Cinco años del PAL: A la espera de cambios

0
438
Trabajadores de transnacional del carbón en huelga. Foto archivo.

Un año antes de entrar en vigencia el Tratado de Libre Comercio, TLC, con EE.UU. se acordó el Plan de Acción Laboral, más conocido como Acuerdo Obama-Santos. Organizaciones sindicales aseguran que no se ha cumplido

Trabajadores de transnacional del carbón en huelga. Foto archivo.
Trabajadores de transnacional del carbón en huelga. Foto archivo.

Redacción laboral

Otro de los puntos de análisis al cumplirse los primeros cuatro años del TLC son las relaciones laborales, para lo cual se tienen los términos de referencia del Plan de Acción Laboral, PAL, que entró en vigencia en 2011. Este tiene como objetivo la mejora de las relaciones laborales y calidad de vida de los trabajadores, no obstante la realidad dice lo contrario.

Según información suministrada por la Escuela Nacional Sindical, ENS, en rueda de prensa, los presidentes de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, Alejandro Pedraza, y de la Confederación de Trabajadores de Colombia, CTC, Luis Miguel Morantes, señalaron que el Gobierno colombiano fracasó en la protección de los trabajadores.

“Las exportaciones de Colombia a Estados Unidos cayeron en unos 12 millones de dólares en café, ferroníquel y carbón; y las condiciones laborales no mejoraron”, afirmó Diógenes Orjuela de la CUT. Agregó que solo en el primer trimestre del 2016 ya se han perdido 50 mil empleos en el sector agrícola y 225 mil en la industria. Asimismo, la calidad del empleo disminuyó en la misma medida en que aumentó la informalidad, condición en la que está el 64% de trabajadores colombianos.

Algunos incumplimientos

Según la ENS, por temas como estos fracasa del PAL tras cinco años de vigencia:

La tercerización laboral ilegal cambió de rostro pero siguió intacta: las CTA fueron reemplazadas por los contratos sindicales, y todo siguió como si nada.

No mejoró la agilidad, la eficiencia y cobertura de la actuación de los inspectores del Ministerio de Trabajo. La mayor parte de ellos no hace propiamente labores de inspección: sólo lo hacen 321 inspectores (42%).

El número de sanciones del Mintrabajo cayó, las investigaciones por tercerización ilegal apenas se producen y los Acuerdos de Formalización Laboral que el Ministerio promovió en concordancia con el PAL, apenas funcionan a media marcha, y sin ningún seguimiento por parte de los sindicatos.

Pese a las reformas legales y el aumento de las instituciones de control, el uso de los pactos colectivos no solo se mantiene sino que se ha expandido.

La mayoría de los conflictos laborales están yendo a interminables tribunales de arbitramento.

El derecho a la huelga cada vez tiene más impedimentos, ha sido imposible en muchos casos, lo que ha hecho que crezcan otras formas de protesta. En los últimos cinco años la cantidad de huelgas decreció: 53 en 2010, 36 en 2011, 35 en 2012, 41 en 2013, sólo 25 en 2014 y apenas 23 en 2015. Mientras en el mismo lapso se registraron 1.626 acciones de protesta por motivos laborales.

La violencia antisindical persiste. En los cinco años del PAL hubo 126 asesinatos, 74 atentados, 1.451 amenazas, 250 hostigamientos y 111 desplazamientos forzados. Y el programa de protección a sindicalistas no presenta grandes cambios, persisten sus falencias.

La impunidad en los casos de homicidio de sindicalistas roza el 87%; la de las amenazas, la agresión más frecuente, es del 99.8%. A lo que se suma que el 98,7% de los autores condenados son materiales o quienes dieron la orden de matar, pero no quienes obtuvieron el beneficio último de la acción.