“Queremos modernizar la economía y democratizar la política”

0
383
Gabriel Becerra. Foto Mónica Miranda

El secretario general de la Unión Patriótica y candidato a la Cámara de Representantes por Bogotá en el Pacto Histórico, Gabriel Becerra, habló sobre la recta final de la campaña electoral, las reformas más urgentes que necesita el país, el fenómeno de masas que lidera Gustavo Petro y el papel del Partido Comunista en el proyecto de cambio

Óscar Sotelo Ortiz
@oscarsopos

¿Cuál es la valoración que se hace de la campaña adelantada?

-Ha sido una campaña bastante animada, organizada y exitosa. En Bogotá como a nivel nacional estamos innovando con la lista cerrada, lo que permite una sinergia inédita que potencia las candidaturas y los sectores que se sumaron al Pacto. Creo que eso es lo que se ha venido expresando en la calle. Por lo tanto, a unos días de elecciones, confiamos en ese trabajo y que la ciudadanía va optar por el cambio.

¿Qué ha sido lo bueno, lo malo y lo feo?

-Lo malo, la persistencia de un ambiente hostil contra el Pacto y la izquierda. Tanto en el tema de las garantías a la vida y la participación política, pero también la desigualdad en las condiciones de acceso a los medios de comunicación. Eso sigue siendo negativo, no solo para nosotros sino para lo poco que tenemos de democracia. Lo bueno es que hayamos podido acordar unitariamente estas listas y que no exista dispersión, que estemos unidos en las ideas y la táctica electoral.

Lo feo es la falta de garantías electorales. Estas elecciones debieron realizarse con una reforma política electoral que estaba prevista en el Acuerdo de Paz. Esto se quedó en el papel y es constantemente atacado tanto por el partido de Gobierno como por la derecha en general. Estas son unas elecciones que se van a hacer en lo estructural en las condiciones de siempre. Sin un órgano electoral transparente, una Registraduría parcializada y un Consejo Nacional Electoral politizado, unas mafias que utilizan la corrupción y la violencia para impedir el cambio. Estamos lejos de verdaderas garantías electorales en Colombia.

El Pacto

¿Cómo caracterizar al Pacto Histórico?

-Creo que el Pacto es una creación colectiva, una expresión de la necesidad de cambio en el país. La Unión Patriótica con sus cuadros han jugado un papel determinante en esa vía. El proyecto unitario que cambiará a Colombia solo será resultado de un esfuerzo colectivo. No será el resultado de un grupo aislado de la política.

¿Cuál es el papel que cumplen la UP en la convergencia?

-Los cuadros históricos y las nuevas generaciones de dirigentes de la Unión Patriótica somos conscientes de que nuestra lucha es por avanzar y conquistar espacios de gobierno y poder, no simplemente para dejar constancias históricas. La política que han trazado nuestros congresos, en particular el VI Congreso de la UP que ha acertado en los hechos con su táctica política, es algo que debemos reconocer, resaltando la importancia de la coherencia en la política y de la persistencia en las ideas. Fue la táctica que aprobamos colectivamente y hasta el momento ha sido un acierto.

Implementación del Acuerdo de Paz

¿Cuál es la reforma más urgente que necesita la Colombia de hoy y que el Pacto se compromete a impulsar en el parlamento?

-Sin duda es el cumplimiento del Acuerdo de Paz. Es implementar el núcleo básico de transformaciones democráticas contempladas en el texto final. Si se cumple lo previsto, Colombia cambia en un sentido democrático desde un punto de vista económico, político y social. La lealtad con el cumplimiento de ese Acuerdo desde una Presidencia popular honrando la palabra del Estado, sería un gran avance para el país.

En ese sentido, ¿por qué es tan importante la reforma política?

-La idea básica es que nunca más haya que recurrir a la violencia para hacer política. Lo que queremos es que existan los espacios suficientes para defender las ideas. La reforma política, que es el punto 2 del Acuerdo de Paz y que habla de la apertura democrática para la paz, es el corazón de un cambio en Colombia. No se trata de renunciar a las posiciones políticas e ideológicas, se trata de que la competencia y la definición de cuál es el proyecto de país que necesitamos sea definido democráticamente.

En el país eso se ha impedido porque la política está dominada por la violencia, por el clientelismo y por la corrupción. La reforma política que queremos implementar en consecuencia con el punto 2 es garantías a la vida, reformar el poder electoral, garantizar el financiamiento estatal de las campañas y permitir que los medios de comunicación actúen de manera equilibrada, entre otras reformas como aumentar la participación de mujeres y jóvenes, etc. Todo eso está escrito en un texto de la misión especial que salió del Acuerdo y que el Establecimiento no quiso implementar.

Petro presidente

Para un sector importante, Gustavo Petro cede cada vez más ante el Establecimiento. ¿Cuál es la lectura que se hace de esa candidatura y por qué apoyarlo el próximo 13 de marzo?

-No hay que dar por cierto los titulares de la derecha que señalan a Petro de aliarse con el clientelismo y la corrupción, precisamente porque son estos fenómenos antidemocráticos los que estamos combatiendo al interior del Pacto. Quienes han leído el programa de Gustavo Petro, no solamente en este momento de definiciones sino la propuesta de país de hace cuatro años y de las otras campañas que ha liderado, pueden identificar fundamentalmente un programa demoliberal, que es revolucionario para el contexto colombiano caracterizado por ser extremadamente reaccionario en todos los ámbitos.

Uno puede ver que Gustavo es coherente con una idea que ha defendido desde hace mucho tiempo: modernizar la economía, democratizar la política y superar las desigualdades. Desde nuestra lectura, estamos de acuerdo en lo fundamental con esa hoja de ruta.

En el marco de ese propósito se pueden hacer acuerdos y alianzas con otros sectores de la política del país, incluidos sectores que se desprenden de la política tradicional, con una característica esencial: en esta ocasión no sería la izquierda ni los sectores populares los que adherimos al Establecimiento, en esta oportunidad son ellos los que tienen que adherir a un liderazgo de carácter político que viene ganando en el debate público a las mayorías nacionales.

Hay que interiorizar el programa de Petro y sobre la base de eso trabajar por su cumplimiento y su profundización que es la aspiración que nosotros tenemos como Unión Patriótica.

¿Estamos preparados para ser gobierno?

-Si. Hemos tenido experiencias importantes en gobiernos locales, por años hemos podido formar cuadros preparados para la administración pública y un acumulado de décadas de propuestas que pueden traducirse en leyes o políticas públicas progresistas. Nosotros somos ante todo una fuerza compuesta por revolucionarias y revolucionarios. Estamos preparados para luchar en cualquier circunstancia. Ganar el gobierno no es la victoria total. Tenemos que seguir luchando. Es bueno que nadie se confunda.

La posibilidad de tener mayorías parlamentarias y llegar a la Casa de Nariño no se traducirá automáticamente en la transformación de la sociedad. La aspiración es ganar el gobierno para que en mejores condiciones podamos avanzar. Hoy las condiciones están dadas para que el Pacto Histórico represente el cambio. Tenemos que ratificar eso el 13 de marzo y el 29 de mayo.

¿Cuál es la mayor ganancia del Partido Comunista en este inédito momento político?

-El Partido Comunista es el partido de la clase trabajadora y del pueblo para el cambio. Su mayor ganancia es que las mayorías se encaminen a las transformaciones. Ser parte de este proceso unitario de vanguardia colectiva demuestra que cuando hay lealtad con las ideas, los principios y la lucha, ni la violencia más acérrima puede destruir el proceso del cambio. La UP saluda la candidatura del poeta nacional Fernando Rendón en la lista del Senado representando a la fuerza comunista dentro del Pacto.

El Partido Comunista y la Unión Patriótica pueden decirles a sus enemigos históricos que, “los muertos que vos matáis, gozan de cabal salud”.