El PCV tiene derecho existir y luchar

0
752
Oscar Figuera, secretario general del Partico Comunista de Venezuela

El Partido Comunista de Venezuela – PCV ha denunciado que hay una conspiración para invisibilizar su acción política, critica el pacto político entre las élites, para solucionar la crisis y propone recuperar la alianza con el pueblo

Ricardo Arenales

En un lapso no mayor a dos semanas se ha producido una particular confluencia de voces que reclaman mayores espacios de libertad y democracia en Venezuela.

Uno de tales escenarios fue la Casa de Nariño, en Bogotá, donde el presidente Gustavo Petro se reunió con el sector mayoritario de la oposición, en una conversación previa a la Conferencia Internacional por Venezuela, que trazó algunos objetivos de acción para restablecer los diálogos con la oposición y definir un calendario de elecciones para el año próximo.

Otro escenario fue el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, cerca de Madrid, donde el 24 de abril el rey de España, Felipe VI, en tradicional ceremonia, entregó el Premio Cervantes de Literatura al veterano poeta venezolano Rafael Cadenas, de 93 años de edad, por su extensa obra literaria.

También los comunistas

Lo que tal vez algunos no entiendan es que a estas voces se suman las de los comunistas venezolanos, que denuncian persecución política, cierre de espacios de acción, asechanza contra líderes sindicales que siguen las orientaciones del Partido, e incluso el asesinato de varios de sus militantes en los últimos años. Todo ello es considerado por el PCV un contrasentido en el marco de un gobierno levanta las banderas de la izquierda progresista en el continente.

Estas denuncias fueron renovadas con ocasión de la celebración del Primero de Mayo, día internacional de la clase obrera. Los comunistas han ido más allá y hablan de un verdadero plan de asalto contra el Partido, liderado por Diosdado Cabello, vicepresidente del Partido socialista Unido de Venezuela – PSUV.

Así lo consignan en un dossier, que el Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Venezuela viene entregando a la comunidad internacional. En este se expresa: “Como venimos denunciando desde 2020, el gobierno y la alta dirigencia del PSUV realizan una sistemática campaña de difamación e injurias contra el PCV con el fin de preparar el terreno para la ejecución de un plan de intervención y asalto”.

Asesinan militantes comunistas

“Distintas figuras del gobierno, desde el presidente de la República y particularmente el vicepresidente del PSUV, de forma irresponsable han levantado falsas acusaciones contra el Partido Comunista de Venezuela de recibir financiamiento del gobierno de Estados Unidos, de tener alianzas con la derecha y de servir a los intereses imperialistas”, precisa un documento de denuncia.

Oscar Figuera, secretario general del Partido, denunció que coincidentemente, se ha llegado hasta el asesinato de miembros de sus filas con la intención de sacar a los comunistas del escenario político. Se refirió al caso de la muerte de Juan de Dios Hernández, militante del Partido en el estado de Apure, asesinado a finales de marzo.

Dijo Figuera que en los últimos tres meses han asesinado a dos miembros del partido en ese Estado, y en siete años han sido muertos de forma violenta cinco militantes comunistas. Se refirió a que en estos crímenes hay un “patrón común” y es que todos eran dirigentes sociales que “habían denunciado mafias e irregularidades en sus municipios”.

Sin derechos políticos

La dirección nacional del PCV ha recopilado una larga lista de hechos contra la organización, que comprende la falsificación de acusaciones, calumnias, como la ya mencionada de que los comunistas se han alineado con el imperialismo. O la reiterada negativa de la dirección del PSUV de concederle el derecho al uso de la palabra al único parlamentario comunista dentro de la Asamblea Nacional. Esto es tanto como reconocer que hay una estrategia para silenciar a los comunistas en el parlamento.

El Buró Político del PCV, con base en estos hechos, asegura que “la cúpula del PSUV, dando muestra de rasgos profundamente antidemocráticos y autoritarios, no acepta el legítimo derecho que tiene el PCV para decidir autónomamente su política. Por eso atentó contra los derechos democráticos y electorales del PCV en los procesos electorales de los años 2020 y 2021, e impide constantemente que el diputado del PCV ejerza su derecho a tomar la palabra en las sesiones del parlamento”.

El pasado 12 de abril, a raíz de la proyectada reunión del presidente Gustavo Petro con un sector mayoritario de la oposición venezolana y la posterior cumbre internacional de cancilleres sobre Venezuela, el Buró Político del PCV envió una carta al mandatario colombiano, poniéndolo al tanto de todo el andamiaje represivo que sufre esa organización política y responsabilizando de ello a la cúpula del PSUV.

En el Primero de Mayo, trabajadores venezolanos reclamaron salarios y trabajo justos y exteriorizaron críticas a la política del gobierno

No a la paz de las élites

Advierte la carta que el PCV como organización política no pertenece a ninguno de los dos ejes de poder con los que se pretende adelantar la búsqueda de una solución política a la crisis venezolana. Que la convocatoria a una misión tal debe ampliarse a otros sectores populares, entre los que se encuentra el Partido Comunista de ese país.

“En este sentido, queremos muy respetuosamente solicitarle –en función de su rol de mediador en la crisis venezolana– para que, en su esfuerzo, tome también en consideración el reconocimiento de las garantías, derechos y libertades democráticas de los partidos, organizaciones y personalidades no alineadas a los bloques polarizados”.

En otro momento de la nota, se afirma en la carta a Petro: “La solución a la crisis política interna, no pasa entonces por impulsar el entendimiento entre los bloques hegemónicos, al mismo tiempo que se excluyen a las fuerzas políticas y sociales que se encuentran al margen de la diatriba polarizante. Cuando se avanza en ese sentido, no se obra por una salida democrática a la crisis, sino por un pacto entre las élites, como ustedes conocen bien por su propia experiencia, la paz de las élites se edifica sobre la ruina de las mayorías populares.

El PCV no solo no acepta la paz de las élites, también nos oponemos a la injerencia de potencias extranjeras en la solución de conflictos que atañen exclusivamente a los venezolanos”.

Mediación

Algunos intelectuales del mundo, partidos y organizaciones que integran los espacios de coordinación Latinoamérica como el foro de Sao Paulo, han venido proponiendo mediaciones para producir acercamiento entre el PCV, el PSUV y el Gobierno venezolano, para que estas tensiones no se vuelvan irreconciliables.

No obstante, en el marco de la resolución soberana de los conflictos en el hermano país, en todo caso, el derecho a existir y luchar de los comunistas venezolanos no puede negarse, si esto ocurriera, en este caso sería una grave contradicción en la construcción de la democracia.