¿Mélenchon a segunda vuelta?

0
218
Jean-Luc Mélenchon, candidato de la izquierda francesa

Mélenchon es el candidato de izquierda mejor ubicado en las encuestas, por lo que podría contar con el voto útil de los electores del Partido Comunista, ecologistas y del Partido Socialista, que ven cómo sus candidatos apenas superan el 5% de intención de voto

Ricardo Arenales

En medio de una compleja coyuntura nacional e internacional, Francia se dispone a ir a alecciones generales el próximo 10 de abril. Como suele suceder en el país galo, todas las encuestas aseguran que no habrá un ganador que obtenga la votación suficiente para asegurarse el cargo de presidente de la nación, y una segunda vuelta electoral ya está convocada para el día 24 de este mismo mes.

En estas condiciones, la pregunta que se hacen los franceses no es quién gobernará la nación en el próximo periodo, sino qué político se enfrentará en segunda vuelta al presidente Emmanuel Macron, que en todas las evaluaciones aparece como seguro ganador.

De 65 precandidatos presidenciales, sólo 12 fueron avalados por el Consejo Constitucional para la próxima contienda, y serán los que aparezcan en el tarjetón. Hay requisitos muy duros que se deben superar, como que el candidato debe contar con al menos 500 o más apoyos de alcaldes u otros cargos de elección presidencial, para que se considere válida su postulación.

Los favoritos

En estas condiciones, el candidato favorito en las encuestas es el actual gobernante, Emmanuel Macron, que aspira a la reelección para un nuevo período de cinco años. Una reelección en Francia, sin embargo, no ocurre desde 2002, con Jaques Chirac. La pregunta es si Macron logrará esa hazaña.

En segundo lugar, en las encuestas aparece la candidata de la ultraderecha Marine Le Pen, del partido Reagrupación Nacional, con un discurso antinmigrante y euroescéptico. Es la más opcionada a segunda vuelta. Otro candidato de extrema derecha es Éric Zemmour, con un discurso enfocado a la seguridad y una despiadada crítica a los flujos migratorios.

En las filas de la derecha tradicional figura también Valérie Pecresse, de los Republicanos, que, en opinión de los analistas, si pasa a segunda vuelta, pondría en aprietos a Macron.

Ejes de la campaña

Del otro lado de las fuerzas políticas, la izquierda postula el nombre de Jean-Luc Mélenchon, un veterano de la política francesa y fundador del movimiento Francia Insumisa.

Con este abanico, la pandemia del covid-19 y su impronta en la economía, el poder adquisitivo de los trabajadores, la crisis climática y sus desafíos, las migraciones y el rol de Francia en la guerra en Ucrania, se constituyen en los ejes de los discursos de los candidatos. Pero, ante todo, la pelea está atomizada por la intervención rusa en Ucrania.

A Macron las encuestas le otorgan entre el 28 y el 34 por ciento de la intención de voto. Por eso, confiado, el presidente ha hecho una campaña mínima, privilegiando los recintos cerrados, con poco público, y sí mucha televisión. Mélenchon tiene entre el 9 y el 13 por ciento de las simpatías electorales. Y si bien es cierto, uno o dos candidatos de la extrema derecha superan al representante de la izquierda, aquéllos vienen perdiendo posicionamiento, mientras en las filas de la Francia Insumisa se consolidan posiciones y crece la audiencia.

Mejor posicionamiento

Mélenchon es, por lo tanto, el candidato de izquierda mejor colocado en las encuestas, por lo que podría contar con el voto útil de los electores del Partido Comunista, ecologistas y del Partido Socialista, que ven cómo sus candidatos apenas superan el 5% de intención de voto. Además, según Guillaume Tricard, de Cluster 17, ha cosechado apoyos de la candidatura de Christiane Taubira, antigua ministra de Justicia de François Hollande, representante de una izquierda socialdemócrata más radical que el Partido Socialista francés, y que tuvo que retirarse al no poder conseguir las firmas necesarias para presentarse.

“Puede pasar a la segunda vuelta”, explica Tricard, que no desea dar un pronóstico o un porcentaje de posibilidades. Junto a Pécresse, Zemmour y Le Pen, Mélenchon es uno de los cuatro que pueden encontrarse en el cara a cara con Macron el 24 de abril. Y, de ellos, concluye Tricard, “vemos a varios que están a la baja en las encuestas”.

Potente discurso

Mélenchon se forjó como líder político en momentos en que movilizaciones de amplio espectro y el crecimiento de los partidos de izquierda en Francia, Alemania, Italia, Grecia y Portugal, levantaban con fuerza la consigna “Otra Europa es posible”.

Hoy las cosas han cambiado en el viejo continente, pero Mélenchon sigue en la pelea por reivindicar una nueva república, asentada en un bloque nacional-popular, que se moviliza, pero que aún no alcanza a convertirse en sujeto de un proyecto alternativo de país.

Mélenchon ha aparecido de nuevo en el escenario electoral con un potente discurso, defendiendo un proceso constituyente hacia una nueva república y colocando en su centro un proyecto alternativo de sociedad, de gobierno y de Estado. La reacción ante la guerra de Ucrania ha sorprendido: rechazo de la intervención militar de Rusia, apuesta clara por la salida de la OTAN y defensa de una política de no alineamiento.