Se hace camino al labrar…

0
198
Con representaciones simbólicas, los campesinos se reafirmaron en su cultura y en los objetivos políticos de su Federación.

190 delegados de todo el país se reunieron por cinco días para adecuar los postulados de la Federación Nacional Sindical Unitaria Agropecuaria, Fensuagro, que busca una reforma agraria integral y derechos para los labriegos

Juan Carlos Hurtado Fonseca
@aurelianolatino

“Ante la aguda crisis económica social y política en la que los gobiernos de turno mantuvieron al país por más de 200 años, nos permitimos compartir con ustedes la alegría y llegada de un Gobierno Progresista en cabeza del Pacto Histórico que representa Gustavo Petro y Francia Márquez vicepresidenta”.

Así lo expresa la declaración política del doceavo Congreso Nacional de la Federación Sindical Nacional Unitaria Agropecuaria, Fensuagro, realizado en Bogotá del 25 al 29 de agosto.

El evento inició con una asamblea nacional de jóvenes. Al siguiente día, se desarrolló la asamblea de mujeres y en horas de la tarde, su instalación para continuar el sábado con tres paneles: derechos campesinos y reforma agraria; el campesinado como sujeto de derechos y todo lo relacionado con derechos económicos, políticos, sociales y culturales; y la implementación del Acuerdo de Paz. En estos hubo presencia de analistas como Rodrigo Uprimny y algunas organizaciones como Anzorc y Vía Campesina.

El domingo 29 se trabajó en las comisiones política, de organización, plataforma de lucha, comunicaciones y finanzas, en las que se actualizaron sus objetivos y formas. Y, el lunes se eligió la nueva dirección. Asistieron 190 dirigentes campesinos de 93 organizaciones de todo el país.

Apoyo al programa de Gobierno

La asamblea de jóvenes entre otros temas discutió acerca de la política agraria en relación con la vida juvenil. Y, la asamblea de mujeres discutió sobre el feminismo campesino, “es decir, su relación con la transformación de la sociedad, la construcción de un nuevo país teniendo en cuenta que la lucha contra el patriarcado es la lucha contra el capitalismo. Además, sobre participación política de la mujer, no violencia hacia las mujeres, desmilitarización de los territorios y la construcción de la soberanía alimentaria”, explicó Elsa Nury Martínez Silva.

La dirigente Daniela Vega dice que se declararon en apoyo al Gobierno nacional y que estarán en continua movilización para defender todo lo relacionado con la reforma agraria y la exigencia de sus derechos. “Queremos que Gustavo Petro sepa que lo estamos apoyando, defendiendo los avances que desarrolle y que podemos trabajar”.

Aunque advierte que también estarán exigiendo lo que necesiten los territorios y comunidades. “Con lo que no estemos de acuerdo se lo haremos saber al presidente con propuestas alternativas y movilizaciones”.

Por eso, son claros en su declaración política cuando afirman: “Nuestro respaldo y apoyo al programa del Gobierno que encabeza el presidente Gustavo Petro y la vicepresidenta Francia Márquez. Acompañaremos mediante la acción popular y movilización, las iniciativas legislativas y acciones gubernamentales que se orienten al dar cumplimiento al Acuerdo de Paz y las reformas que logren construir la paz con justicia social. Participaremos de manera activa en los diálogos regionales vinculantes que serán el escenario de participación territorial para la construcción e inclusión de nuestras necesidades en el plan nacional de desarrollo.”

Así como en el Congreso, las campesinas han sido fundamentales en las luchas de resistencia y defensa del territorio.

El programa se mantiene

Cristóbal Guamanga, líder del departamento del Cauca, integrante del proceso de Unidad Popular del Suroccidente Colombiano, presidente del Sindicato de Pequeños Agricultores del Cauca, asistió al Congreso con la esperanza de que se construya la línea de la Federación en el contexto de un Gobierno que se “arrima al pueblo colombiano luego de muchos años. Asumimos que somos Gobierno pero como Federación no somos poder, por eso esperamos que el Gobierno se acerque a las mayorías. Así como cohesionó a las organizaciones sociales y populares del país, para llegar al poder, así mismo, queremos que trabaje para no dejar caer la propuesta de país que ha hecho”.

También espera algunas normas como el reconocimiento político de los derechos de los campesinos, la política pública para el campesinado colombiano, una oficina de asuntos campesinos en el Ministerio del Interior, trabajo para las comunidades campesinas, que la industria de las drogas sea vista de otra manera y que desde el Gobierno no se haga daño al medio ambiente.

“Sabemos que en cuatro años no se resolverán todos esos problemas, pero aspiramos a que la legislación para resolver el problema de la tierra quede en este Gobierno. En el asunto de mujer y género, que a las mujeres no se les hable de sus derechos en el papel, sino que estén en la práctica, y creemos que en estos cuatros años debe haber gestos de materialización de esa política pública. Igualmente, debe ser para los jóvenes”, agregó el líder caucano.

En ese sentido, la declaración política hace una invitación al Legislativo: “Hacemos el llamado al Congreso de la República a construir de la mano de los campesinos las reformas y leyes que permitan las transformaciones requeridas en el campo colombiano, en este momento histórico”.

Por su parte, Nury Martínez aclara que aún con Gobierno amigo los postulados de la Federación se mantienen, “no cambian, cambiará el método y algunas prioridades. Consideramos que hay una oportunidad de diálogo directo con el Gobierno, pero Fensuagro continúa luchando por la reforma agraria integral y popular, por la soberanía alimentaria, por el reconocimiento del campesinado como sujeto de derechos, por la implementación del Acuerdo de Paz. Seguimos con esa plataforma, con ese programa”.

Paz en los territorios, paz total

De otra latitud asistió la lideresa Lidia Teresa Afanador Almenares, presidenta del Sindicato Departamental del Agro Araucano, Sindeagro, quien coincide al asegurar que deben acomodar para nuevos retos porque sabe que con el actual gobierno se van a dar pasos importantes que permitirán labrar un camino para obtener mejores condiciones de vida: “Le apostamos a la paz con justicia social. En esta oportunidad que ofrece el nuevo Gobierno era urgente la realización del congreso para ajustar la hoja de ruta que permita la paz, la vida y la permanencia en el territorio”.

Por lo anterior, en su pronunciamiento solicitan: “Requerimos de la voluntad política del Gobierno, para las adecuaciones institucionales que permitan la implementación de los acuerdos de paz y para el buen desarrollo de los programas y proyectos que nos permitirá superar la inequidad social existente en el país y cerrar brecha entre el campo y la ciudad”.

Al término de esta nota, al interior del nuevo comité ejecutivo – en el que hubo renovación de seis integrantes de 15 en total-, se distribuían los cargos o responsabilidades para enfrentar los retos que tendrán los próximos años. Desafíos que enfrentarán como lo han venido haciendo desde hace décadas, aunque esta vez esperan contar con el apoyo de un Gobierno democrático que se ha comprometido con la paz, la inversión en el campo, la reforma agraria y el goce de derechos para todos los colombianos.