Dos estados soberanos

0
464
Mitin en la Embajada del Estado Palestino en Colombia. Foto Fabián Sora

Editorial VOZ 3195

El centro de la posición que hoy Colombia expone ante el mundo es: Estamos por el respeto y acatamiento de las resoluciones de las Naciones Unidas que estableció de común acuerdo con las partes, Israel y Palestina, que la «solución de los dos Estados» es la más real, pero a la vez, hay que reconocerlo, en especial en las actuales circunstancias de profundización y escalonamiento de la guerra, la más difícil de lograr. Pero no imposible.

«Solución de los dos Estados» hace referencia a un arreglo final que establezca la creación de un Estado independiente palestino que tenga como fronteras las reconocidas en el alto al fuego de 1967 en Cisjordania, la Franja de Gaza y el Jerusalén Oriental, y que conviva pacíficamente junto a Israel”. Solución que ya se firmó y que el sionismo como fuerza armada de presión, ha evitado que se desarrolle y aplique.

Este acuerdo, es la condición para alcanzar la paz en el conflicto palestino-israelí. En su momento contó con el respaldo de Naciones Unidas, la Liga Árabe, la Unión Europea, Rusia y, por lo menos en discursos, mas no en la práctica, de los EE. UU. Bill Clinton en 2001 afirmó: «No puede haber una solución genuina del conflicto sin un Estado palestino soberano y viable». Pero la diferencia y la distancia entre discurso y practica es palpable. Mientras los norteamericanos decían que si a los dos estados, al mismo tiempo financiaban a Israel y las fuerzas sionistas en su guerra contra el pueblo palestino, favoreciendo la ocupación y despojo violento de sus territorios. Esta acción es contraria a la solución de mayor consenso mundial y sobre la que debemos basarnos hoy, para parar la guerra y pactar la paz.

La coexistencia de dos estados soberanos es entonces una alternativa que deben aceptar los EU, la UE y la OTAN. Esto lo saben y lo comparten las principales potencias del mundo, por ejemplo, Wang Yi mencionó en estos días que: «La causa fundamental de esta cuestión reside en el largo retraso en la realización del sueño de un Estado de Palestina independiente y en la falta de reparación de la injusticia histórica sufrida por el pueblo palestino».

Mientras en Colombia la ciega y obtusa oposición sigue criticando al presidente Petro y aunque Estados Unidos (EE.UU.) y sus aliados rechazaron este lunes una resolución propuesta por Rusia en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (ONU), que solicitaba un alto al fuego humanitario e inmediato en la Franja de Gaza, propuesta respaldada por más de 20 países, la posición de retomar el acuerdo de los dos estados soberanos gana consenso en el mundo actual.

La propuesta que tanto Israel como Palestina tienen el derecho a la condición de Estado y el llamado del presidente Petro a una conferencia internacional por la solución pacífica y dialogada del conflicto rápidamente ha sido retomada por varios estados, gobiernos y organizaciones de incidencia internacional.

A menos que se quiera “borrar de la faz de la tierra a los árabes palestinos” la solución debe beneficiar a los dos pueblos. Para la reflexión, el llamado que hace el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi: “La nación judía ya no está sin hogar en el mundo, pero ¿cuándo volverá la nación palestina a su hogar? No faltan injusticias en el mundo, pero la injusticia contra Palestina se ha prolongado durante más de medio siglo».

Adenda: La política de Paz Total avanza. Con la instalación de la mesa de negociación entre el Gobierno nacional y el Estado Mayor Central de las Farc-EP, inicia un nuevo proceso que tiene como objetivo la protección de la población civil y la transformación de los territorios. En tiempos de guerras en el mundo, la sociedad colombiana debe celebrar, cese al fuego bilateral por tres meses, con posibilidad de prorrogarse, es un mensaje esperanzador para las comunidades que sufren a diario las agresiones del conflicto. El Partido Comunista y el Semanario VOZ valora positivamente este hecho, que se suma a los logros en la mesa con el ELN en cuanto a desescalonamiento de la guerra y la participación de la sociedad. De igual forma, procura que se sigan explorando fórmulas de negociación con la Segunda Marquetalia Farc y otras organizaciones insurgentes. Lo anterior reafirma que el camino para alcanzar la anhelada paz democrática es por la vía de la solución política al conflicto social y armado.