“Tenemos que cumplirle a la juventud popular que se levantó en el paro”

0
209
Wilson Arias. Foto Sophie Martínez

VOZ habló con el senador del Pacto Histórico, Wilson Arias, sobre las finanzas del país, la agenda legislativa y el compromiso con los jóvenes, determinantes en el proceso electoral que llevó a Gustavo Petro a la presidencia de la República

Habla la J Radio

Para hacer una contextualización sobre la situación financiera del país ¿Cómo quedaron las finanzas de la nación después del gobierno de Iván Duque?
-A pesar de lo que dijo el gobierno saliente de que se entregaban las finanzas públicas sanas, en donde inclusive no era necesaria una nueva reforma tributaria, lo cierto es que la administración de Duque dio cifras falsas al respecto. Por ejemplo, dijeron que dejaban proyectado un déficit fiscal de 5.6% del Producto Interno Bruto, PIB, pero el Comité Autónomo de la Regla Fiscal estableció que el déficit para este año quedaría entre el 7,3% hasta un 8%.

Por otro lado, se dijo que la estrategia de gestión de la deuda de mediano plazo estaba estimada para este año en una composición del 80% de deuda interna, que se paga en pesos y un 20% de deuda externa que se paga en dólares, pero la realidad es que la deuda externa ahora está alcanzando un 50% por lo cual se están pagando intereses onerosos, cerca de 42 billones de pesos.

Por otro lado, existe el déficit de estabilización petrolera, es decir, que nosotros deberíamos de estar pagando la gasolina al precio internacional, pero realmente se subsidia una parte de ella. Existe un precio a nivel nacional menor en comparación con el de nivel internacional, esta diferencia se suple con un fondo dejando otro déficit de 38 billones de pesos. Esto solo para dar algunos ejemplos.

Presupuesto y reforma tributaria

¿Cuáles son los sectores económicos que menos le han aportado al Presupuesto General de la Nación?
-La mayor parte de los ingresos del presupuesto son los denominados ingresos corrientes, es decir, los impuestos, que componen el 65%, por ende, es el rubro más importante, por lo mismo en cuanto a los ingresos corrientes, existe una mayor cantidad de exenciones o beneficios tributarios. Los principales benefactores de estos son quienes tienen la mayor capacidad de incidencia o de financiaciones de campañas políticas.

Lo lógico sería que todo el mundo debería pagar la tarifa del impuesto de renta del 35%, pero al sumar todas las exenciones y beneficios tributarios hace que ese valor aportado por parte del sistema financiero, del sector minero, el comercio y transporte, de agricultura, construcción, servicios públicos, información y telecomunicaciones, manufactura, administración pública, actividades financieras inmobiliarias, sea mucho menor.

¿En qué va la discusión de la eliminación del 4×1000 ya que era un impuesto transitorio que terminó quedándose de forma permanente?
-Uno de los debates con el gobierno de Gustavo Petro es frente al 4×1000, ya que hay la tentación de mantenerlo, pues se considera en las negociaciones conservar algunas de las gabelas que se querían modificar con la reforma, pero es más un asunto de correlación de fuerzas dentro del Congreso. La reforma tributaria es una reforma progresiva, ya que se aplica a los más poderosos para distribuir en los menos favorecidos, pero varias cosas de la reforma están siendo consideradas.

Usted ha mencionado el tema del lobby en el Congreso y también ha mostrado estar a favor del impuesto a bebidas azucaradas y ultra procesados, ¿Cómo se ha visto este tema del lobby frente a esa reforma aun cuando el Pacto Histórico es mayoría?
-El hecho de que se estén acercando tantos sectores diferentes al gobierno, hace que otras vertientes y pensamientos también vengan incluidos con ellos. Pero el ministro de Hacienda ha sido fuerte y poco laxo con el tema de las bebidas azucaradas, y no tanto por el dinero que se pueda recaudar a partir de este impuesto, sino por un tema de salud pública.

Los alimentos ultra procesados existen para generar beneficios a los grandes monopolios de este tipo de productos, cuyos intereses se han visto afectados y, por ende, han generado demasiadas trabas dentro del Congreso. Así funciona el sistema, el capitalismo ha inducido a que estos productos solo sean de consumo exclusivo de las clases menos favorecidas y por eso la apuesta de este gobierno es que este patrón de consumo se modifique en beneficio de la gente.

Reforma laboral y Escazú

Otro tema que ha causado polémica es el de la reforma laboral, ¿Usted qué le respondería a aquellos que bajo este argumento dicen que esto va a llevar a la ruina al país?
-En este tema es bueno resaltar que no es verdad que si usted deprime o empobrece a la población tiene una mejor economía, esto es completamente erróneo, o ¿Quiénes serán los que van a comprar? Y frente a este tema existen contradicciones grandísimas, como la contradicción capital-trabajo. Al capitalismo se le olvidan estas tensiones, y por lo mismo, el hecho de pensar que miserabilizar a la población va a ayudar a crecer o a desarrollar un país, es completamente erróneo. Si usted le da más capacidad de compra a la población, la población compra y consume más.

Frente al cambio en materia ambiental ¿En qué va la discusión del Acuerdo de Escazú?
-Con el nuevo gobierno y con la aceptación social generalizada que ha surgido, es bastante probable que se apruebe del todo, ya pasó en el Senado así que es posible que pase en Cámara de Representantes. Gracias a esa aceptación social, el Congreso es permeable a la opinión de la ciudadanía. Si el nuevo Congreso logra explicarle a la población el tema político general, creo que asuntos como el Acuerdo de Escazú, las bebidas azucaradas, entre otros, irán por buen camino.

La juventud y el paro nacional

Sabemos entonces que el gobierno está comprometido con la naturaleza, pero, ¿Qué va a pasar con los tratados de libre comercio ya firmados?
-En campaña se enviaron algunos mensajes. Lo que yo infiero es que estamos en una etapa inicial de sacar adelante algunas reformas que reclaman una concentración muy especial del público, del presidente y del Congreso en especial. Es por eso, que el parlamento ha estado muy metido en discutir tributaria, Presupuesto General de la Nación y algo así como un plan plurianual de inversiones. También se ha discutido el Plan Nacional de Desarrollo que me parece que es un aspecto capital para todo lo demás.

Se quiere que la gente comprenda todos estos cambios y de ahí la importancia del ejercicio pedagógico, porque así se puede asegurar la comprensión de los temas económicos y el seguimiento de los proyectos. El tema de renegociar los Tratados de Libre Comercio no es prioritario en este primer momento de la discusión, pero eso no significa que el debate no lo vayamos a dar, teniendo en cuenta lo nocivos que han sido para el campo colombiano.

¿Cómo se han revindicado los derechos de la juventud desde el Congreso? ¿Qué iniciativas se han promovido desde el Pacto Histórico?
-Hay varias iniciativas, una de ellas es la manera en cómo logramos que los jóvenes detenidos obtengan su libertad. Los jóvenes capturados que se movilizaron en el pasado paro nacional pueden contribuir mucho a este debate de paz total.

Hablando un poco del tema económico, hay una bandera imprescindible que es la de la educación superior, universidad pública gratuita estatal y como derecho universal. Tenemos que cumplirle a la juventud. Se debe tener en cuenta esa juventud popular que salió en el paro nacional. Hay que analizar el por qué se levantaron. Temas como el hambre y la marginalidad produjeron que las nuevas generaciones fueran las más sacrificadas en la pandemia.