La doble moral de las EPM

0
572
Las EPM, muestran responsabilidad social patrocinando deportistas profesionales, pero hacia adentro recortan garantías laborales

Dirigentes sindicales aseguran que Empresas Públicas de Medellín buscan convertirse en una gran transnacional introduciendo inestabilidad para reducir costos laborales, en detrimento de su estabilidad. 22 mil trabajadores tercerizados

Juan Carlos Hurtado F.

El semanario VOZ habló con Humberto Polo Cabrera, dirigente sindical de Sintraemsdes quien asesora la negociación de la seccional de este sindicato con las Empresas Públicas de Medellín, EPM, y la Unidad de Negocios Estratégicos, UNE Comunicaciones.

El trabajador explica y saluda la manera como crece la empresa, pero cuestiona el hecho que con tan elevadas utilidades los trabajadores no tengan estabilidad laboral.

– Hábleme de EPM, sus servicios, su importancia.

– EPM tiene la casa matriz en Medellín y vende servicios de acueducto, alcantarillado, gas, energía y telecomunicaciones. En comunicaciones tiene presencia en Bogotá, Pereira, Bucaramanga, Cali y Cartagena, y muchas posibilidades de extensión en otros municipios del área metropolitana. Área en el que presta servicios de acueducto y alcantarillado. Es la empresa de servicios públicos más grande del país y cuenta con presencia en más de cinco países de Latinoamérica.

– Para hacer eso ¿qué planta de personal tiene y de quién o quiénes son los dueños?

– Actualmente cuenta con 22 mil trabajadores tercerizados entre EPM y UNE; la segunda es una filial con manejo independiente. Directos, cuenta con ocho mil entre las dos. El capital es de Medellín y Antioquia, pero actualmente le ingresan capitales de otros países. Tiene utilidades superiores a 1,4 billones de pesos al año.

Pero, la empresa maneja una doble moral, hay una imagen hacia afuera de una responsabilidad social mientras a los trabajadores se les niega la posibilidad de la negociación colectiva. Ahora, las dos empresas solicitan la creación de un segundo régimen convencional para que los trabajadores nuevos a término indefinido no tengan las mimas garantías que los antiguos.

Doble moral

– A propósito de esa doble moral que usted denuncia, ¿qué pasa con la negociación que se da entre trabajadores y las empresas?

– Se pasó un petitorio que tiene como eje principal la estabilidad laboral y las formas de contratación; es el bloque que fundamenta la negociación en ambas empresas. En UNE ya se agotó la etapa de arreglo directo sin acuerdo, ya que la empresa está interesada en despedir trabajadores por el asocio con la transnacional sueca Millicom, que opera Tigo y que tendrá el 49 por ciento de acciones de UNE. En el caso de EPM sucede lo mismo. Quieren otro régimen convencional para poder bajar los costos laborales o volver a los tiempos donde los trabajadores no tienen garantías.

– ¿Por qué una empresa con esas utilidades que usted señala quiere bajar costos laborales?

– Eso es lo irónico. Mientras UNE Comunicaciones patrocina equipos de ciclismo, fútbol, programas en televisión, a los trabajadores les niega la posibilidad de patrocinios para la práctica del deporte y programas de bienestar social. Igualmente pasa en EPM; por eso hablamos de doble cara en responsabilidad social. Entendemos que quieren convertirse en una gran transnacional y que quieren posicionarse mostrando mejores resultados a costillas de los trabajadores, ya que por otras vías como las campañas politiqueras derrochan mucho dinero. En la fusión de UNE y Millicom, gastaron mucho dinero haciendo lobby para que los concejales le aprobaran las políticas antilaborales.

Evaden discusión

– ¿Quién maneja a estas empresas?

– Están manejadas directamente por el Alcalde de Medellín, con gran influencia del Gobernador y el gobierno nacional que tiene intereses en que EPM sea la empresa número uno y se posicione como transnacional, a costa de la reducción de la planta de personal a término indefinido y el constreñimiento de los derechos de los trabajadores.

– ¿Qué otros puntos importantes hay en la negociación?

– La defensa del patrimonio público; y es que EPM se siga conservando como entidad estatal y que las acciones del nuevo grupo de telecomunicaciones en asocio con Millicom-UNE mantenga el 51 por ciento. La empresa no está interesada en discutir esos puntos con el sindicato, aunque son centrales porque advertíamos que todo iba camino a la privatización, y hoy se nos da la razón cuando se ve que vendieron el 49 por ciento de las acciones de UNE.

– ¿Cuáles son las respuestas de los voceros de la empresa ante los argumentos de ustedes en la negociación?

– Se justifican en que tienen una responsabilidad frente a la administración de la empresa, y que no van a incrementar derechos porque EPM debe ser sustentable y financieramente sostenible hacia el futuro. Que todo lo que deban hacer para lograrlo, lo harán contra viento y marea.

– Entonces, ¿qué respuestas de movilización tienen ustedes ante eso?

– Lamentablemente los trabajadores de estas empresas no son comprometidos con la movilización ni con acciones para presionar el cambio de actitud. También hay temor porque acabamos de salir del despido de 126 trabajadores de UNE; aunque se han ganado unos reintegros vía tutela y la subdirectiva Medellín de Sintraemdes ha trabajado para frenar los despidos, con la negociación colectiva amparados en el fuero circunstancial, ya que se tenía programado el despido de 700.

Movilización como vía

– ¿Cómo piensan presionar si dice que los trabajadores no se movilizan?

– Hemos venido sensibilizando por varios frentes de trabajo, hemos estado en el bunker de UNE Telecomunicaciones, le hemos dicho a los trabajadores que es un momento coyuntural difícil para la estabilidad, que deben unirse porque están en riesgo. Por eso para el 24 de enero hay una actividad programada en el Edificio Inteligente donde deberán estar. La empresa ha solicitado la conformación del tribunal de arbitramento, el sindicato ya nombró su árbitro, pero se mandan mensajes para restablecer la negociación de manera directa.

En EPM iniciamos la negociación en noviembre, retiramos el pliego el 5 de diciembre y lo volvimos a radicar el 30, iniciamos etapa de arreglo directo el 10 de enero. Esperamos que definiendo los temas en EPM se avance en UNE. Que la gente salga a respaldarnos ya que con los despidos la amenaza para ellos es evidente.

– ¿En la negociación ustedes proponen darle solución al tema de los desconectados?

– Sí. Hay un componente hacia la comunidad, donde se discute la condonación de las deudas y la reconexión inmediata de los usuarios que han sido desconectados por no pago. Se han hecho los comunicados y hay relación directa entre el sindicato y la organización de desconectados, para poder actuar y presionar conjuntamente y forzar la implementación del mínimo vital gratuito.