Afganistán, a las puertas de una crisis humanitaria

0
189
Los acontecimientos vividos en Afganistán en 2021, a una velocidad de vértigo, trajeron nefastas consecuencias para el pueblo, ha dicho la ONU

Redacción Internacional

Finalizada la guerra en Afganistán, se produjo una desbancada económica que de inmediato se reflejó en el aumento desbordado de precios, sobre todo de los alimentos de primera necesidad; de la pobreza y de la migración de millones de personas y el desplazamiento interno de otros tantos.

En medio de la religiosidad de este pueblo, ya son frecuentes las escenas en que las oraciones matutinas de los creyentes se realizan cerca de los grandes basureros, donde las gentes, y entre ellas muchos niños, después de rogar a un ser superior por un poco de felicidad, se aprestan a recoger alimentos descompuestos y cualquier desperdicio que les represente alguna utilidad.

Un origen inmediato de esta crisis es que, antes del triunfo del talibán, tres cuartas partes del gasto público de la nación dependían de la asistencia internacional, esto es, de Estados Unidos y sus aliados, pero los gobiernos occidentales cortaron la ayuda a Kabul una vez la milicia tomó el control del gobierno. Pero la causa fundamental del atraso de Afganistán es la invasión y ocupación por más de 20 años a esa nación por parte de Estados Unidos.

Con este panorama de fondo, el pasado 11 de enero las agencias de las Naciones Unidas solicitaron cinco mil millones de dólares para la financiación de un plan de respuesta humanitaria urgente en Afganistán, que busca enfrentar la amenaza de una hambruna que se cierne sobre ese país asiático.

Situación crítica

Solo el año pasado se produjo el desplazamiento interno de 700.000 afganos. Al drama social se suma una intensa sequía, calificada como la peor en 27 años, que afecta la producción agrícola.

Estudios de la ONU revelan que el 55 por ciento de la población, unos 23 millones de afganos, sufren insuficiencia alimentaria aguda y necesitan ayuda humanitaria urgente. Entre los afectados hay 14 millones de niños y niñas, con 1.1 millones en situación nutricional crítica. Para este año se prevé que podrían morir 131.000 niños por desnutrición.

Un informe del Programa Mundial de Alimentos, PMU, de Naciones Unidas, asegura que el 98 por ciento de los afganos empeoró su seguridad alimentaria, lo que se traduce en una disminución en el consumo de comida, debido a la inflación y a las secuelas del conflicto armado. Según la agencia, se necesitan 220 millones de dólares al mes para aliviar la difícil situación.