¡Desmantelar ya los arsenales nucleares!

0
199
Cada vez son más frecuentes los ensayos nucleares desde plataformas marinas

La Conferencia de las Partes, encargada del examen del Tratado sobre la No Proliferación de Armas Nucleares, es una oportunidad para que todos los países del mundo manifiesten su postura inequívoca a favor de eliminar cuanto antes el arsenal nuclear

Ricardo Arenales

El próximo 28 de enero está previsto que concluyan en Nueva York las discusiones de la Décima Conferencia de las Partes, encargada del examen del Tratado de no Proliferación de Armas Nucleares, que en forma mayoritariamente virtual comenzó sus deliberaciones el día 4. La reunión es un mecanismo de consulta en el que participan los Estados que poseen armas nucleares, y se adelanta con el propósito, no siempre logrado, de regular el uso de estos arsenales.

El organismo de consulta se reúne en momentos en que crecen las tensiones y los peligros de una confrontación a este nivel. No hay semana en la que la prensa internacional no registre que alguno de estos países realizó pruebas nucleares, lanzó submarinos sofisticados, hizo pruebas de misiles, de aviones supersónicos, de armas indetectables. La crisis de Ucrania es indicativo de que el peligro es latente. En cualquier momento puede desatarse el incendio.

En el marco de esta reunión, un numeroso grupo de personalidades democráticas y organizaciones sociales publicaron un “Llamamiento por la paz y el desarme nuclear” donde piden “a los Estados Unidos, en primer lugar, como a las demás potencias nucleares, como a todos los líderes del mundo, dar pasos concretos en la búsqueda de acuerdos para el control, reducción y eliminación del arsenal nuclear”.

Peligro de uso de armas nucleares

El llamamiento fue enviado al Secretario General de Naciones Unidas, António Guterres, así como a las misiones diplomáticas de países del mundo, representadas ante la ONU, para llamar la atención sobre el peligro de las armas nucleares y la necesidad de avanzar en esta Conferencia para su control y eliminación total lo antes posible.

El documento denuncia la fuerte militarización que desarrollan EEUU y la OTAN, la realización de acciones y ejercicios militares, en las fronteras de otros países -como en los límites de Corea del Norte, China o de la Federación de Rusia- en los últimos años; estos países son considerados ‘enemigos’ y son objeto actualmente de sanciones económicas; representan un punto de tensión permanente y el peligro del uso de armas nucleares.

“La fuerte carrera armamentista impulsada por EEUU, sólo ha tenido como resultado que vivamos en un mundo mucho más inseguro afectando el derecho a la paz y a la seguridad global”, indica el llamamiento. “Recordemos que el año 2020, en plena pandemia, el gasto en armas nucleares aumentó en unos 1.400 millones de dólares más. Según un informe de la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN), Estados Unidos gastó más de la mitad del importe total, unos 37.400 millones de dólares, lo que supone aproximadamente el 5% de su gasto militar en 2020”.

Sujetarse a la Carta de la ONU

También en materia de reducción y control de armamento, los últimos años han representado un claro retroceso ya que EEUU se salió del Tratado a Cielos Abiertos, del Tratado sobre Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio (INF) y del Acuerdo con Irán. Si bien, en junio pasado, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su homólogo ruso, Vladimir Putin, -ambos países con el mayor número de armas nucleares- sostuvieron una reunión en Ginebra y acordaron iniciar conversaciones, hasta la fecha no se conocen avances.

En torno al conflicto de Ucrania, considerado el mayor foco de peligro de una confrontación nuclear, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, envió una carta a su homólogo norteamericano, Joe Biden, en donde plantea unos puntos mínimos de solución al peligro de confrontación en esa región, propuesta que ha llamado la atención de los participantes en la reunión de Nueva York.

En el documento se consigna que las partes “no deben emprender decisiones que afecten la seguridad del otro” y propone que los organismos internacionales y las alianzas militares de las que forman parte “se adhieran a los principios contenidos en la Carta de las Naciones Unidas”.

No afectar a los vecinos

Putin plantea también que las dos partes “no deben emprender acciones que afecten a la seguridad del otro. Las partes deben abstenerse de desplegar armas nucleares fuera de sus territorios nacionales, y repatriar a su territorio las que tengan desplegadas”. Plantea además que “las partes no deben entrenar personal civil y militar de los países no nucleares” ni “realizar maniobras que contemplen el uso de armas nucleares”. En este sentido, vale recordar que es la OTAN la que hace esto. Mantiene arsenales nucleares en Bélgica, Holanda, Alemania, Turquía e Italia.

En relación a la carta firmada por organizaciones y personalidades democráticas, pidiendo el desmantelamiento de los arsenales nucleares, entre los firmantes se encuentran el Premio Nobel de paz de Argentina, Adolfo Pérez Esquivel, el Premio Nobel Alternativo, Martin Almada y organizaciones como la Coalición de Movimientos y Organizaciones Sociales de Colombia, Comosoc, y la Mesa Ecuménica por la paz de Colombia, entre otras.

La Conferencia de las Partes encargada del examen del Tratado sobre la No Proliferación de Armas Nucleares es una oportunidad para que todos los países del mundo manifiesten su postura inequívoca que es hora de eliminar cuanto antes el arsenal nuclear y se logren avances concretos para  que todos los países del mundo firmen el Tratado de Prohibición de Armas Nucleares (TPAN) aprobado por las Naciones Unidas en 2017 y que tiene previsto realizar su primera reunión en Viena, del 22 al 24 de marzo de 2022.