Rebeldía musical antiminera

0
522
Ricardo Solarte y Soraida Chindoy, líderes de la lucha contra la minería a gran escala en Mocoa. Foto cortesía

Se hizo viral un video que emula la melodía del reciente éxito de Shakira y Bizarrap, pero con una letra que protesta por el Proyecto Mocoa que gestiona la multinacional Libero Cobre. El pueblo mocoano canta para denunciar

Ricardo Solarte

Está rodando en Mocoa, Putumayo, y en el sur del país un video en el que aparezco cantando al ritmo de la canción de Shakira y Bizarrap, la misma en la que la barranquillera se despacha en contra de su expareja Gerard Piqué. En esta pieza, que se volvió viral, me acompaña Soraida Chindoy, una mujer indígena de muchos “kilates” en la defensa del territorio, haciendo el papel del productor argentino. Por ende, a mí me tocó encarnar a la despechada Shakira.

Esto sería anecdótico si no fuera por el poderoso mensaje de la letra que acompaña la pegajosa melodía ya conocida en el mundo entero. La letra comienza: “Perdón minería no, eso me hace daño, no quiero enfermarme no. Tanto que nos quieres explotar y para cuando tú te vayas, solo nos queda llorar”.

En contra de la voluntad popular

Esta canción nace de la necesidad de llamar la atención, mediante el lenguaje universal de la música, de una denuncia pública sobre un proyecto minero que se viene realizando en Mocoa, Putumayo, en su fase de exploración, y que viola el Plan Municipal de Desarrollo. Además, se pasa por la faja el acuerdo municipal 020 de 2018 que también prohíbe la minería a gran escala en todas sus fases.

El Plan Municipal de Desarrollo resulta de la propuesta de gobierno por la cual la mayoría de la ciudadanía mocoana votó; el proyecto de explotación minera vulnera por tanto la autonomía del pueblo en su sabiduría de decidir cómo queremos vivir.

Como siempre pasa con los proyectos mineros, esta empresa, que instaló sus oficinas hace poco menos de cinco años en Mocoa, se presenta como la salvación a todos nuestros males. Se convirtió en el “Estado que nunca estuvo”, deslumbra con su actuar bonachón en medio de tanta pobreza, y eso genera división entre quienes nos oponemos al proyecto por las consecuencias ambientales y sociales que acarrea, y quienes lo defienden porque genera empleo para algunas personas, no pocas, oportunidades que no abundan por estas tierras.

Sonidos para la lucha social

Esta problemática que puede resultar técnica en su explicación y aburrida para algunos públicos se convirtió en canción.  Es una letra que nació de la impotencia que sentimos los mocoanos frente a una multinacional que se cree “de mejor familia” y que quiere pasar por encima de la normatividad vigente para satisfacer su ambición.

Nada podía salir mal en esta mezcla: El conflicto socioambiental de moda en Mocoa con el éxito musical del momento. Todo un coctel para la lucha social. Las redes explotaron, más de mil personas han compartido este video de manera orgánica con tan solo 72 horas en Facebook. “Mis hijas de 14 y seis años se aprendieron la letra y se la pasan cantando la canción”, dice Ana Zoraida Villano, gobernadora del cabildo indígena del pueblo Nasa ‘Los hijos de Juantamo’.

Algunos de los reclamos que hacen en las redes es la falta de originalidad por pegarse de un éxito que ya está probado, pero lo que olvidan quienes acuden a ese argumento es que las movilizaciones en las calles están llenas de “remakes” de canciones que se corean con gran facilidad porque de eso se trata precisamente, de hacer una protesta musical y alegre que contagie fácilmente.

Y si no, recuerdan ustedes ese estribillo que nos emociona hasta las lágrimas, la adaptación colombiana del himno de la resistencia partisana italiana en la segunda guerra mundial, Bella Ciao: “una mañana he despertado, y Duque Chao, Duque chao, Duque chao, chao, chao. Una mañana he despertado y hemos sacado al impostor”.

Confiamos en el presidente Petro

La resistencia al proyecto minero que pisotea la autonomía del pueblo mocoano permanecerá intacta hasta que el presidente Gustavo Petro corresponda al querer de la mayoría de los mocoanos para que se respeten nuestras montañas.

El presente y futuro de nuestra existencia no puede estar a merced de los intereses mezquinos de Libero Cobre, quien se niega a reconocer siquiera la existencia de un conflicto socioambiental como una manera de evadir su responsabilidad en la “licencia social” que debe adquirir.

Confío en que, al igual que en Jericó, Antioquia, donde se suspendió el proyecto minero de cobre por parte del presidente Petro, en Mocoa, donde ocho de cada diez personas le votamos, también se suspenda la minería a gran escala porque no la queremos.

Frase destacada: Es una letra que nació de la impotencia que sentimos los mocoanos frente a una multinacional que se cree “de mejor familia” y que quiere pasar por encima de la normatividad vigente para satisfacer su ambición.

Posdata: No sé cantar, pero sí sé el poder que tiene la música para meterse en los poros de las personas, así que me atreví a grabar esta canción para llegar a muchas más personas de todas las edades.