martes, mayo 21, 2024
InicioPaísLaboralCentenario de la USO

Centenario de la USO

La Unión Sindical Obrera de la Industria del Petróleo cumple el 10 de febrero cien años. La importante conmemoración simboliza las luchas heroicas por los derechos laborales, la soberanía nacional y los cambios democráticos. El sindicato, junto a Ecopetrol, tienen el deber histórico de liderar la transición energética

Redacción Laboral

El reciente congreso del Partido Comunista Colombiano acordó en su declaración final, apoyar la conmemoración del centenario de la creación de la Unión Sindical Obrera, USO. Además, los días 12 y 13 de enero se reunió en Paipa, Boyacá, el activo nacional de los sindicalistas comunistas, dando trámite a la decisión partidaria, valorando este hecho como un sentido y justo reconocimiento a la clase trabajadora en la industria del petróleo.

“El centenario de la USO simboliza las luchas heroicas por los derechos laborales, la nacionalización del petróleo, la soberanía nacional y los cambios democráticos en el país”, dice el Partido Comunista en comunicado dirigido al sindicato y a la opinión pública.

Antiimperialistas

“El próximo 10 de febrero de 2023, la Unión Sindical Obrera de la Industria del Petróleo cumplirá su primer centenario. El Partido Comunista es un hijo de las luchas que desde los comienzos de los años veinte del pasado siglo introdujeron la idea de socialismo y popularizaron el entusiasmo y la influencia de las ideas de la revolución Bolchevique de Octubre de 1917 triunfante en Rusia”, reflexiona la colectividad revolucionaria.

Para el Partido Comunista, la conmemoración del centenario debe ser también un homenaje a toda la clase obrera colombiana que ha aprendido al lado de la USO: “La lucha por su unidad de acción, las conquistas logradas en beneficio del trabajo y su papel emancipador para el conjunto del pueblo”, son ejemplos de la combatividad del sindicato.

“El puerto de Barrancabermeja, que antes era un pequeño caserío a orillas del rio Magdalena, de pescadores y campesinos, fue convertido de facto en un enclave petrolero. Es en las condiciones laborales prácticamente de esclavitud en que emerge la necesidad de organizarse para enfrentar unidos los abusos. El sitio escogido es en medio de la selva, clandestinamente, para entonces no existe el derecho de asociación sindical, hay que constituirse de hecho y así se hizo el 10 de febrero de 1923, para dar nacimiento a la USO.

“Rendimos tributo a los que se entregaron a la causa de los trabajadores petroleros, como Raúl Eduardo Mahecha, a María Cano e Ignacio Torres Giraldo, que recorrieron el país organizando la solidaridad con las huelgas de la USO, con los despedidos y presos políticos a lo largo de la década.

“La USO nació en lucha por las reivindicaciones, pero muy rápido levantó la plataforma de la nacionalización del petróleo en defensa de los recursos naturales. Es en la historia de las huelgas petroleras, cuya primera etapa culmina en 1951 con la nacionalización de la más importante ‘concesión’ y la creación de la Empresa Colombiana de Petróleos, Ecopetrol, donde está el filo de las primeras grandes luchas antiimperialistas”.

Liderazgo de clase y la transición

Según el Partido Comunista, los planes para privatizar la empresa estatal han afectado a la organización, pero no han logrado derrotar ni la resistencia obrera, ni la fuerza histórica de la USO. En opinión de los comunistas, su proyección en el plano nacional, pese a sus dificultades internas, conserva un papel guía como lo han demostrado sus iniciativas cuando salen del estrecho marco corporativo para ubicarse en el campo de la lucha social y política donde se reclama un liderazgo de clase.

“Un ejemplo de ello han sido las asambleas nacionales de los trabajadores por la paz. La primera, en 1996, fue pionera como expresión del sindicalismo en un tema profundamente controversial como la lucha por la solución política en medio de uno de los picos del genocidio. En 2015 la segunda asamblea se realizó bajo el lema ‘Territorios con energía, construyendo paz para la región’, lo que marcó un compromiso con la comprensión y la movilización popular en respaldo al proceso de diálogo y negociación entre las Farc-EP y el Gobierno nacional.

“La propuesta de los comunistas de un proyecto democrático nacional antimperialista para Colombia, parte y paso a una sociedad socialista, exige un planteamiento constructivo frente al cambio climático, lo que implica un nuevo modelo productivo histórico, con base en energías renovables, que sustituyan el modelo contaminador, explotador, extractivista e inequitativo, predominante en el nivel planetario. La transición ya se ha iniciado con tímidas inversiones en fuentes renovables, especialmente solar y eólica. Sin embargo, hay que entender que es un proceso que requerirá de un periodo de tiempo razonable calculado para alcanzar tal objetivo”, reflexiona el Partido Comunista.

Para la colectividad integrante del Pacto Histórico, Ecopetrol debe asegurar el abastecimiento del parque automotor, la industria y los hogares. Eso implica que el país debe revisar con prontitud el actual modelo energético extractivista, estableciendo una política petrolera soberana, que comience por eliminar la Agencia Nacional de Hidrocarburos, ANH, y su costosa burocracia, que fue constituida para debilitar a Ecopetrol y entregarla al capital privado.

El gobierno del cambio

“El papel consecuente de la izquierda y sectores progresistas en torno a la unidad favoreció el encuentro objetivo del proyecto del Pacto Histórico, el Acuerdo de Paz entre las Farc y el Estado, y el gran movimiento de inconformidad, rebeldía y expectativa de cambios que creció de manera exponencial con la protesta social entre 2018 y 2021. La unidad, que es la razón principal de la victoria, indujo un giro en la percepción política del nuevo país joven y proletario, que ha venido integrándose al proceso de la movilización, la protesta y el voto comprometido transformador.

“El gobierno de coalición democrática, con un programa de reformas: agraria, del sistema de salud, laboral, pensional y educación, orientado a la justicia social, confrontar privilegios, busca cerrar brechas de desigualdades, aplicar el cumplimiento al Acuerdo de Paz, avanzar en el diálogo para la Paz Total y proclamar a Colombia como potencia mundial de la vida.

“El centenario de la USO es una oportunidad para unir todas las rebeldías y todas las iniciativas constructivas para fortalecer el Pacto Histórico y el gobierno popular, defender la política de paz, ampliar espacios a la sindicalización, reivindicar los derechos de la mujer trabajadora en la industria, establecer una agenda que vincule al gobierno y las comunidades en la defensa de la soberanía energética, fortalecer el proceso de transición hacia energías limpias en un plazo realista y convertir a Ecopetrol en la Empresa Energética nacional.

“En lo inmediato, movilizar a los trabajadores de cara a la próxima negociación colectiva con Ecopetrol que debe abordar temas como beneficios para trabajadores directos y tercerizados, pensiones y recuperar el poder adquisitivo del salario”, finaliza el comunicado.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments