sábado, abril 20, 2024
InicioPaísLaboralReforma laboral y desconcierto empresarial

Reforma laboral y desconcierto empresarial

El presidente Gustavo Petro junto con la ministra Gloria Inés Ramírez tratan de recuperar los derechos y garantías laborales escamoteados por los presidentes Gaviria y Uribe

José del Río

A lo largo de la historia del país desde el Frente Nacional hasta ahora ha habido muchas reformetas y ninguna reforma real que incluyera beneficios para los excluidos del país, especialmente los de estratos subcero, uno y dos.

Algunos beneficios obtenidos por la lucha sindical como el pago triple del trabajo dominical, el aumento semestral del salario teniendo en cuenta el índice de la inflación, desaparecieron aprovechando la labor divisionista de la antigua Unión de Trabajadores de Colombia, UTC, desde su fundación por un presidente conservador. Algunos presidentes fueron más nefastos que otros para la clase obrera. Pero ninguno como los presidentes liberales Virgilio Barco, César Gaviria y Álvaro Uribe Vélez.

La llegada del neoliberalismo

Virgilio Barco (1986-1990) fue quien comenzó a implementar radicalmente el neoliberalismo en Colombia. Redujo los aranceles con lo cual incrementó las importaciones de mercancías que empezaron a competir con las producidas por la industria nacional, e indirectamente ocasionó el cierre de algunas empresas que no podían mantenerse al rivalizar con las mercancías importadas de más bajo precio. Esto lógicamente produjo un incremento del desempleo. Sin embargo, César Gaviria quien sucediera al presidente Virgilio Barco fue quien aceleró el proceso ya que a finales de 1991 abrió radicalmente las puertas al comercio exterior.

Gaviria aumentó el desempleo por la aceleración de la política de privatización, liberalización y de regulación aplicando el llamado Consenso de Washington. Además, aplicó el llamado Programa de Ajuste Estructural que es una recomendación del Fondo Monetario Internacional, FMI, caracterizado por la apertura total de la economía y la facilitación del ingreso del capital internacional. Parte de este programa incluye también nueva reglamentación para los empleados oficiales y además una reducción de las empresas estatales por las privatizaciones.

Uribe les rapó a los trabajadores las conquistas

Los presidentes neoliberales raparon las conquistas laborales. Por eso uno entiende que tanto César Gaviria y Álvaro Uribe Vélez se opongan a la Reforma Laboral y a la Reforma a la Salud, ya que estas cambian, eliminan el contenido de las reformas neoliberales de la salud y el Código Sustantivo del Trabajo que ellos impulsaron eliminando las conquistas obtenidas por la lucha sindical de los años sesenta y setenta.

Uribe maquiavélicamente dialogaba con algunos sindicalistas y les decía, “a la sociedad le va mejor cuando hay menos impuestos y más remuneración en favor de los trabajadores”. Efectivamente, les redujo los impuestos a las empresas y les escamoteo algunas prestaciones sociales y garantías a los trabajadores.

Fue generoso incluso con las multinacionales a las cuales les eliminó el 7% que pagaban para poder sacar sus ganancias de Colombia. Al empresariado nacional le permitió descontar de los impuestos hasta el 40% de lo que invirtieran en maquinarias y equipos.

Las leyes contra trabajadores y pensionados 

Siendo senador fue ponente de la ley 50 de 1990, mediante la cual se eliminó el pago retroactivo de las cesantías. Desde su primer año de Gobierno a las empresas les dio cena y postres y a los trabajadores garrote corrido.  Fortaleció la legislación que recortaba beneficios al asalariado ya que impulsó la Ley 100 de 1993, que aumentó el número de años necesarios para obtener la pensión.

Desde el inicio de su Gobierno y hasta la culminación de sus dos períodos presidenciales continuó la depredación de los ingresos y garantías de los trabajadores.

Estrenó el solio presidencial haciendo que el sol se ocultara a las 10 p.m. por tanto solo se paga el recargo por trabajo nocturno a partir de esa hora, además redujo el pago por el trabajo dominical. Su acción depredadora la extendió incluso contra los ingresos de los pensionados a los cuales les redujo las mesadas que recibían anualmente de 14 a 13 mesadas.

Los cambios del gobierno Petro

Todos los hechos anteriores explican por qué los expresidentes César Gaviria y Álvaro Uribe se oponen a las reformar que esta planteando el presidente Gustavo Petro. Estos cambios reformarán radicalmente todo el entramado jurídico, político y económico neoliberal que construyeron, por lo que ahora son opositores al cambio. La Reforma Laboral que viene debatiendo la ministra Gloria Inés Ramiréz y que presentará en estos días al Parlamento desmonta las políticas lesivas a los trabajadores, que como hemos visto implantó especialmente Álvaro Uribe Vélez.

La ministra Gloria Inés Ramiréz ha convocado a las principales centrales sindicales, entre otras, la Confederación Colombiana de Trabajadores, la Central Unitaria de Trabajadores, la Confederación General del Trabajo y las asociaciones de pensionados. Igualmente ha convocado a las distintas organizaciones de los industriales y las organizaciones de comerciantes.

El contenido de la Reforma

Uno de los primeros cambios es el referido a volver a la jornada nocturna a partir de las seis de la tarde con lo cual los trabajadores recuperarían el pago del trabajo nocturno a partir de esa hora. En consecuencia, el empresariado dejará de percibir las billonarias sumas de dinero que les escamotearon a los trabajadores desde el primer año de gobierno de Álvaro Uribe Vélez. También recuperarán ingresos por el trabajo dominical.

Según la ministra Gloria Inés Ramírez, la reforma laboral recuperará las garantías y derechos de los trabajadores que le fueron arrebatados entre otras, por la ley 789 de 2002. La ministra afirmó: “Los recargos nocturnos y las horas extras queremos que se les devuelvan a los y las trabajadoras, recordemos que la meta de esa ley era generar cerca de 600 mil empleos en un año sacrificando los derechos laborales y solo se lograron 240 mil puestos de trabajo, es decir que el objetivo no se cumplió, pero durante más de 21 años sí ha existido un recorte de derechos”.

El texto de la Reforma Laboral se ocupa prioritariamente de 18 temas referidos a la estabilidad laboral, a los contratos de prestación de servicio, contratos de aprendizajes, remuneración por dominicales y festivos. Tema fundamental es el de la recuperación del recargo por trabajo nocturno a partir de la 6 de la tarde, igualmente a la recuperación de la indemnización por despido injusto.

Se legisla también sobre las nuevas modalidades de trabajo como el que se desempeña en plataformas digitales. Por fin una reforma incluirá la reglamentación del trabajo rural, igualmente tratará de eliminar la discriminación en la remuneración del trabajo de la mujer. Se hará justicia a quienes hoy soportan la tercerización y la subcontratación.

El empresariado entre la crítica y la concertación

Los dirigentes de Fenalco y la Andi están desconcertados ante la reforma laboral que discuten con la ministra Gloria Inés Ramiréz. Eso se explica por qué nunca tuvieron que enfrentarse a una Reforma Laboral que tiene en cuenta los intereses de los trabajadores y que trata de enmendar tantos años y tantas legislaciones que solo perseguían favorecer al empresariado y recortar los derechos y garantías conquistados por las luchas sindicales.

El desconcierto por el contenido de la reforma los ha llevado a asumir posiciones contradictorias. En algunos momentos con falacias y mentiras critican a la ministra y al contenido de la reforma. Y en otras ocasiones, se ven obligados a reconocer que la ministra los ha llamado a dialogar para concertar la reforma que ella presentará el 16 de este mes al parlamento. A partir de ese momento la suerte de la reforma estará en manos del Congreso.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments