jueves, junio 13, 2024
InicioEdición impresaConstituyentes Regionales: la Paz en Marcha

Constituyentes Regionales: la Paz en Marcha

Hernán Camacho

Uno de los voceros de Marcha Patriótica habló con VOZ sobre el magno proceso de Constituyentes Regionales por la Paz. ¿Qué son? ¿Cuál es su objetivo y quiénes pueden participar? Son algunos interrogantes a los que dio respuesta Andrés Gil, quien ha liderado el proceso y le explica al país cual es el proyecto de paz que se construirá a partir del 20 de febrero.

Andrés Gil, uno de los voceros de Marcha Patriótica y responsable del trabajo de las Constituyentes Regionales.
Andrés Gil, uno de los voceros de Marcha Patriótica y responsable del trabajo de las Constituyentes Regionales.

–Expliquémosle a nuestros lectores del mundo ¿de dónde llega la idea de Constituyentes por la Paz?

–Las Constituyentes por la Paz con Justicia Social se originan luego de toda la movilización social que despertó el Encuentro de Barrancabermeja en 2011, donde más de 700 organizaciones de todo tipo y de todo punto geográfico del país, se dieron cita en un evento inspirado por organizaciones campesinas, afrodescendientes e indígenas por el territorio que a raíz de su experiencia en medio del conflicto quisieron poner en la mesa su visión, su resistencia y compartirla para construir una gran propuesta ciudadana de paz.

–El Encuentro de Barrancabermeja lo recordamos por El Diálogo es la Ruta. ¿Esa en últimas es la fórmula propuesta por los colombianos?

–El Diálogo es la Ruta con la intención de rescatar el papel del ciudadano, de las gentes del común, de ese constituyente primario en la paz. Y las ideas del encuentro de unidad fueron llegando a la necesidad de la solución política, por eso ese encuentro es el inicio de un proceso político importante. Partiendo de la idea de no esperar a que un gobierno tuviera la iniciativa de discutir la paz. Es la ampliación de la base por la paz que es un proceso permanente y muy amplio.

–¿Pero cuál paz?

–Ese Encuentro fue un proceso para generar espacios de politización diferente al consenso mediático que el establecimiento colombiano le ha impuesto a los colombianos: una idea de permanente guerra como única salida para la solución de los problemas del país. La militarización y el aumento del gasto público en armas, en tecnologías de combates no pueden resolver el conflicto. Totalmente equivocados los que piensan así.

–Es decir la paz con justicia social.

–Sí. El conflicto se resuelve con inversión pública en salud, en educación en atender los problemas sociales del país y en volcar la estructura poco democrática a una que integre fuerzas sociales distintas, capaces de trasformar el país y volverlo incluyente, tolerante pero sobre todo verdaderamente democrático. Ese proceso de Constituyentes es también en la perspectiva de vincular las ideas del pueblo por la paz que se discute en el proceso de conversaciones en La Habana.

–¿Quiénes pueden participar?

–Todos. Las constituyentes pueden ser locales, municipales, sectoriales, barriales, comunales a las que pueden llegar delgados de veredas, municipios, caseríos, delegados de organizaciones sociales, delegados de instituciones, de partidos políticos, es decir todo colombiano que confluya en la idea que el diálogo es la ruta a la paz. Y que la paz con justicia social sea una perspectiva definitiva. Amas de casa, estudiantes, trabajadores, desempleados, sindicalistas, no sindicalistas. Mujeres, jóvenes afros, indígenas, etcétera. Todos los ciudadanos son constituyentes primarios.

–¿El constituyente primario se reviste de poder constituyente?

–Por supuesto, el ciudadano de a pie es una persona que se preocupa por plantear su opinión de los problemas, tal opinión se debe tener en cuenta para la solución de esos mismos problemas reales de cada colombiano. No puede el ciudadano de a pie pensar que los parlamentarios tradicionales representen ese interés. Estas Constituyentes son la manera de decir que los intereses de las gentes del común los representan las gentes del común. Todo eso es poder constituyente ratificado en un mandato.

–¿Los mandatos son el poder delegado?

–Sí son las decisiones de paz, las perspectivas de paz desde el pueblo colombiano. Allí se ratifica cuál es la paz: que no es precisamente la paz de Álvaro Uribe, de Francisco Santos, de Ardila Lülle, del grupo Santo Domingo, no. Es la paz del pueblo que no ve solamente el acallar los fusiles o la entrega de la insurgencia. Es la paz con justicia social.

–A propósito de esos tipos de paz que excluyen temas de la Mesa en La Habana como el modelo económico. ¿Qué temas discuten las Constituyentes?

–Los temas neurálgicos para Colombia. La explotación del suelo en las comunidades con proyectos megamineros en contra de la vida, o la educación pública de calidad que proponen los estudiantes en cada una de las marchas, o las políticas públicas excluyentes de las comunidades, o la reformulación de un sistema de salud público y garantista para todos, o la justicia, o la garantía de participación política de las comunidades, o la garantía de una reforma agraria integral. Todos los temas de trasformación del país serán discutidos, debatidos y mandatados.

–Ese proceso constituyente ya se echó a andar. Pero no es fácil un proceso amplio, se presumen muchos inconvenientes y enemigos. ¿Es así?

–Hay dificultades de distinto tipo. La primera es la estigmatización permanente a toda actividad de las fuerzas progresistas que acompañan la paz y los señalamientos de las Fuerzas Militares, algunos medios masivos de comunicación que se han prestado ingenuamente o no, a esa estigmatización. Pero también nos han intentado endilgar a las Constituyentes un proceso electoral desdibujando un proceso importante de legitimidad política de los colombianos. Y el otro tipo de dificultades es premeditadamente confundir las constituyentes por la paz con las asambleas constituyentes que proponen los uribistas y sus aliados. Esa constituyente son muy diferentes a las nuestra.

–¿El objetivo, la meta de las constituyentes?

–La constituyentes quieren convertir la paz en un sentir nacional. Condicionar al Estado a no levantarse de la mesa de conversaciones y ampliar a los sectores populares la discusión de los temas de la Agenda. Afirmar que el gobierno es el único dueño de la llave de la paz es equivocado. La llave es del pueblo.

–¿A dónde llegarán esos mandatos?

–A una gran constituyente en Bogotá el segundo semestre del año. Allí se reunirán todos los delegados de las Constituyentes Regionales, locales, departamentales, sectoriales para mandatar la paz. Alentar un proceso gigante de socialización a todos aquellos que no estuvieron en las constituyentes y convocaremos a trasformar el país desde las necesidades y desde las soluciones de las gentes del común.

–Defíname las Constituyentes Regionales por la Paz.

–Esto es una marcha que no tiene atrás, del constituyente primario por la paz.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

Rodrigo Carvajal en Elefantes blancos en Coyaima
Rodrigo Carvajal en No Más Olé
Rodrigo Carvajal en ¡A hundir el acelerador!
Rodrigo Carvajal en Semana contra el fascismo
Rodrigo Carvajal en Ucrania, ¿Otro Vietnam?
Rodrigo Carvajal en ¿Quién es Claudia Sheinbaum?
Rodrigo Carvajal en Odio y desinformación
Rodrigo Carvajal en La inflación y sus demonios
Rodrigo Carvajal en No cesa la brutalidad sionista
Rodrigo Carvajal en Putin gobernará hasta el 2030
Rodrigo Carvajal en De Bolsonaro a Lula