martes, mayo 21, 2024
InicioPaísDerechos humanos“Reparar al Partido es reparar a la democracia”

“Reparar al Partido es reparar a la democracia”

El Partido Comunista Colombiano y la Juventud Comunista cerraron la fase de alistamiento para seguir con el proceso de reparación en los niveles políticos y administrativos. VOZ habló con Felipe Valencia, uno de los abogados que integran el equipo jurídico de la colectividad

Redacción DD.HH.

Siendo el primer partido político en ser reconocido como sujeto de reparación colectiva, el 30 de agosto de 2023, el Partido Comunista Colombiano y la Juventud Comunista cerró la fase de alistamiento para seguir con el proceso de reparación en los niveles políticos y administrativos.

VOZ habló con el abogado e integrante del equipo jurídico del PCC ante la reparación colectiva, Andrés Felipe Valencia, sobre el proceso con la Unidad para las Víctimas.

El proceso

¿Por qué el Partido Comunista Colombiano es reconocido como sujeto de reparación colectiva?

-El Partido funciona de manera ininterrumpida desde 1930, su actuar dentro de los movimientos sociales le llevó a ser objeto de persecución, de estigmatización y de una serie de victimización que se volvió sistemática, en tres períodos, de 1946 a 1957; de 1972 a 1986; de 1986 al 1998 y desde ese año hasta la época actual.

Todo ello en el marco de posiciones que no querían, que el Partido Comunista desarrollara su política, generando en este momento cerca de 1.300 víctimas que se reportaron ante la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, sin embargo, hay antecedentes de que pueden llegar a ser un poco más de 5.000 víctimas de conformidad con el fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el caso Unión Patriótica versus Colombia. Por tal razón, el PCC inicia un proceso de reconocimiento como víctima colectiva, logro que es otorgado en el 2018.

¿Qué implica el reconocimiento?

-Este reconocimiento implica el hecho de que de que exista una persona jurídica colectiva, un colectivo social que se cohesiona en torno a un pensamiento, a unas instancias donde toma sus decisiones, que exista para la vida pública y política del país, es un reconocimiento formal y legal de los planes que se hicieron para conculcarlo y exterminar al Partido Comunista en Colombia.

¿Cómo fue todo el proceso de reconocimiento?

-En el proceso de reconocimiento estuvieron diferentes dirigentes y dirigentas del Partido tratando de posicionar ante el Estado y la Unidad para las Víctimas que hay un sujeto diferente en el país, diferente a los sujetos étnicos, que debía ser reparado, que es un partido, que en razón a su pensamiento de oposición, a su programa político, había sido casi que exterminados y que debían ser restituidas la conexión de su programa político, con la base popular que lo apoyaba. También que debían ser restituidas las capacidades organizativas que se perdieron y los espacios de participación política donde dejamos de ser producto de esa victimización.

El alistamiento institucional 

Explíquenos sobre el alistamiento institucional y la Ley 1448.

-La fase que termina de aislamiento tuvo dos objetivos, primero la presentación del sujeto colectivo Partido Comunista ante las instituciones del Estado, y segundo, que fue un diagnóstico participativo del daño colectivo, el cual estuvo situado en cuatro elementos a saber.

Se identificaron el antes de la victimización, el durante y el después, y se analizaron dimensiones del daño, como son el auto reconocimiento, las capacidades organizativas y políticas, y dentro de eso terminamos esta fase con un Comité de Impulso que aprobaron el diagnóstico del daño.

¿Cuál es el paso a seguir?

-Le hemos planteado a la Unidad para las Víctimas que el Partido Comunista Colombiano y la Juventud Comunista tienen cinco elementos diferenciados del daño respecto otras organizaciones sociales, técnicas o territoriales, y es que nuestra existencia no se puede ubicar desde un solo lugar, sino que es una presencia nacional.

Nuestras afectaciones tienen una diferencia muy particular y es que vienen de antes del conflicto armado, cosa que, como todos y todas sabemos, la Ley 1448 plantea que pueden ser objeto de reparación solo las víctimas en el marco del conflicto armado. Nosotros antes del conflicto armado, somos víctimas del anticomunismo, la doctrina del enemigo interno y seguridad nacional.

Asimismo, el elemento más importante que le hemos indicado a la Unidad para las Víctimas, al Sistema Nacional de Víctimas y al conjunto del Estado, es que la reparación al Partido Comunista implica también la reparación a elementos de la participación y de la democracia.

¿Se puede reconocer que su militancia fue víctima de un genocidio?

El presidente del PCC Jaime Caycedo y la ministra del Trabajo Gloria Inés Ramírez en el cierre de la fase de alistamiento PCC y JUCO. Foto Fabián Sora

-Hubo una alocución del presidente Petro donde indica que lo que ocurrió a la Unión Patriótica fue un genocidio. Para el caso del Partido Comunista, que surge en 1930 y fue fundador de la Unión Nacional de Oposición, del Frente Democrático y de la Unión Patriótica, se puede plantear que hubo un genocidio político de carácter continuado por dos razones particulares.

Uno, porque hubo la intención de una parte de la sociedad de eliminar, de destruir y desestructurar al colectivo, y segundo, un sujeto activo complejo que significa que hubo un plan criminal estructurado por un componente de servidores públicos, estructuras ilegales y particulares.

En ese mismo sentido, el informe que se presentó a la Jurisdicción Especial para la Paz por parte del Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos, CPDH, identificó como hipótesis principal la existencia de un genocidio político continúo contra el Partido y la Juventud Comunista. Entonces, sí se puede plantear la tesis del genocidio político.

Una reparación exitosa

¿Cúales son las expectativas con respecto a la Ley 1448?

-Desde el Partido y la Juventud Comunista asiste una esperanza y una preocupación. Nuestra esperanza es que estamos en el Gobierno más importante de la historia de Colombia, del cual, afortunadamente, hacemos parte de la pluralidad de sus organizaciones. No obstante, nos asiste la preocupación y es que efectivamente la Ley 1448 no es una silueta suficiente para que cuente con la arquitectura institucional para poder reparar una estructura tan diferente y tan diversa como lo es el Partido Comunista.

¿Qué se está exigiendo?

-Estamos pidiendo a la Unidad para las Víctimas, al presidente Gustavo Petro que en la reforma a la Ley de Víctimas consideren un catálogo de medidas inmateriales que reparen el principal daño, que son los espacios de participación política de donde nos retiraron registros sindicales a nuestras organizaciones, de los consejos, asambleas, consejos juveniles, por tal razón en algún ámbito de la participación política tenemos que estar.

Estamos exigiendo también al Estado pues un componente psicosocial, que más que eso atienda a la cultura comunista del país. Nosotros tenemos una propia perspectiva de ver y de analizar problemas.

¿Y los medios materiales?

-Pedimos que los medios materiales que fueron perdidos, como las casas, como la imprenta del periódico vuelvan a ser restituidos, ya que tuvimos que darlos a nombre de terceros, para evitar que se estigmatizara los bienes del Partido.

¿En qué consiste la propuesta de cátedras de pensamiento?

-Estamos solicitando que pueda haber cátedras de pensamiento donde se hable de lo que sucedió contra el Partido, en los módulos de historia de las universidades, en los canales de comunicación, que exista un programa específico para el Partido Comunista y poder hacer referencia a las luchas sociales, a su historia y a la historia del movimiento obrero.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments