Reforma pensional: Propuesta del Pacto Histórico

0
346
Cerca de 3.800.000 adultos no tienen derecho a la pensión porque nunca cotizaron o porque no alcanzaron los requisitos de ley: edad y semanas cotizadas

El sistema pensional está abocado a grandes problemas que requieren soluciones de largo plazo. El demográfico, el desempleo y la informalidad, que están estrechamente ligados

Iván Posada P.

Desde 1994 existen en Colombia dos sistemas para acceder a la pensión que compiten entre sí para captar las cotizaciones de quienes aspiran a pensionarse después de su vida laboral. El sistema de Colpensiones llamado de prima media esta basado en el principio de la solidaridad, esto quiere decir que se constituye en una “bolsa común” donde los actuales trabajadores y empleadores aportan a esta bolsa para cubrir la mesada de los actuales jubilados y así sucesivamente   en un circuito permanente donde unos aportan sus cotizaciones y otras obtienen de ahí sus respectivas mesadas.

Esta pensión tiene carácter vitalicio y en caso de fallecimiento del jubilado o jubilada, la hereda el compañero (a) sobreviviente, el hijo menor de edad o discapacitado. Esta pensión es del 75 por ciento del promedio de los últimos diez años del salario devengado. Para que este esquema sea sostenible en el tiempo se requiere que la base de la pirámide tenga muchos trabajadores cotizando para la pensión de una cantidad proporcional de pensionados(Fig.1).

Figura 1

Los fondos privados

Están basados en el ahorro individual que pueda hacer el afiliado a lo largo de su vida laboral. Estos fondos pueden invertir estos ahorros en el mercado financiero para obtener rentabilidad y redistribuirla entre sus afiliados. Uno de los cuestionamientos a este sistema es el bajo monto de la pensión obtenida. Los cálculos actuales indican que un afiliado a un fondo privado, para acceder a una pensión de un salario mínimo legal vigente ($1.000.000), debe ahorrar unos $242 millones de pesos durante su vida laboral, unos 35 años.

Los retos

El sistema pensional está abocado a grandes retos los cuales requieren soluciones de largo plazo. El primero es el demográfico -a nivel mundial- y para el caso puntual de Colombia, el desempleo y la informalidad, por lo cual ambos están estrechamente ligados.

La proyección demográfica hacia el 2050 indica que el índice de natalidad tiende a bajar y por consiguiente la población joven disminuye y, en consecuencia, la esperanza de vida aumenta. De mantenerse esta tendencia, para ese año habrá más jubilados que trabajadores activos y los gobiernos deben aprovisionar recursos para los futuros jubilados y los costos conexos en salud, infraestructura adecuada y demás condiciones de vida digna para la vejez.

Para el año 2050 la pirámide se invertiría (fig2) y cada vez menos trabajadores deberán asegurar las pensiones de muchos más pensionados.

Figura 2

El otro reto en Colombia es el desempleo (13,7 por ciento, equivalente a 3,35 millones de desocupados, Dane 2021) y la informalidad del 60 por ciento1, que impide que millones de colombianos aporten a salud y pensión para fortalecer la base de la pirámide de acuerdo al esquema de la figura 1.

La propuesta del Pacto Histórico

El sistema de pilares. Se parte de la base que en la actualidad el Estado, del Presupuesto Nacional (impuestos) aporta entre 9 y 12 billones de pesos /año para cubrir el déficit para pagar las actuales pensiones y que cerca de 3.800.000 adultos no tienen este derecho porque nunca cotizaron o porque no alcanzaron los requisitos de ley -edad y semanas cotizadas. Por otro lado, la bajísima cobertura pensional de apenas 23 por ciento frente a unas altas y subsidiadas, resultado de equivocadas reformas pensionales del pasado.

Para empezar a superar esta situación de inequidades se propone fortalecer a Colpensiones mediante una reforma pensional en la cual los trabajadores que devenguen entre 1 y 4 salarios mínimos legales coticen en Colpensiones (primer pilar); segundo pilar: los salarios mayores a cuatro mínimos cotizarían de forma obligatoria a los fondos de capitalización o privados; tercer pilar: el trabajador que aspire a una pensión más alta lo puede hacer de forma voluntaria en cualquier fondo.

Con esta fórmula se aspira a asegurar que la bolsa común cuente con los recursos para pagar las pensiones a 2050. Sobre los adultos que no tienen protección social, Ricardo Bonilla, asesor económico del Pacto Histórico dice: “Así las cosas, los recursos para entregar un bono pensional de $500.000 mensuales para tres millones de personas, saldrían de esa reforma pensional, que modifique la distribución actual que tiene el sistema pensional”.

Esta propuesta está estrechamente ligada con la otra del Pacto Histórico de reindustrializar el país y proteger algunos sectores de la industria y el agro que están quebrados por las importaciones en el marco de los Tratados de Libre Comercio, TLC, medidas que contribuirían a generar empleo y en consecuencia robustecer la base de la pirámide de los trabajadores cotizantes al sistema de Colpensiones. La estabilidad laboral garantiza a su vez la permanencia en el régimen pensional.

La propuesta deja abierta la posibilidad de la coexistencia del régimen privado y Colpensiones sobre la base de los pilares arriba mencionados. Al primero podrían cotizar los trabajadores de altos ingresos y con capacidad de ahorro sobre la base de cotizar durante 1.150 semanas. A Colpensiones se podrían afiliar los asalariados de ingresos bajos y medios para cotizar durante 1.300 semanas durante 26 años en promedio.

El paso siguiente 

A la fecha no existe un borrador de proyecto de ley de esta reforma, está en construcción con muchos sectores. Está pendiente el tema de aumentar o no la edad y las semanas a cotizar y otros componentes de la reforma. La bancada parlamentaria del Pacto Histórico con 22 senadores en alianza con otros partidos puede sacar adelante esta urgente reforma para asegurar a todos los colombianos una jubilación digna, con cobertura universal.

1 OCDE, Resumen ejecutivo 2022