Colombia, potencia mundial de la vida

0
438
Encuentro de mujeres Pacto Histórico, foto: Camilo Cifuentes.

El programa de gobierno del Pacto Histórico está escrito con gafas violetas. VOZ habló con Natalia Molina quien integra el equipo económico de la campaña presidencial y coordina el eje temático de mujer y genero

Mónica Andrea Miranda Forero
@Emedemoni_

¿Cómo fue la construcción del programa de gobierno “Colombia, potencia mundial de la vida”?
-Es un programa que ha vivido de diferentes procesos de construcción colectiva y que recoge las voces de más de 750 personas a lo largo y ancho del país. Retoma algunos de los elementos de la propuesta de 2018, pero tiene una conducción y orientación diferente, mucho más enfocada y elaborada para atender desafíos específicos que hoy enfrenta la sociedad y la economía a nivel local e internacional que no eran tan evidentes.

El programa se llama “Colombia, potencia mundial de la vida”, y ha sido construido a partir de tres esfuerzos fundamentales: primero, el de la experiencia concreta del candidato, recorriendo las plazas públicas en los lugares más alejados del país. Sus encuentros en el marco de esos recorridos con procesos colectivos del movimiento social, como indígenas, campesinos, fronteras, palanqueros, movimiento feminista y de mujeres, la población LGBTIQ+, el movimiento ambientalista.

Además, las reuniones con representantes de gremios y sectores del empresariado de todo el país, ha permitido tener una visión global de todas las voces y las necesidades de la sociedad.

En segundo lugar, se ha hecho un esfuerzo de movilización programática. Desde Colombia Humana y desde la campaña, se han recibido propuestas a través de las plataformas digitales y los talleres departamentales, que han buscado nutrir el programa con asuntos más concretos propios de las regiones, consolidan un programa de cara a los territorios.

Finalmente, se han cimentado varias redes de expertos organizados alrededor de equipos temáticos que han venido trabajando desde hace un año con un ritmo mucho más intenso en los últimos nueve meses. Todos estos diferentes esfuerzos han sido integrados por un equipo de coordinación programática, encargado de la construcción del documento final y que sigue, como lo ha manifestado el candidato, estando abierto a todas las fuerzas democráticas que quieran construir un nuevo pacto social para la transformación de Colombia alrededor de esta propuesta que hemos presentado. Por supuesto, el programa también recoge elementos programáticos de las todas fuerzas que integran el Pacto Histórico.

Enfoque de género

¿El programa tiene enfoque de género?
-Definitivamente sí. No existe ningún apartado dentro del programa que no considere las estructuras que perpetúan las desigualdades en la sociedad colombiana, especialmente entre hombres y mujeres. Pero no es sólo eso, no es sólo un enfoque de género, sino que estamos también muy felices de presentar un programa que, además, es una mirada interseccional, que considera la superposición de diferentes formas de discriminación y exclusión en la sociedad para comprender cómo avanzar hacia la construcción de un país más igualitario que por fin haga realidad la Constitución del 91 y que nos permita gozar de la garantía de un Estado Social de Derecho.

¿Qué implica hacer un programa con enfoque de género en las condiciones actuales de la sociedad colombiana y la búsqueda del bienestar real de las mujeres?
-Eso pasa por la generación de condiciones materiales que nos permitan un ejercicio pleno de los derechos y no sólo hacer una que otra política diferenciada de discriminación positiva, o sea, pasa por ahí, pero no se limita a eso, sino que implica cambiar las condiciones estructurales que mantienen todas las desigualdades en Colombia.

Por ejemplo, el modelo de desarrollo que se basa en la economía extractiva y rentista, el poder político de las estructuras criminales asociadas al narcotráfico y al paramilitarismo y el componente cultural con todas las representaciones que hay sobre la mujer y sobre la diversidad. La idea es hacer cambios estructurales que favorezcan a diferentes sectores poblacionales.

Un programa de Gobierno que no incluya todo esto, realmente no va a redundar en el bienestar de la mujer, ni implicará una transformación real en la sociedad colombiana. Entonces, lo que hacemos es invitar al país a reflexionar teniendo en cuenta que no pueden ser cambios cosméticos. La iniciativa es que si queremos un cambio real que impacte en la vida de las mujeres, debemos sumarnos al programa del Pacto Histórico.

Si miramos las cifras, según el DANE, más de la mitad de la población colombiana somos mujeres y somos nosotras quienes asumimos mayores cargas de trabajo, psicológicas y emocionales, estamos al frente de la defensa del territorio y las reivindicaciones que han mejorado las condiciones de vida de la población.

También hemos sufrido diferencialmente la guerra en medio del conflicto, hemos sido tomadas como botín de guerra, pero ninguna de estas cosas que he mencionado se ha traducido en una participación efectiva, con plenas garantías de reflexión o representación en todas las dimensiones de la vida social.

Puntos para las mujeres

¿Cuáles son los puntos principales que están diseñados para las mujeres?
-El capítulo inicial del programa se llama “El cambio es con las mujeres”, este es el apartado específico de mujeres, pero a lo largo de todo el documento, se encuentra la transversalización y los puntos específicos para mujeres.

Este apartado muestra los seis ejes fundamentales y específicos para una transformación social que salen principalmente de las demandas históricas de las mujeres en Colombia, como la participación y paridad en la representación política y las garantías para el goce de una vida libre de violencia, y entre muchos apartados, el Sistema Nacional de Cuidados y el Ministerio de Igualdad.

Sobre la propuesta del Ministerio de la igualdad, ¿Qué es y cómo funcionaría?
-Es un ministerio que tendrá la misión de la eliminación de todas las desigualdades en Colombia, especialmente las desigualdades de género, tendrá una orientación de género étnica, intercultural, generacional y territorial; y especialmente en las cuestiones de mujer y de género, va a coordinar la transversalización del enfoque de género y de intersección en todas las políticas públicas, en todo el accionar estatal, tendrá la misión de liderar el Sistema Nacional de Cuidados, de reducir las brechas salariales y económicas, de avanzar o de disponer las medidas para la erradicación de todas las formas de violencia en contra de la mujer, etc.

Implementación real

¿Cuál es el reto más grande con respecto a la igualdad de género?
-Creo que el reto más grande es el cambio cultural, que está en la base de la construcción de una sociedad más equitativa, libre, democrática, que no se cimiente en el sacrificio de la vida. Es una cuestión que tomará años, pero el programa busca poner las herramientas y acciones del Estado al servicio de ese cambio. Entonces es como un impulso que viene de una sociedad que ya reconoce que esta desigualdad no puede persistir. Profundizando y propiciando todo ese cambio cultural. Es como una retroalimentación entre el Estado y la sociedad.