Crean sindicato en el Metro de Medellín

0
374
Más del 50% de los trabajadores del Metro no tiene una vinculación directa con la empresa. Foto Juan Carlos Hurtado Fonseca.

En los 18 años que lleva funcionando, sus empleados nunca habían estado organizados ni han negociado sus condiciones laborales

Más del 50% de los trabajadores del Metro no tiene una vinculación directa con la empresa. Foto Juan Carlos Hurtado Fonseca.
Más del 50% de los trabajadores del Metro no tiene una vinculación directa con la empresa. Foto Juan Carlos Hurtado Fonseca.

Redacción laboral

Se llama Sintraetmva, lo crearon el pasado 5 de marzo 25 trabajadores, dos semanas después, tenía 200 afiliados de los 1.300 vinculados directos que tiene el Metro de Medellín. La principal motivación que tuvieron los trabajadores para fundar a Sintraetmva, no son la mejora de las condiciones salariales y prestacionales, sino el reclamo de un trato más digno y respetuoso en las relaciones entre los empleados y los directivos de la empresa, especialmente los mandos medios.

El Metro de Medellín es una empresa industrial y comercial del Estado de propiedad del Departamento de Antioquia y el Municipio de Medellín, que en la última década ha experimentado un alto crecimiento en virtud de la entrada en operación de los metrocables, el Metroplus y la expansión de líneas hacia el sur del Valle de Aburrá. Y en la misma medida ha adecuado y crecido su planta de personal, pero, según el sindicato, no lo suficiente, pues hay mucha sobrecarga laboral, otro motivo de insatisfacción de los y las empeladas.

El tema laboral

Según la Escuela Nacional Sindical, ENS, actualmente el Metro funciona con cerca de tres mil empleados, 1.300 de ellos vinculados a la nómina, en su mayoría tecnólogos y profesionales, pero también bachilleres que despachan en las taquillas de ventas de tiquetes.

Son trabajadores oficiales de libre nombramiento y remoción, a quienes cada seis meses se les renueva el contrato, y en esas condiciones hay personas trabajando desde hace 18 años. El resto, casi 1.600 trabajadores, están vinculados por empresas contratistas, tercerizados. Precisamente lograr la vinculación directa de este personal será una de las luchas que tendrá que librar el naciente sindicato.

Los salarios básicos para los vinculados de nómina oscilan según sean las funciones que desempeñan y el rango al que pertenezcan: profesionales, técnicos y bachilleres. La escala salarial más baja es $1.100.000 (vendedores de taquillas, obreros de vía, etc.) y la más alta $2.900.000 (los profesionales), todos con las debidas prestaciones de ley y dos primas extralegales. Obviamente las condiciones laborales de los tercerizados son más precarias.

Entre los tercerizados están los conductores de trenes y buses, los primeros mediante la Fundación Universitaria de Antioquia y los segundos por la Fundación Pascual Bravo; los que hacen maniobras en patios, los del servicio de aseo (a través de la cooperativa Recuperar), los del mantenimiento de trenes y de vías y señalización (mediante Sitexa), los vigilantes (por intermedio de Segurcol), los de servicios generales y mantenimiento de las instalaciones físicas (Precod). Además está en proyecto la tercerización de la venta de tiquetes.

Las razones del sindicato

Rubén Darío Cataño, presidente de Sintraemtva, aseguró a la ENS: “Asumimos la creación del sindicato como respuesta a las necesidades y las inconsistencias que se presentan. Queremos que el Metro crezca, pero que igualmente crezcan sus empleados en derechos y bienestar. Porque si el empleado labora con buena remuneración y en condiciones de respeto, la empresa va a crecer”.

Una de las primeras actividades del nuevo sindicato será realizar una encuesta para conocer las necesidades y problemas de los trabajadores en cada área, y con base en esa información, y otra que ya posee, preparar un pliego de peticiones y buscar la firma de una convención colectiva.

Para la empresa Metro la creación del sindicato fue toda una sorpresa, sin embargo, preliminarmente sus directivas manifestaron que esperaban tener con éste una buena mesa de diálogo. Por lo pronto se ha notado que en las semanas que lleva el sindicato se suavizó el maltrato de los mandos medios, a los trabajadores les están dando información que antes no les daban, están yendo a los puestos de trabajo a preguntar por las condiciones laborales, entre otras acciones que denotan que la existencia de un sindicato siempre juega a favor de los trabajadores.