Con lluvia marcharon sobrevivientes de UP

0
448
ornada por la Dignidad de las Víctimas del Genocidio contra la UP. Foto Reiniciar.

Como todos los años, la Corporación Reiniciar y la Coordinación Nacional de Víctimas y Familiares del Genocidio contra la Unión Patriótica dedicaron tres días de octubre para dignificar ante la opinión pública a los sobrevivientes de la UP y a sus víctimas

Kikyō

Del 9 al 11 de octubre se realizó en Bogotá la Jornada Nacional por la Dignidad de las Víctimas del Genocidio contra la Unión Patriótica, evento impulsado por la Corporación Reiniciar y la Coordinación Nacional de Víctimas y Familiares de la UP.

A pesar de la lluvia y el intenso frío que azotó a la capital de la República, la presidenta de la UP, Aída Avella, los militantes y amigos de la UP, se dieron cita el 9 de octubre y marcharon vestidos de blanco hasta la Plaza de Bolívar en donde hubo una ofrenda floral y una bella interpretación del Ave María del compositor vienés Frank Schubert en voz de la soprano colombiana Vanessa Cera Bula. Además se instalaron las mesas de diálogo: “Hablemos de paz con justicia para las víctimas de la UP”.

El viernes 10 de octubre se llevó a cabo la instalación oficial de la jornada, en el Centro de Alto Rendimiento de Bogotá, con el panel “La paz más allá del conflicto armado”, en el cual participaron François Houtart, doctor en sociología; Socorro Gomes, presidenta del Consejo Mundial por la Paz; y Alejo Vargas de la Universidad Nacional.

Abilio Alfonso Díaz Martínez, militante de la Unión Patriótica del Cesar, quien hoy día vive en La Guajira, asiste religiosamente a este encuentro especial desde hace años. Abilio es víctima sobreviviente del genocidio contra la Unión Patriótica, desplazado desde el año 1989, producto del acoso paramilitar y estatal. Su familia, sus hermanos y hermanas, que son en su gran mayoría defensores de derechos humanos, personas de gran sentimiento altruista, también fueron víctimas de este desplazamiento y otros de homicidio.

“Yo personalmente fui objeto de un atentado que me dejó imposibilitado en mediana capacidad para uso de mi brazo derecho. Hemos tenido que recorrer muchas zonas del país para librarnos de esa persecución. Hemos sido víctimas de muchos allanamientos, cuyas denuncias hemos puesto en la Defensoría, producto de esa misma persecución estatal que comenzó con nuestra participación en el Partido Unión Patriótica en 1985. Posteriormente desaparecieron a uno de mis hermanos Róbinson Díaz”.

“Cuando yo estuve prestando mi servicio militar obligatorio me hicieron un consejo de guerra sindicándome de cosas que no tenían sentido, por el solo hecho de que mi familia fue defensora de derechos humanos y estuvimos luchando por las reivindicaciones del pueblo cesarense. Venimos participando en todas las actividades que realiza la Corporación Reiniciar que está interesada en que se haga justicia y se resarzan los derechos a los militantes de la UP. Hoy nos encontramos una vez más en la Plaza de Bolívar conmemorando este importante día por la dignidad, en pie de lucha y en espera que el gobierno no haga oído sordo a nuestras peticiones y al clamor del pueblo colombiano que es el de la paz real y duradera”, señaló el militante de la UP.