Clavos calientes

0
414

Agua contaminada

A la población de la localidad de Sumapaz se le agotó la paciencia. Hace varios años el Ejército se estableció en la zona y ubicó un batallón de Alta Montaña contrainsurgente, acusado de violar los derechos humanos e intimidar a los campesinos. El problema es que la tropa está concentrada en las cabeceras de las cuencas y microcuencas abastecedoras de acueductos veredales. Allí se bañan los soldados, lavan la ropa y la loza de la comida. El nivel de contaminación es bastante alto como lo han comprobado las entidades de salubridad pública.

El sindicato agrario y las organizaciones comunales han exigido que el Ejército le ponga fin a estas arbitrariedades que ponen en peligro la salud y la integridad de los habitantes de la localidad de Sumapaz, en la jurisdicción de Bogotá Distrito Capital.

militares sumapaz

Banalidad de los medios

Los grandes medios de comunicación se dedicaron a la información banal con ocasión de la instalación del Congreso de la República. Convirtieron en gran figura, con hechos ridículos, al ex presidente Álvaro Uribe Vélez. Horas antes del acto protocolario de la instalación, especulaban como si se tratara de una gran noticia con el sitio que ocuparía el ex mandatario y nuevo senador.

Si hablaría o no al final de la sesión como si se tratara del único parlamentario. La información farandulera llegó al colmo cuando registraban en cámaras y hacían comentarios de que Uribe y su bancada no se habían puesto de pie para aplaudir al presidente Juan Manuel Santos. Es la “gran prensa” de Colombia, sin creatividad y ni siquiera imaginación para cubrir con la verdad los acontecimientos nacionales.

Roces en la U

La elección del presidente del senado dejó grietas en las relaciones entre distintos grupos del Partido de la U al cual pertenece el presidente Juan Manuel Santos. Todo por cuenta del agrio enfrentamiento entre Mauricio Lizcano y Armando Benedetti, quienes se disputaban la presidencia de la corporación. Al final quedó en manos de José Name, barón electoral de la Costa Atlántica, quien decidió pactar con Lizcano y excluir a su paisano. Así, para el tercer período de sesiones ya hay candidato para la presidencia, aunque en dos años mucha agua pasará por debajo de los puentes, dice Benedetti, quien casi se va a los puños con su contradictor.

Las cuentas del Gobierno

El discurso del presidente Juan Manuel Santos fue débil en la instalación del Congreso. Quiso destacar la paz pero en medio de concesiones a la extrema derecha. Sobre lo social es bastante flojo y soportado en cifras que no corresponden a la realidad. Aunque tuvo razón el senador liberal Fernando Velasco: El senador Uribe Vélez critica una realidad heredada, él pudo resolver los problemas en ocho años y no lo hizo. No tiene autoridad moral. La oposición, sin permitir la demagogia santista, no puede caer en el error de unirse al uribismo.