domingo, mayo 19, 2024

Vamos bien

Editorial VOZ 3168

Vamos bien, pero hay que seguir haciendo ajustes. Las decisiones tomadas por el presidente Petro y su equipo de Gobierno han sido acertadas y van en la dirección correcta. Como se ha dicho, desde la sabiduría popular, “no se puede resolver en ocho meses lo que hicieron mal durante 200 años”.

Las medidas, la intervención del Gobierno en las dinámicas económicas que antes eran terrenos inexpugnables del resorte y manipulación privada como en el sector de los servicios públicos: energía, gas y agua; las políticas y decisiones dirigidas a recuperar la infraestructura de producción de agro insumos, ayudado por una mejora en las condiciones climáticas, son claves en la desaceleración de Índice de Precios al Consumidor, IPC, produciendo un efecto de reducción de precios en los alimentos, que en los meses de febrero y marzo de 2023, pasaron de 27,8% en diciembre de 2022 a 24,1% en febrero de 2023. La meta en materia de soberanía alimentaria, de depender cada vez menos de los insumos que se producen en Europa Oriental, avanza a paso lento pero firme.

La recuperación de la movilidad, resolviendo el paso en vías claves del país como la de Pasto-Popayán, la Mojana en Sucre y la de Bogotá-Medellín, aportan sustancialmente y le quitan presión a la tendencia alcista. Más y mejores vías de transpirabilidad de pasajeros y carga, impactan y potencian positivamente las políticas antiinflacionarias.

La aprobación e inicio de la ejecución del Plan Nacional de Desarrollo, con el consecuente fluido de inversión e irrigación de recursos para obras públicas en todo el territorio nacional, contribuirán a dinamizar las economías locales, a generar empleo y fortalecer la capacidad adquisitiva de la clase trabajadora, pudiendo adsorber de mejor manera las variaciones inflacionarias.

Cumpliendo una promesa hecha en la posesión, el presidente Gustavo Petro informó: “Quitarle los bienes de la SAE a la corrupción y entregárselos a las familias campesinas. A hoy ya entregamos o tienen resolución de entrega 14.026 hectáreas”. Este proceso inició través de la Sociedad de Activos Especiales, SAE, con la primera entrega de 590 hectáreas a 50 familias que serán beneficiadas en Montería, Córdoba, en la Finca Támesis que había adquirido con la violencia de las armas y el desplazamiento forzado de miles de familias el exjefe paramilitar Carlos Castaño.

La Paz Total, con sus defectos y aciertos, es otro de los procesos que nos dan la convicción que vamos bien, pero siempre ubicando los vacíos para realizar los ajustes. El inicio, desarrollo y avances en contactos, exploraciones y diálogos con las disidencias, Segunda Marquetalia y Estado Mayor Central Farc-EP, la reanudación de mesas de negociación con el ELN y la política transversal de avanzar y recuperar el tiempo perdido en el cuatrienio Duque, en la implementación a fondo el Acuerdo de Paz de 2016, se constituyen en la avanzada del cambio.

El reto complejo pero posible de establecer una ruta de sometimiento del crimen organizado y del narco paramilitarismo para su desarme y acogimiento al cese multilateral del fuego, con la condición de respetar la vida de líderes, lideresas sociales y firmantes de la paz, en los territorios, hace parte de este acervo de avances y aciertos que hay que destacar.

Las tres reformas que hoy están radicadas, la laboral, la de salud y la pensional se constituyen en las decisiones articuladoras de la integralidad en materia de los cambios reales en la sociedad colombiana.

Garantizar la salud como un derecho, construir y poner en marcha el modelo preventivo y de atención primaria en salud desde los territorios rurales y dispersos de la Colombia profunda, eliminando la intermediación abusiva, onerosa e innecesaria de las EPS y construir un sistema de información en tiempo real que permita control y vigilancia estatal tanto financiera como en la calidad y el enfoque humano de la atención en salud, son de las decisiones que le dan fuerza a la expresión vamos bien.

Con la reforma laboral, vamos bien, en busca de una mayor equidad en la distribución de la riqueza entre los y las trabajadoras que son quienes la producen, devolviéndoles sus derechos a un salario digno, al pago de horas extras y al respeto a su estabilidad laboral y dignidad humana, eliminando los contratos “basuras” OPS y estableciendo reglas claras de arbitrio y debido proceso para que ningún trabajador o trabajadora sea echada arbitrariamente.

La reforma pensional, que busca asegurar la vejez digna en tres millones de ancianos y que el derecho a una pensión de quienes han ahorrado y trabajado toda la existencia no sea arrebatado por la avaricia financiera de quienes ven en la vida solo un negocio.

Vamos bien pero el camino es largo y culebrero, hay mucho enemigo conspirando. De la capacidad de movilización, unidad y lucha del pueblo, dependerá que este “vamos bien” siga y se fortalezca.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments