Las reformas que propone Xiomara Castro

0
268
Xiomara Castro recibe la credencial como Presidenta de Honduras

La mandataria electa lanzó una plataforma mínima de treinta puntos para ejecutar reformas fundamentales en sus primeros cien días de mandato. La deserción de 18 parlamentarios se convierte en un escollo en su camino

Ricardo Arenales

Este jueves 27 de enero, si las cosas resultan como están previstas en las reglas de juego de la democracia en Honduras, Xiomara Castro asume como nueva presidenta de esa nación centroamericana.

Su ascenso al cargo de primera magistrada de la nación, es importante no solo porque es la primera vez que una mujer llega a ese cargo, sino porque la formación  política que ella representa, el partido Libertad y Refundación, Libres, en los últimos años levantó la bandera de la lucha contra el sector que propició el golpe militar del 28 de junio de 2009, que derrocó al entonces mandatario, Manuel Zelaya, su esposo, y entronizó un gobierno autoritario que ahora fue superado por decisión mayoritaria de los electores.

En su plataforma de gobierno, Xiomara Castro propone al menos 30 puntos que aspira a desarrollar en los primeros 100 días de su mandato. El primero de ellos apunta a la derogatoria de las leyes que sustentaron el edificio de la dictadura, como la Ley del Consejo de Seguridad y Defensa; la Ley se Secretos; la Ley de Escuchas; la Ley de zonas de empleo y desarrollo económico, entre otras.

En segundo lugar, el llamado a una consulta popular para que el pueblo decida si se convoca o no una Asamblea Nacional Constituyente que impulse nuevas reformas sociales. Esta propuesta fue lo que llevó al derrocamiento del presidente Zelaya. Este punto se pospondría por un tiempo con el fin de buscar consensos con otras fuerzas políticas.

No a los gastos onerosos

Otro ítem se refiere a la disminución de los altos y desproporcionados sueldos de encumbrados funcionarios, y todo gasto oneroso y superfluo; la venta del avión presidencial y los vehículos de lujo del Estado. Una rebaja en las tarifas de los combustibles y la reorganización de las empresas del estado.

No se impondrán impuestos al pueblo hondureño, especialmente a los sectores productivo y comercial y “mucho menos a los pobres”. Se revertirán los impuestos que afectan al consumidor final y la competitividad del sector empresarial. Al tiempo se impondrán “compromisos de aportación a los grandes capitales financieros” y con estos recursos se financiarán becas y empleo para la juventud. El programa plantea que mediante estas reformas se abra una senda que vislumbre horizontes de progreso y bienestar para el pueblo de Honduras.

A última hora, en la política interna del partido Libres surgió un traspié, que la presidenta electa calificó como una “traición”, cuando 18 diputados (parlamentarios) se negaron a asistir a una reunión de la bancada partidaria para ponerse de acuerdo en la elección del presidente del Congreso. Un acuerdo con la coalición de fuerzas que consiguieron el triunfo de Xiomara Castro, indicaba que inicialmente sería elegido para el cargo Luis Redondo, del Partido Salvador de Honduras.

Los diputados en disidencia rechazaron ese acuerdo, y en su lugar, con el apoyo de las fuerzas del actual gobierno, eligieron a Jorge Cálix, de Libres, calificado como ‘el diputado más votado en la historia del país’.