domingo, junio 23, 2024
InicioPaísActualidad“La industria se tiene que dejar regular”, Yessika Hoyos

“La industria se tiene que dejar regular”, Yessika Hoyos

La jurista del Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo, Cajar, Yessika Hoyos, explica los inconvenientes del proceso de regulación y cobro de impuestos a los productores de ciertas bebidas y alimentos

Redacción Actualidad

La reforma Tributaria, tramitada y aprobada en 2022 en el Congreso de la República, puso un impuesto a las bebidas azucaradas y a algunos productos ultraprocesados, con el propósito de disminuir su consumo ante el aumento de enfermedades producidas por estos.

Desde un inicio, la discusión tuvo detractores que defendieron el derecho de comercialización de estas empresas, aunque fueron derrotados en las discusiones y las votaciones.

No obstante, ante la Corte Constitucional se demandó el artículo que en la Reforma Tributaria establece este gravamen, es decir, el 54 de la Ley 2277 de 2022.

Según los demandantes, no se supera el test de proporcionalidad entre libertad económica y salud pública, por consiguiente, el impuesto afecta la libertad económica porque genera una carga adicional en quienes comercializan estas bebidas. En otras palabras, no se logra justificar que la venta de estos productos provoque una afectación en la salud de quienes los consumen.

Según Yessika Hoyos, jurista del Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo, Cajar, es el mismo argumento utilizado por la industria en Colombia y en otras partes del mundo.

Como nota particular, la demanda le correspondió a un magistrado que se declaró impedido argumentando tener diabetes. Inmediatamente, el CAJAR, envió una carta a la Sala Plena de la Corte Constitucional argumentando por qué esto no es un impedimento. “Lo que sí lo sería es que el magistrado haya tenido algún contrato, o haya recibido plata, o haya asesorado a la industria de bebidas azucaradas”, comentó la abogada Hoyos.

Lo que se ha visto en esta y otras experiencias, es que la gran industria azucarada no quiere este impuesto, aunque es una recomendación de Naciones Unidas y de la Organización Mundial de la Salud, con el objetivo de disminuir el consumo ya que muchas personas están enfermando por beberlos y comerlos.

El sello octagonal

Pero la jurista pone el ejemplo de países como Inglaterra y México donde se ha aplicado la medida, y hay estudios que demuestran que se dejan de consumir esos productos (gaseosas y bebidas carbohidratadas) y aumenta el de agua.

Para el caso colombiano, aún no se sabe si la medida va a ser efectiva, no obstante: “Aquí no se puede poner el discurso de libertad económica, de la empresa por encima de los derechos humanos, como el derecho a la salud y a una buena alimentación”, anotó Yessika Hoyos.

Sin embargo, la industria de alimentos no solo ha interferido en estos procesos de iniciativa popular, también lo hicieron en la creación de los sellos de advertencia que tienen el propósito de avisar al consumidor que algún producto es alto en azúcar, grasas trans, sodio, u otros componentes dañosos.

Hay que recordar que en 2021 se creó la “ley comida chatarra”, en la que se regula el etiquetado a este tipo de bebidas y comidas. La norma fue el resultado de una ingente lucha de organizaciones sociales como Red Papaz, Educar consumidores, y otras que contaron con el apoyo de varias ONG y organizaciones de la sociedad civil.

Yessika Hoyos

En esta se creó un artículo que le exige a estos productos un sello de advertencia sobre sus componentes. “Inicialmente el proyecto decía que era un sello octagonal de fondo negro, pero eso se tumbó, entonces quedó un sello de advertencia con los mejores estudios, libre de conflicto de interés. Luego, el Ministerio de Salud aplicó los sellos que quería la industria, lo que se prueba porque el vocero de la Andi de Cámara de Industrias de Bebidas fue quien dijo públicamente que ellos proponían el sello circular. Un sello que no tenía estudios que respaldaran ser el mejor, con estudio libre de conflicto de interés. Todo lo contrario a lo que ordena la ley”, expuso Yessika.

Confusión con los sellos

Finalmente, el Ministerio, ante solicitudes y presiones, contrató el estudio que dijo que el mejor sello de advertencia libre de conflicto de interés era uno octagonal de fondo negro que dijera “Exceso en…”.

“Con esta resolución estamos reglamentando el etiquetado frontal y reconocemos el sello octagonal con fondo negro, que además debe hablar del exceso de grasas trans y también el exceso de edulcorantes”, dijo la ministra de Salud Carolina Corcho, en diciembre de 2022.

Yessika Hoyos explica que al círculo la gente lo relaciona con lo bueno, por eso el premio a la mejor agua, el premio a la mejor bebida, el sello verde son circulares. Pero que es el octagonal un sello de advertencia, ya que la gente reconoce ese símbolo como “tenga cuidado”.

Ahora bien, el problema es que a la fecha se sigue viendo el sello redondo, porque la industria argumenta que produjo paquetes y envases con sellos circulares y no los ha agotado. Se les dio plazo hasta junio, pero se cuestiona si se va a cumplir porque hay confusión.

“Miren cuántos productos creía la gente que eran buenos, que eran naturales y hoy tienen sello, incluso dos y hasta tres sellos. La gente se está dando cuenta que productos que creían naturales, que eran dietéticos, que no te hacían daño, tienen sellos de advertencia. Cuántos productos dirigidos exclusivamente a niños y niñas con el cuento de que ‘te hace fuerte, que te hace campeón’, con un muñeco grande, hoy tienen esos sellos. Esta gran industria que se presenta como la industria alimentaria, no nos está alimentando, nos están enfermando”, anota la abogada del Cajar.

Sello frontal

Otra de las maneras como estas empresas defienden su derecho a vender, es argumentando que es responsabilidad de cada uno qué y cómo quiere consumir. Sin embargo, la falta de información no le permite al consumidor saber qué contienen los productos, “por eso, incluso el sello tiene que ser frontal, no escondido. Porque frontalmente encontramos que tiene vitamina de la A la Z y ‘te hace fuerte y te hace grande’, pero no te dice que detrás tiene un montón de productos que te están enfermando. Y lo que sabemos es que, si se hubiese aplicado la medida como era, no como quedó, sí hubiera disminuido el consumo porque aumentaba el precio final”, manifiesta Yessika.

Sin publicidad desbordada

En la comercialización de estos productos la niñez es la más desprotegida, ya que por el bombardeo de publicidad piden o exigen a su papá o mamá que los compren. Por eso, para Yessika estás leyes funcionan si van acompañadas o son complementarias de otras como la regulación de la publicidad.

“En su momento, la relatora del derecho a la alimentación de Naciones Unidas dijo ‘es que acá el gran marketing termina afectando los derechos de los niños y de las niñas, porque es que todo el día está viendo comerciales por todas partes,

te los muestran en diferentes deportes, jugando fútbol, baloncesto y demás’. Pero no muestran que lo que están es enfermándote por las altas cantidades de ciertos ingredientes.

“Entonces, no es como señala la gran industria, que es que queremos acabarla no, no estamos en contra de la industria, pero esperamos que por fin entienda que se tiene que dejar regular, que es un actor más de la sociedad, y estamos a la espera que empiecen ya implementar el sello octagonal, porque es una resolución y la tienen que cumplir”, concluyó la abogada Yessika Hoyos.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

Rodrigo Carvajal en Elefantes blancos en Coyaima
Rodrigo Carvajal en No Más Olé
Rodrigo Carvajal en ¡A hundir el acelerador!
Rodrigo Carvajal en Semana contra el fascismo
Rodrigo Carvajal en Ucrania, ¿Otro Vietnam?
Rodrigo Carvajal en ¿Quién es Claudia Sheinbaum?
Rodrigo Carvajal en Odio y desinformación
Rodrigo Carvajal en La inflación y sus demonios
Rodrigo Carvajal en No cesa la brutalidad sionista
Rodrigo Carvajal en Putin gobernará hasta el 2030
Rodrigo Carvajal en De Bolsonaro a Lula