperanza, donde en distintos episodios han quedado en evidencia las diferencias colectivas e individuales de sus integrantes, el Pacto Histórico arranca la campaña presidencial con una dosis de unidad necesaria para conquistar el objetivo de ganar en primera vuelta. La agenda antirracista, feminista y en defensa de la naturaleza es enunciada y simbolizada en la lucha que lidera Francia Márquez.

Un pie en la calle y el otro en la vicepresidencia

Los resultados del 13 de marzo dejaron algunas reflexiones. Si bien se mantiene la histórica abstención electoral, las preferencias electorales de quienes votan cambiaron sustancialmente con referencia al 2018.

Lo anterior se dio en parte porque el proceso político colombiano se modificó en los últimos cuatro años por una pandemia que evidenció una profunda crisis económica, dos estallidos sociales y una pésima gestión de Gobierno, donde se disparó la guerra, la desigualdad social y el hambre.

La fórmula Petro-Francia, abre la posibilidad de disputar voto a voto los anhelos y necesidades de una mayoría social ignorada. Al sintonizarse con las múltiples demandas del estallido social, la campaña del Pacto Histórico gana en coherencia y en identidad con la gente que salió decididamente a las calles.

“Agradezco a los pueblos que se han mantenido en resistencia por la vida, la paz, la justicia social y la dignidad humana”, ha dicho al respecto la candidata vicepresidencial.

El cielo es el límite

Francia Márquez logró el pasado 13 de marzo algo histórico. No solo se posicionó como la tercera mejor votación de la jornada, sino que confrontó a las encuestadoras que la marginaban del debate político y a quienes la atacaban por ser un “relleno” (ataques que fueron emitidos principalmente por los dirigentes de la coalición Centro Esperanza).

Al mismo tiempo, derribó la tesis que condenaba a la campaña de Francia de tener un techo que no aportaba nada. Los 790 mil votos conquistados a pulso le cerraron la boca a más de una persona, y demostraron que la agenda política radical que quiere trasformaciones estructurales es totalmente vigente. Tal fue su victoria en la consulta presidencial que se llevó por delante en votos limpios a dos perros viejos de la política colombiana como el actual candidato Sergio Fajardo y al tristemente célebre exalcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa.

Francia y su política al servicio del pueblo están desenmascarando lo peorcito de nuestro país. Esto ha quedado en evidencia cuando “periodistas” mainstream en distintos medios de comunicación la han criticado por su aspecto físico, su clase social o el uso del lenguaje incluyente dejando ver la incomodidad absoluta que genera un liderazgo como el de la candidata vicepresidencial.

Una de las personas que ha hecho comentarios racistas fue la periodista de Blu Radio, Paola Ochoa, quien al aire dijo, “yo creo que le va a tocar nombrar a un hombre, porque Gustavo Petro nombró a Francia Márquez, pero la que ponga él (hablando de Fico), si llega a poner una mujer, llámese como se llame, cualquiera se va a ver muy mona, muy maja y muy estrato seis comparada con Francia”.

Lo que más llamó la atención de quienes estaban escuchando esto, además del comentario salido de las casillas de Ochoa, racista y clasista, fue que ninguno de sus colegas alzó la voz en contra de las palabras pronunciadas.

Vivir sabroso

“Nuestra tarea como vicepresidenta será cerrar las brechas sociales en los territorios marginados y olvidados de Colombia. Queremos que florezca la paz, la dignidad y la justicia social. Queremos que todas, todos, todes, podamos vivir sabroso en el país”, dijo la candidata vicepresidencial desatando otra polémica.

La propuesta de ‘vivir sabroso’ es tal vez uno de los conceptos que más han sido criticados por la élite política e intelectual. Según las investigaciones de las docentes Ángela Emilia Mena Lozano y Yeison Arcadio Copete, el concepto refiere a “un modelo de organización espiritual, social, económica, política y cultural de armonía con el entorno, con la naturaleza y con las personas”.

Este es un concepto que emerge en el Pacífico colombiano y que ha sido utilizado por la academia para trazar un enfoque diferencial antirracista para quienes se han dedicado a investigar los estudios sobre los pueblos afro. “En el mundo de lo afroamericano, y particularmente afrocolombiano, podría reconocerse en el ‘vivir sabroso’ un proyecto de vida que trasciende el palenque; en el sentido en que no responde a una fuerza externa, sino que se construye a partir de un florecimiento casa adentro y de larga duración”, escriben en su artículo Mena y Arcadio.

Los nadies

Pese a las diversas violencias que se han ejercido en contra de Francia Márquez, también han sido muchas las voces de apoyo con el liderazgo popular que representa la dirigente política.

El apoyo mayoritario ha llegado de la gente común y corriente, que Francia identifica como “lxs nadies”, en consonancia con el poema de Eduardo Galeano y que el país ha leído gracias a la reivindicación hecha por la candidata vicepresidencial: “Es un momento para la justicia racial, justicia social, justicia económica, justicia ambiental, justicia de género. Es el momento de los nadie”.