domingo, junio 23, 2024
InicioOpiniónEditorialNo perder el horizonte de la paz

No perder el horizonte de la paz

Editorial 3221

El proceso de paz entre Gobierno y el ELN, atraviesa una nueva crisis producto del reciente anuncio que realiza esta guerrilla de retomar el uso del secuestro para la financiación. La razón expresada públicamente por parte del ELN se centra en la creación del fondo multidonante para financiar a la guerrilla y que el ejecutivo considera que será destinado para las iniciativas de la paz que surjan de los diálogos.

A esta situación se suma a la oposición de esta guerrilla a los diálogos que adelanta la Oficina del Alto Comisionado de Paz con el Frente Comuneros del Sur del ELN en Nariño.

El ELN es hoy una de las guerrillas colombianas que ejerce el derecho a la rebelión armada contra el Estado por más de 60 años, con un ideario, un programa y una reivindicación histórica por los cambios sociales. Ella ha contado con un mando definido y apoyo político en las zonas donde hace presencia. Esta negociación es una de las más importantes para el futuro del país, la Paz Total y la terminación del conflicto.

No olvidemos, que persiste el acecho y acción de la derecha en prolongar la violencia como instrumento de poder y de defensa de sus privilegios, con saboteos mediáticos, especialmente desde los fuertes núcleos de las fuerzas militares, mientras se da el copamiento del paramilitarismo en buena parte del territorio nacional. Estas acciones buscan darle fuerza a la narrativa del fracaso del Gobierno y de su política de Paz Total.

La decisión del ELN en insistir en formas crueles de la guerra como el secuestro, asunto, desde una concepción revolucionaria es injustificable, como lo son las desapariciones forzadas, los asesinatos, la política nefasta del enemigo interno y el genocidio político en contra del pueblo.

En 17 meses y seis ciclos de diálogo, transcurridos, se han logrado 26 acuerdos entre esta las partes. El último ciclo realizado en La Habana avanzó en cinco acuerdos, en el cual se destacan, la prórroga del cese al fuego que terminaría en agosto; la suspensión unilateral y temporal del secuestro; avance en el diseño sobre la participación ciudadana en los diálogos; y la creación del fondo multidonantes para el proceso de paz. Son logros importantes que no se pueden desvanecer.

Respaldamos la Mesa Nacional de Paz y los diálogos regionales. Las políticas del cambio requieren del apoyo decidido de los sectores sociales y populares. La participación de la ciudadanía en los diálogos regionales es muy importante ya que es un escenario de encuentro y de diálogo político, que potencia la capacidad transformadora de la gente a través de un programa de paz territorial que cambie las condiciones de pobreza y de violencia en la que se encuentran los territorios, especialmente los rurales.

La solución política y dialogada al conflicto social y armado que vive el país amerita de las partes un mayor compromiso El movimiento social por la paz debe rodear la mesa nacional de diálogo entre el Gobierno y el ELN. Proponemos abrir un espacio de encuentro nacional de sectores sociales, políticos e institucionales y territoriales, que contribuya con propuestas para avanzar hacia la paz integral, duradera y territorial.

La gran movilización del Primero de Mayo fue también un respaldo a la política de Paz Total, en la que estamos comprometidas todas y todos.

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Most Popular

Recent Comments

Rodrigo Carvajal en Elefantes blancos en Coyaima
Rodrigo Carvajal en No Más Olé
Rodrigo Carvajal en ¡A hundir el acelerador!
Rodrigo Carvajal en Semana contra el fascismo
Rodrigo Carvajal en Ucrania, ¿Otro Vietnam?
Rodrigo Carvajal en ¿Quién es Claudia Sheinbaum?
Rodrigo Carvajal en Odio y desinformación
Rodrigo Carvajal en La inflación y sus demonios
Rodrigo Carvajal en No cesa la brutalidad sionista
Rodrigo Carvajal en Putin gobernará hasta el 2030
Rodrigo Carvajal en De Bolsonaro a Lula