miércoles, julio 17, 2024
InicioOpiniónEditorialDime a qué te opones y te diré qué tan canalla eres

Dime a qué te opones y te diré qué tan canalla eres

Editorial 3227

Nunca antes un refrán fue tan aplicable de una forma tan congruente a una situación política colombiana. Porque solo una clase social insensible y mezquina es capaz de ordenar a sus áulicos en el parlamento oponerse a un proyecto de Ley como el de la reforma a las pensiones.

Este proyecto expresa una decisión sensible y profundamente humanitaria. El articulado crea los instrumentos legales que hacen posible garantizar una pensión digna para todos y todas y rescatar a los ancianos más pobres, paliando eficazmente la tragedia que soportan viviendo en la miseria y condenados a padecerla hasta sus últimos días.

Mientras los voceros del Establecimiento mascullan odio contra el pueblo y respiran rencorosos por la herida al ver que perdieron el jugoso negocio de las pensiones, el pueblo colombiano afortunadamente tiene un Gobierno que está impulsando leyes para enmendar esas situaciones calamitosas y lesivas para la dignidad humana. Son leyes orientadas a promover la equidad, crear condiciones de humanidad y erradicar de nuestra sociedad la extrema pobreza y la desigualdad. Se trata de abrir senderos para que todos y todas tengamos oportunidades de vivir ejerciendo nuestros derechos y haciendo posible nuestros proyectos de desarrollo humano.

Bajo el liderazgo de la ministra de Trabajo, nuestra entrañable camarada Gloria Inés Ramírez, la aprobación de la reforma a las pensiones no solo es uno de los triunfos más importantes del Gobierno popular, también es un paso crucial para comenzar a desmontar el régimen neoliberal y conducir a nuestro país hacia un escenario de justicia social.

Los cuatro pilares que componen la reforma pensional buscan que los ancianos más pobres tendrán un ingreso básico para paliar su precaria condición y que el conjunto de trabajadores tendrá garantizado su derecho a la pensión en el futuro. Sin duda, es un cambio fundamental que no solo tiene incidencia en la calidad de vida de los ancianos, también contribuye a que las generaciones más jóvenes puedan imaginar un futuro posible, gracias a la seguridad que les brinda el tener garantizado el derecho a la pensión.

Este es el primero de muchos cambios contenidos en el programa del Pacto Histórico, que el presidente Gustavo Petro está empeñado en materializar y que se harán realidad con el apoyo del pueblo y los parlamentarios de la coalición. En cualquier caso, lo que no pueda llevarse a cabo en este gobierno, lo hará realidad el constituyente primario y los futuros presidentes del Pacto Histórico en los años inmediatamente próximos.

Somos conscientes de que estos proyectos de inclusión y progreso, que conducen a una mayor democratización de nuestro régimen político, tendrán que superar la férrea oposición de las élites, los políticos a su servicio y los medios de desinformación. Esas mismas élites que han condenado a nuestro pueblo a 200 años de explotación y expoliación de sus riquezas. Pero la historia nos ha enseñado que finalmente los pueblos triunfan y los explotadores se extinguen. Y la historia la hacen los pueblos.

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Most Popular

Recent Comments

Rodrigo Carvajal en Elefantes blancos en Coyaima
Rodrigo Carvajal en No Más Olé
Rodrigo Carvajal en ¡A hundir el acelerador!
Rodrigo Carvajal en Semana contra el fascismo
Rodrigo Carvajal en Ucrania, ¿Otro Vietnam?
Rodrigo Carvajal en ¿Quién es Claudia Sheinbaum?
Rodrigo Carvajal en Odio y desinformación
Rodrigo Carvajal en La inflación y sus demonios
Rodrigo Carvajal en No cesa la brutalidad sionista
Rodrigo Carvajal en Putin gobernará hasta el 2030
Rodrigo Carvajal en De Bolsonaro a Lula