Las iniciativas agrarias de la Unión Patriótica

0
131
Actualmente no está permitido comprar tierra por parte del Estado para redistribuirla. Foto archivo Marcha Patriótica

La prioridad de la Unión Patriótica será la implementación del punto uno del Acuerdo de Paz. La bancada ha identificado los temas que deben que estar en la agenda legislativa y en el Plan Nacional de Desarrollo, PND, lo cual dinamizará la esperada transformación del campo

Prensa Unión Patriótica

Las senadoras Aída Avella y Jahel Quiroga, el representante a la Cámara Gabriel Becerra Yáñez y las respectivas unidades de trabajo legislativo de la Unión Patriótica, han socializado la agenda estratégica que impulsarán en la presente legislatura para el sector agrario.

En consecuencia, la bancada de la UP propone arreglos normativos y acciones administrativas teniendo en cuenta la implementación rápida y efectiva del programa de gobierno ‘Colombia potencia mundial de la vida’.

Compra de tierras

En materia de reforma agraria, la prioridad será la implementación del punto uno del Acuerdo de Paz. Sin embargo, se han identificado varios puntos que operativamente tienen que estar en la agenda legislativa y en el Plan Nacional de Desarrollo, PND, lo cual dinamizaría la esperada transformación del campo.

Compra de Tierras: Actualmente no está permitido comprar tierra por parte del Estado para redistribuirla. Por lo tanto, es menester hacer cambios o ajustes en la ley. Esto significa habilitar un mecanismo de compra directa para redistribución, Además, se necesita adicionar una causal al artículo 31 de la Ley 160, por ejemplo, para los programas de acceso a tierras en el marco de los Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial, PDET. Esta reforma se puede plantear en el PND en el capítulo agrario.

En otras palabras, por vía de la modificación del Decreto 1277 se ajustan los programas especiales en el marco de las causales ya dispuestas en el artículo 31 de la ley citada, lo que permite generar procesos de adquisición para el saneamiento y reubicación de los bienes del Fondo Nacional de Tierras, FNT.

En el mismo sentido se puede eliminar el inciso del artículo 25 del Decreto 902 que restringe la adjudicación directa. El FNT tiene unos bienes que deben ser saneados y adjudicados. Al respecto, se requiere rehabilitar y simplificar el Registro de Sujetos de Ordenamiento, RESO, vía decreto.

Bienes fiscales y Sociedad de Activos Especiales

Los predios rurales de la Sociedad de Activos Especiales, SAE, pueden ser la “cuota inicial” de la reforma agraria del programa ‘Colombia potencia mundial de la vida’. También son insumo para el Fondo Nacional de Tierras y fuente de predios e inmuebles para destinos sociales.

La propuesta es modificar la destinación social de los bienes de la SAE. Esto implica transformar la asignación de los bienes fiscales del Fondo para la Rehabilitación, Inversión Social y Lucha contra el Crimen Organizado, Frisco, bajo la siguiente propuesta:

Inmuebles para educación, salud, plazas de mercado, infraestructura cultural, mujeres, comunales y cuota inicial para la reforma agraria redistributiva.  Son un millón de hectáreas en predios rurales agropecuarios que están extintos o en proceso de extinción. Solo los predios rurales de vocación agropecuaria que están extintos disponibles para ser entregadas a campesinos sin tierra o con tierra insuficiente suman 438 mil hectáreas. Esta transferencia puede ser útil teniendo en cuenta los usos vocacionales del suelo: Fondo de Tierras, corporaciones ambientales, Parques Naturales, etc., dependiendo de las categorías de protección o uso del suelo.

¿Qué hacer con los bienes rurales?

Con los bienes rurales del Frisco se puede iniciar la implementación de la reforma agraria a partir de varios componentes. Implementar un programa especial con los bienes rurales agropecuarios del Frisco: el millón de hectáreas disponibles están en 7.104 predios rurales (no sociales), de los cuales 1.340 predios rurales están extintos y 5.764 predios rurales en proceso de extinción. Para que esto sea posible, es necesario realizar una habilitación mediante modificación al Decreto 1068 y reglamentar la transferencia material de los bienes de la SAE.

También se necesita trasladar jurídica y materialmente los Bienes Inmuebles Rurales Agropecuarios a la ANT para ser ingresadas al Fondo de Tierras. Es decir, todos los extintos que sean rurales con vocación agropecuaria pueden ser trasladados a la ANT. En los primeros 100 días de gobierno se pueden reubicar los 1.340 predios extintos que suman 438.809 hectáreas. Al mismo tiempo, se pueden regularizar los que estén ocupados y entregarles las tierras a las personas que tiene derecho a ella por ser sujetos de reforma agraria.

Estas ambiciosas pero posibles iniciativas puntuales, además de la ANT necesitan articular al Instituto Geográfico Agustín Codazzi, IGAC, con los procesos de regularización de bienes inmuebles rurales con ocupaciones y transferir a los sujetos de reforma agraria.

Esto significa adelantar un proceso masivo de regularización donde la SAE puede asumir los costos de vinculación y calificación del RESO (hoy a cargo de la ANT donde la SAE pueden concurrir) para identificar los sujetos de ordenamiento y los derechos para ser beneficiarios de entrega de tierras, regularizar los predios ocupados e incorporar al fondo de tierras el resto.

En coordinación con IGAC y ANT se pueden realizar los levantamientos físico catastrales de los predios rurales para su saneamiento. Con recursos de la SAE se pueden concurrir a estos procesos.

Con la determinación de los predios extintos y en proceso de extinción con vocación forestal es posible combatir la deforestación e implementar estrategias de sustitución y pago por servicios ambientales.

También es importante revisar los arrendamientos de predios rurales agropecuarios productivos para determinar la viabilidad de estos para ser transferidos a sujetos de reforma agraria. Hay 245 predios arrendados en su mayoría con proyectos productivos. Son 50 mil hectáreas productivas (extintas), con proyectos en funcionamiento que se pueden revisar los tiempos de arrendamientos para ser trasladados a la ANT.

La UP propone disponer de manera prioritaria estos predios para ser entregados a la Agencia para la Reincorporación y Normalización, ARN. Estas tierras están disponibles para la población reincorporada en cumplimiento del Acuerdos de Paz.

Compra de 560 mil hectáreas productivas

Con recursos propios de la SAE se puede adquirir mediante mecanismos de enajenación temprana (predios en procesos de extinción que son cerca de 560 mil hectáreas) solo dejando la garantía del depósito (30% del valor de venta-valor catastral) y hacer uso de esos predios para transferirlos a la ANT.

De igual manera, se debe priorizar la venta de las sociedades activas para financiar programas especiales de reforma agraria, así como a las víctimas del conflicto. Solo en valor patrimonial las sociedades y establecimientos de comercio extintas suman un valor de 2.2 billones de pesos.

Lo anterior implica reestructurar el esquema de la venta masiva, así como revisar los contratos de arrendamientos de parqueaderos y bodegas. Se calcula que 14 mil millones de pesos anuales es el costo que puede ser reducido. Esto significa revisar el esquema de los depositarios para ampliar la oferta y que no sea un negocio concentrado. Un dato para ilustrar: Solo hay 142 depositarios en todo el país que administran los predios de la SAE.

Este gran esfuerzo de un gobierno popular, si o si sería posible con una decisión política: Declarar de interés social y utilidad pública para la reforma agraria y la producción agroalimentaria. Es decir, la ANT debe recibir los predios rurales agropecuarios de la SAE y entregarlos al campesinado sin tierra o con tierra insuficiente.