Propuesta de Marcha Patriótica a la CUT

0
391

Unidad, democracia y paz con justicia social

1335234907-marcha-patriotica-hold-rally-in-colombia---bogota_1172404

El Congreso Extraordinario es una oportunidad para debatir los asuntos medulares de la organización, para tratar de enderezar el rumbo equivocado que ha tomado la CUT en los últimos años. Este es el querer de los delegados que participaron en el VI Congreso e intentar marchar juntos en la construcción de un movimiento sindical para una etapa de extraordinario valor en materia de cambios y virajes en la construcción de un nuevo país, a propósito de las conversaciones que se realizan entre la insurgencia (FARC-EP y ELN) y el Gobierno Nacional, que debe desembocar en un momento muy oportuno en la reconstrucción de la organización de los trabajadores.

Si miramos el momento en el que se fundó el proyecto CUT en el mes de noviembre de 1986, previo al Congreso se había efectuado un llamamiento de mucha trascendencia, se sentían los pasos del modelo depredador que aún subsiste y que nos ha deshojado de derechos y conquistas históricas, retrotrayéndonos a una época anterior a la fundación de los primeros sindicatos. Para ese entonces, alrededor de millón y medio de trabajadores conformamos un contingente para enfrentar el neoliberalismo, este fue denominado el acontecimiento sindical más importante del siglo XX por la prensa; y si vamos un poco más atrás en la historia, en los años 60 llegamos a representar un 16% sobre la Población Económicamente Activa -PEA- y logramos realizar el único Paro Cívico Nacional que obtuvo conquistas muy importantes para las masas trabajadoras del campo y la ciudad.

Los diferentes diálogos y acuerdos de paz lograron la elección de alcaldes y gobernadores, el ministro de defensa civil, una nueva Constitución, que aunque neoliberal, plasmó reivindicaciones loables para las masas que después, en el transcurrir de estos años, muchas de ellas han sido eliminadas. Subsiste todavía la Tutela que ha permitido el acceso a la justicia, se han presentado 5.000.000 de tutelas desde 1992 hasta la fecha, más del 70% de ellas derivadas de incumplimiento de salarios, pensiones, acceso a la salud, etc.

Es verdad que la guerra sucia nos arrebató a lo más selecto del sindicalismo entre la fecha de la fundación de la CUT hasta ahora. Fue esa guerra sucia selectiva contra dirigentes sindicales, a la vez dirigentes políticos de las izquierdas, no fue generalizada como quieren hacernos creer quienes sueñan con indemnizaciones económicas, olvidando a las familias de los mártires, a sus organizaciones y en últimas, lo que van a cobrar no es lo que existía en la mente y el corazón de los asesinados, una patria mejor para las inmensas mayorías (honor y gloria a nuestros mártires, héroes y heroínas; maestros, campesinos, obreros industriales y mineros, etc.). Si vamos un poco atrás, basta recordar que la oligarquía, bañó en sangre al sindicalismo desde que nació, lo intentó matar en su propia cuna (La Masacre de las Bananeras), lo dividió cuando sintió que no lo podía eliminar (nace UTC), lo polarizó (expulsión de los comunistas de la CTC en 1960), sin embargo, y a pesar de su atomización, se lograron momentos donde la unidad para la acción permitió alguna resistencia.

Desde luego que la patronal ha jugado un papel trascendental en la división y dispersión del movimiento sindical a lo largo de los años, inclusive ha utilizado a sindicatos para subcontratar la fuerza de trabajo (contratos sindicales), ha cooptado a quienes lograron algún grado de liderazgo, con el fin de desmoralizar a los afiliados, en fin, la oligarquía ha jugado su papel en defensa de sus egoístas intereses de clase desde que nació el primer sindicato hasta la fecha.

Pero también, como dirigencia hemos tenido un grado muy importante de responsabilidad en ello, algunos han utilizado al Movimiento Sindical como trampolín para saltar a cargos de gobierno a cumplir los programas anti-obreros a que los convocan, otros se mantienen en nuestras filas como quintacolumnistas para crear desorden y confusión en nuestras batallas contra el capital, prefieren que los trabajadores no se capaciten en el campo político-sindical porque están convencidos que serán los que asalten sus propios cargos burocráticos y sus propósitos personales.

La política organizativa de la Central por rama ha fracasado. Aunque en los primeros años de su creación resolvió la estructura regional, constituyendo las subdirectivas CUT, no sucedió lo mismo con los sindicatos por rama industrial y acabó muchas federaciones ramales sin sustituirlas por otra coordinación alterna. Ahora, la unidad se ha adelantado al revés y es el desarrollar una unidad orgánica, violando el principio de la unidad de acción y querer seguir ciegamente el sindicalismo europeo y norteamericano, sin tener en cuenta nuestra realidad nacional y nuestra cultura obrera. Otra gran falencia en este proceso, de unidad es permitir que un solo sector maneje las riendas de la dirección, excluyendo otras ramas muy importantes de la economía nacional, afiliadas a la CUT y sin que esa dirección mayoritaria de la Central aplique los principios de clase del movimiento obrero internacional. Con el fin de corregir estos yerros es indispensable reconocer a las federaciones por rama industrial y adelantar las coordinaciones sectoriales que jalonen la negociación nacional por rama y la unidad con los sindicatos de cada sector. Esta es parte de nuestra propuesta de reforma estatutaria.

Igualmente, generar un cambio profundo del sistema para elegir las direcciones sindicales en todos sus niveles, tener en cuenta su capacitación, sus actuaciones, su perfil, las circunscripciones sindicales para mujeres y jóvenes, el acortamiento de los períodos en las direcciones para permitir los relevos necesarios, un sistema eleccionario que no se preste para que se imponga el oportunismo y la tramoya como sucedió en la última que se realizó, castigar con las revocatorias a quienes cometan actos en detrimento de la imagen del sindicalismo, emprender una campaña contra la corrupción en todos los niveles del sindicalismo y lograr que se baje a las bases a entender mejor sus angustias y propósitos reivindicativos y políticos, desarrollar un trabajo muy importante para realizar una constituyente de los trabajadores y trabajadoras por la paz con justicia social para lograr avanzar en un Estatuto de Trabajo y una Ley alternativa de riquezas naturales, en el marco de una asamblea nacional constituyente.

Conozca documento de tesis Marcha Patriótica pdf

Marcha Patriótica