Huelga por las ocho horas laborales en Cerro Matoso

0
377
Vista parcial de las instalaciones de Cerro Matoso.

Aunque la firma ya fue sancionada por el Ministerio de Trabajo, hace caso omiso e impone jornadas laborales de 12 horas

Vista parcial de las instalaciones de Cerro Matoso.
Vista parcial de las instalaciones de Cerro Matoso.

Juan Carlos Hurtado Fonseca
@aurelianolatino

La implementación unilateral de la empresa de una jornada laboral de 12 horas, en violación de la convención colectiva de trabajo y del código sustantivo del trabajo, provocó que más de 2.200 trabajadores entraran en paro, desde el pasado 14 de abril.

La medida de la multinacional se tomó para ser aplicada en las áreas de mantenimiento de la mina, laboratorio, preparación de mineral y mantenedores de turno.

La empresa impuso la nueva jornada para ser aplicada desde el 1 de marzo, aunque tuvo una inmediata reacción del Sintracerromatoso. El presidente del sindicato, Domingo Hernández, le dijo a VOZ:

“Nosotros iniciamos unas acciones contra la medida administrativa. El primer inicio de las 12 horas fue el 1 de noviembre del 2014, aunque lo tumbamos con una acción de tutela. Pero la acción de tutela nos mandó a poner una demanda a la labor ordinaria que está instalada en Bogotá y le dijo a Cerro Matoso que suspendiera la jornada de 12 horas. A partir del 1 de marzo nuevamente metió otro grupo de trabajadores, aproximadamente 150, a esa jornada. El Ministerio de Trabajo sanciona en primera instancia a la empresa con cien salarios mínimos por violación a la convención, reglamento interno y al código sustantivo del trabajo”.

Aun con las medidas, la empresa hace caso omiso y dice que no retira la jornada y que los manifestantes deben salir de las instalaciones de la compañía. “No reconoce la validez del paro expresando que esta no es una huelga de un pliego de peticiones, que no es una huelga por solidaridad; desconoce la huelga imputable al empleador por violación de las normas laborales y convencionales”.

Los pretextos de la empresa

Según el presidente de Sintracerromatoso, la arbitrariedad de la multinacional BHP Billiton se da para sopesar las bajas ganancias producidas por la caída de los precios de las materias primas en el mundo, como el níquel. “Tenemos la controversia de que los trabajadores no somos los que vamos a soportar la carga de los precios del níquel en el mercado mundial y que pueden bajar costos a cargo de los trabajadores ya que nos estamos exponiendo más horas, con riesgos de estar expuestos a sustancias altamente cancerígenas como este químico”.

Al cierre de esta edición de VOZ no había acercamientos entre las partes. Por lo contrario, según el sindicato la empresa se encontraba haciendo gestiones ante el Ministerio de Defensa para que interviniera con la Fuerza Pública y desalojara a los trabajadores; mientras que los obreros mantenían bloqueada la entrada a la empresa.

Cerro Matoso es de la multinacional BHP Billiton, y produce 42 millones de libras anuales de ferroníquel. Del total de sus trabajadores 1.050 son directos y el resto tercerizados. En Sintracerramatoso hay 520 afiliados, pero además cuenta con un sindicato minoritario afiliado a la Confederación General del Trabajo, que agrupa a cien trabajadores y está a favor de la compañía. Según Domingo Hernández, la otra organización de trabajadores dice que hay que darle la oportunidad a la compañía para que aumente la productividad y bajen los costos.

“Le pedimos a todos los trabajadores colombianos que se solidaricen con esta justa huelga que estamos haciendo los trabajadores de Cerro Matoso por no permitir la implementación de jornadas que ya están por fuera de la norma del código sustantivo del trabajo, la convención colectiva y el reglamento interno del trabajo. Esta es una lucha dura pero tenemos la razón; no podemos permitir que esta multinacional aumente sus ganancias a costilla de los trabajadores”, concluye el presidente de la principal organización sindical.