Palabra itinerante: Y dale con la burra al trigo

0
305
Salud Hernández Mora, la libretista del novelón sobre Redvivir

Jaime Cedano Roldán

Hace ya casi cinco años una periodista española escribió una nota editorial en El Tiempo en la que denunciaba que desde el Ayuntamiento español de Sevilla y por iniciativa de Izquierda Unida se habían enviado 81 mil euros a un proyecto fantasma en el municipio de Viotá y que en la región nadie sabía nada del mismo y dejaba entrever que ese dinero se lo iba a robar el director de Redvivir, la organización responsable o que seguramente el dinero iría para las FARC.

Salud Hernández Mora, la libretista del novelón sobre Redvivir
Salud Hernández Mora, la libretista del novelón sobre Redvivir

Por su parte el diario ABC de Sevilla inició una agresiva y sistemática campaña que ha mantenido hasta ahora, según la cual el Ayuntamiento de Sevilla estaba financiando a una organización afín a la guerrilla, que se había acogido a un terrorista de las FARC y que no era posible que con los dineros de los sevillanos se apoyara a un terrorista, expresión esta última manifestada por quien en ese momento era candidato y hoy alcalde, el señor Juan Ignacio Zoido.

Contablemente está demostrado que el dinero del proyecto nunca fue enviado a Colombia y esto en razón a problemas administrativos del Ayuntamiento. Y si se hubiera enviado se habría invertido con absoluta y total seguridad en un proyecto para familias víctimas de la violencia y el terrorismo estatal, a familias despojadas violentamente de sus tierras, a familias enlutadas por el asesinato de alguno o algunos de sus seres queridos.

Que el dinero no había sido enviado a Colombia lo supieron desde primer momento el PP, el ABC y el señor Zoido. Sin embargo, durante cuatro largos años han seguido hablando del dinero enviado a Colombia y que seguramente era para las FARC. El diario ABC unió la falsa noticia a las también falsas declaraciones del desertor Olivo Saldaña que en declaraciones en el programa radial de Fernando Londoño acusó a Redvivir y a su director de pertenecer a la FARC. Es apenas obvio que el mentado artículo de El Tiempo, las declaraciones de Olivo Saldaña y la sistemática campaña del ABC no fueron para nada casuales. Hay un hilo conductor.

Hace muy pocos días la Interpol llegó a las oficinas de Redvivir en Bogotá para averiguar por el proyecto de Viotá. ¿No es justo pensar que esta famosa institución policial debería haberse cerciorado de que efectivamente el Ayuntamiento de Sevilla había enviado dinero? Con una simple gestión se habrían enterado de la verdad y no hubieran hecho el oso.

Esta historia entrará a formar parte de las anécdotas. Pero no por ello puede ni debe ser silenciada. Muchos procesos judiciales han sido montados sobre la base de rumores y de falsos testimonios. La criminal e injusta condena contra David Ravelo es un botón, entre miles, del papel que juegan los rumores y los falsos testimonios y de la calumnia como criminalización a los luchadores populares. Así haga el ridículo una organización de tanta envergadura como la Interpol.