Es tiempo para democratizar

0
455
Ómar Vera, Diana Coryat, Luis Fernando Velasco de la Asociación Colombiana de Actores (ACA), Héctor Olasalo y el ex vicepresidente Angelino Garzón.

Los actores y directores de cine alternativo coinciden en una ley que regule y democratice cada sector

Ómar Vera, Diana Coryat, Luis Fernando Velasco de la Asociación Colombiana de Actores (ACA), Héctor Olasalo y el ex vicepresidente Angelino Garzón.
Ómar Vera, Diana Coryat, Luis Fernando Velasco de la Asociación Colombiana de Actores (ACA), Héctor Olasalo y el ex vicepresidente Angelino Garzón.

Luz Mireya Gallo

En la semana del 5 al 12 de octubre, se llevó a cabo en Ciudad Bolívar, en Bogotá, el festival de cine alternativo “Ojo al Sancocho”, liderado por Andrés Valencia, gestor cultural y realizador audiovisual, quien defiende y promociona una imagen audiovisual más real de la comunidad de esta localidad y sus problemáticas.

En la séptima versión del festival hubo diferentes invitados internacionales como Ecuador, Brasil, Perú, Venezuela, Argentina, Chile e Italia. Varios de estos países compartieron su proceso y experiencia en video comunitario, educación y comunicación popular alternativa.

El 9 de octubre se llevó a cabo en la casa de la cultura de esa localidad el foro de derechos humanos y cine comunitario en América Latina, por una ley de medios de comunicación para la paz en Colombia. Este foro tuvo la presencia de Ómar Vera, Diana Coryat, Luis Fernando Velasco de la Asociación Colombiana de Actores (ACA), Héctor Olasalo y el ex vicepresidente Angelino Garzón.

En este diálogo se explicó la importancia que tiene esta ley para el país y la sociedad, como también para la paz y el cambio social que promueve el video comunitario y la comunicación alternativa. Actualmente en el país, los medios privados de comunicación son los que ostentan legalidad mediante licencias para mantenerse en él. Un ejemplo claro son los canales privados de RCN y Caracol TV, que obtienen más del 50% del espectro electromagnético y ahora con la llegada de la televisión terrestre, se ha multiplicado por tres.

Lo que se busca con la proposición de una ley reguladora es la autonomía y la democratización del audiovisual desde las comunidades. El cine comunitario es un cine que se hace desde el barrio. Un espacio diverso para el país.

“Es necesario que la sociedad civil, las comunidades y los gobiernos sean conscientes de la importancia de este cine que ayuda a visibilizarnos. Para ello proponen la democratización del audiovisual pero aún falta mucho”, dice Omar Vera, quien agregó: “Tienen miedo de reconocer nuestra identidad, no estudiamos nuestra tradición desde la escuela, desde que somos pequeños, nos han occidentalizado a sangre y fuego. Nuestro cine y los demás medios alternativos tienen una visión más cercana y real del país que contribuyen a ese necesario cambio”.

Por otro lado, una de las grandes problemáticas, aparte de cobertura e igualdad entre los medios privados y los medios alternativos, es la legalización del trabajo en los medios privados. Luis Fernando Velasco, miembro del sindicato de actores, dice que el 90% de sus afiliados está desempleado: “Se está prefiriendo latas extranjeras por cuestión de costos que se ponen en el horario prime. Esta situación enfatizó más el desempleo”.

También reitera: “Empezamos a desarrollar un proyecto de ley que ayude a cualquier actor, pues merece ser reconocido por el Estado. El actor se alimenta de lo cotidiano, lo local, lo rural, donde viva para construir y hacer memoria mediante la creación de sus personajes. Tuvimos que empezar a proponer dinámicas para que la gente que hace el teatro y el audiovisual tuviera la posibilidad que su trabajo creador sea reconocido por el país, el entorno y el mundo al que pertenece. Es imposible la paz sin el reconocimiento de los otros y si estos medios audiovisuales no están al alcance de todas las comunidades”, dijo.

Velasco insiste en democratizar las historias colombianas que alimenten la parrilla nacional en la televisión: “Hay un usufructo de la imagen de la región por parte de los medios dominantes. Esa imagen tiene unos derechos que corresponden a las comunidades, las localidades y la región”, se refiere a la ley de televisión que proponen desde el sindicato y que va a permitir ampliar el uso del espectro electromagnético.

Hoy la situación de trabajadores, actores y técnicos se expresa en la mercantilización, reduciendo el ingreso de todos los trabajadores. Por ello la petición de una ley para los actores y los medios, pues los actores se sienten desplazados por productos extranjeros.

El director de Ojo al Sancocho hace un llamado a la sociedad a vincularse e informarse de este proyecto, que no tendrá apoyo en el Congreso; lo que se busca es que la comunidad lo conozca y lo defienda, y entienda que si el estado financia la guerra a través de sus fuerzas armadas, por qué no puede financiar los medios alternativos, pues son los que construyen paz en el territorio y sus únicas armas de combate son cámaras de video y fotografías, que en vez de disparar balas, disparan fotos y generan memoria histórica.