Meta 2024: ser más felices

0
552
Foto Andrea Puentes

Editorial VOZ 3204

Algunas encuestas, realizadas en el tiempo de gobiernos aciagos, daban como resultado que los y las colombianas eran los seres más felices de la tierra, era evidente el contrasentido, a todas luces la realidad controvertía de manera fehaciente tales resultados. Más aun cuando, esta encuesta se hizo en medio de la pandemia 2021, donde millones de colombianos y colombianas, colocaban trapos rojos en sus ventanas, indicando que estaban viviendo una tragedia familiar: literalmente, se estaban muriendo de hambre mientras los bancos y las transnacionales de las tecno comunicaciones hacían crecer sus arcas.

Comenzando por reafirmar el dicho popular “no hay dicha completa”. ¿Quién puede ser feliz con una guerra que lo afecta y que perdió todo límite y control?, ¿quién puede ser feliz siendo testigo del hambre de su familia? O, ¿quién puede ser feliz viendo que pocos tienen mucho y muchos tiene tan poco? Pero, además, ¿sabiendo que esos pocos han llegado allí, evadiendo impuestos, robando al erario público y lucrándose de la guerra?

Todas las personas buscan la felicidad, unas robando y otras trabajando por la gente. Al momento del cierre de esta edición, el presidente de la República Gustavo Petro trabaja por la gente, desarrolla el encuentro con sus ministras y ministros y equipo directivo de departamentos administrativos, evaluando los logros alcanzados en 2023 y definiendo metas para el 2024, teniendo como centro la calidad de vida y la dignidad de las y los ciudadanos excluidos históricamente de los beneficios de las políticas públicas y de Estado.

La reforma laboral fue aprobada en Cámara, con esta se recupera el pago de horas extras que había sido eliminado por el uribismo (Ley 789); La nueva reforma beneficiará a 465 mil trabajadores. A las y los trabajadores se les pagarán los días festivos y dominicales, el doble del costo normal de una jornada de trabajo, este pago crecerá gradualmente hasta alcanzar el 100% entre los años 2024 a 2026, unido a una fuerte estrategia de protección y generación de nuevos empleos con dignidad. Se pone en marcha una estrategia de prevención de las violencias de género y sexual en contextos laborales.

Aunque estos se vean como cifras frías o datos técnicos, es muy importante que, a pesar de la amenaza e impacto de una recesión mundial, se haya logrado mantener a raya la inflación, sostener la productividad del país y el efectivo control de precios a los alimentos, son grandes logros en condiciones muy adversas. Ha facilitado este panorama la estabilidad en el precio del petróleo y la tasa representativa del mercado del dólar, aunque, si las guerras promovidas por el imperialismo se afianzan y se extienden, el precio del petróleo tendería al aumento y el dólar se pondría más costoso ante el peso colombiano. Sin duda pueden surgir imprevistos, pero lo que sí es claro es que el gobierno y el equipo económico han demostrado capacidad para moverse en un contexto muy complejo y volátil y para manejar los factores estructurales para garantizar vida con dignidad a las y los colombianos.

Fue aprobada en la Cámara de Representantes, la Reforma a la salud, que tanto lideró y defendió la exministra Carolina Corcho y que hoy lleva con tino y éxito el ministro Guillermo Alfonso Jaramillo. Tras esta aprobación el texto pasa ahora al Senado y será discutido el primer semestre del 2024. La Bancada del Pacto Histórico y gobierno se la han jugado por esta reforma tan necesaria y sensible para la ciudadanía. Lograr el consenso y llegar a acuerdos con todos los actores del sistema no ha sido fácil. El director de la asociación que reúne la mayoría de los hospitales del país Juan Carlos Giraldo, afirmó que “El peor escenario es que no haya reforma a la salud”.

En la semana pasada, a unas cinco mil mujeres, llamadas común y cariñosamente madres comunitarias articuladas a la estrategia del ICBF de atención a niños, niñas y adolescentes, el presidente Petro les emitió un decreto duplicándoles la bonificación mensual que reciben, pasando de $498.000 a 1’102.000 pesos colombianos.

Y, con todos los obstáculos y negaciones de la Corte Constitucional, ya llegó el agua a una parte del territorio de La Guajira. El Ministerio de Vivienda inauguró esta semana la primera pila pública que brinda agua a 172 comunidades, con 14.800 habitantes, en Uribia.

Son solo algunos de los logros del 2023. El 2024 serás el año en que los factores objetivos de equidad e igualdad nos harán felices, pero más que felices, nos proveerán optimismo y esperanza sobre el presente y futuro de nuestras condiciones de vida. No hay encuesta sobre nuestra felicidad, pero si hay razones claras para la confianza en una mejor vida.